access_time 18:55
|
21 de julio de 2006
|
Nuestros Lectores

¿POR QUÉ NO PENSAMOS?

     El pueblo argentino y mendocino sabe ya, y se escucha a diario, de los desaciertos de los gobiernos y funcionarios, preocupados por las próximas elecciones y la posibilidad de lograr un cargo, sean del partido que sean, en una lucha que dividirá a los argentinos con el peligro de un poder unitario, lo que nunca es bueno. Pero el motivo de esta nota es por dos proyectos que, creo, no están de acuerdo con las necesidades, habiendo tanta gente que come aún en los basurales.


     El primero de ellos es el que propone hacer un gasto millonario en construir un estadio techado cuando ya tenemos uno que podríamos techar y que estamos descuidándolo. No creo que Mendoza necesite dos estadios gigantes cuando ese dinero debería usarse, venga de donde venga, para paliar la pobreza u tantas cosas más prioritarias que el fútbol. Porque, si vemos la realidad, el estadio que tenemos se usa poco, y con dos, será un mantenimiento caro para poco uso. La otra cuestión es sobre el ferrocarril trasandino y la intención de poner en marcha la estación en Luján. Me imagino un pasajero que viene desde Chile a Mendoza, o para ir a Buenos Aires, y se baja en Luján.


    Tiene que tomar colectivos o hacer trasbordos para llegar a Mendoza, cuando tenemos ya las vías puestas. Corregirlas sería más barato. Tenemos también la estación de Guaymallén, con vías de trocha como las del trasandino. Además, cerca de esa estación pasan vías de trocha ancha del ex BAP, es decir, podría servir para ambos ferrocarriles. Otra alternativa es utilizar las vías que ya están hechas, que terminan en la estación de calle Belgrano, la que podría modernizarse con el dinero que se utilizará para el gran estadio. Desde allí, los trenes también van a San Juan. En esa estación están las dos trochas y el recorrido de estas vías servirá para el tren local que quiere nuestro gobernador Cobos para unir Maipú, Luján, que ya corría en los primeros años del ferrocarril.


     Por allí pasarían los trenes, como entonces, a Tunuyán hasta Eugenio Bustos, cuando pongamos en marcha la tan necesaria actividad del ferrocarril ex San Martín. Con el tiempo, buscaríamos la vuelta de elevar las vías o llevarlas a un subterráneo, proyecto completo que existe hace años. A quienes proyectan les pido que vean el pasado y tengan en cuenta que es bueno pensar. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.