No laborable: los estatales tendrán asueto el 24 y el 31

access_time 11:52
|
12 de marzo de 2018
|
Lo explica la ciencia

¿Por qué se sienten "mariposas en la panza" al enamorarse?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1520447692941m2.jpg

Lejos del romanticismo, la explicación estaría dada por la relación entre el estómago y el cerebro,

Todos conocemos esa curiosa sensación en el estómago que invade al estar frente a una persona por la que se siente atracción y que comúnmente se llama "tener mariposas en la panza". Esta reacción regularmente va acompañada de palpitaciones, sudor en las manos y una especie de pasmo que imposibilita hablar: balbuceamos, repetimos las cosas varias veces, sonreímos tontamente, etc. Así es: cuando de amor se trata, el cuerpo no es tan elocuente como gustaría.

Pero, ¿qué son exactamente esas "mariposas" y por qué las sentimos?

Creer que la única función de nuestro sistema gástrico es comer es un gran error, cada día se reafirma la importancia del estómago y los intestinos en las funciones neurológicas e inmunológicas de nuestro organismo. Así es: aunque nosotros lo sabemos desde siempre de manera empírica, la ciencia está empezando a reconocer que el estómago también sirve, entre muchas otras cosas, para sentir.

Así, cuando se sienten las famosas "mariposas" en el estómago, lo que ocurre es que al estar frente a alguien que nos gusta mucho, se segrega adrenalina y cortisol, dos sustancias que "paralizan" momentáneamente los músculos gástricos para poder centrar toda la energía en brazos y piernas, por si necesitamos huir o pelear (curioso que la respuesta de nuestro cuerpo ante el amor sea la misma que ante una amenaza para nuestra supervivencia, ¿no?). Esta parálisis se siente justamente como un cosquilleo, como si nos “revolotearan mariposas”.

Pero en el estómago no sólo podemos sentir el amor sino también el enojo, el miedo e incluso la tristeza. Está comprobado que las emociones están más conectadas al sistema digestivo de lo que se podía imaginar; quizá, cuando escuchar al corazón no da resultado, se debería empezar a escuchar al estómago.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.