access_time 09:59
|
8 de octubre de 2017
|
Terremotos

Por qué las alarmas contra los sismos no sirven en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1507467552773Simulacro.jpg

El escenario sísmico de la provincia transforma en inútiles a los sistemas de avisos de temblores.

El terremoto en México del pasado19 de setiembre, que causó 369 víctimas mortales en el centro y sur de ese país, golpeó la conciencia de los mendocinos, que inmediatamente se preguntaron cómo se encuentra la provincia para enfrentar un movimiento telúrico de características similares.

En México los científicos reaccionaron inmediatamente y, entre otras acciones, están desarrollando un sistema de alarmas submarinas para instalar tanto en el Pacífico como en el Atlántico para avisos ultra rápidos. Sin embargo, los sistemas de alarmas no sirven para Mendoza.

La herramienta adecuada

“Un sistema de alarmas contra terremotos no funcionaría en Mendoza, no porque sean malas las alarmas sino porque el escenario sísmico de Mendoza es distinto” dijo a El Sol, Carlos Frau, ingeniero en Construcciones, especialista en Ingeniería Sismo Resistente, del “Centro Regional de Desarrollo Tecnológico”, Regional Mendoza, Universidad Tecnológica Nacional.

“A Mendoza le falta un sistema de acelerómetros que permita identificar la intensidad del movimiento en distintos lugares, dentro de una grilla de la ciudad. Esto producirá un mapa del movimiento sísmico que indicará en qué sectores fue más intenso e identificará los potenciales lugares donde podría haber daños”, agregó el especialista en diálogo con El Sol.

Un “acelerómetro” es una simple caja de 40 por 20 centímetros, cuyo mecanismo digital está conectado a una central que proveerá toda clase de información sismológica durante las 24 horas del día. Para construir esta red de información alcanza con instalar unos 40 aparatos en distintos lugares y demandaría una inversión de unos 20 millones de pesos.

Las diferencias

Frau explicó que “las alarmas en México son útiles porque las ciudades que van a ser avisadas tienen cierta distancia del lugar donde se produce un terremoto". Esto porque las ondas sísmicas viajan a una velocidad promedio de 5 kilómetros por segundo.

Según el experto, en el caso de México los terremotos pueden tener un epicentro a 300 o 400 kilómetros de las ciudades más pobladas, que pueden ser avisadas con este sistema de alarmas entre 60 y 90 segundos antes de la llegada de las ondas sísmicas, dejando algunos momentos para la autoprotección.

En cambio, en Mendoza las fuentes sísmicas que pueden provocar terremotos están muy cerca de las ciudades y el tiempo que tardarían las ondas en llegar alcanzarían dos o tres segundos. “Un sistema de alarmas seria ineficaz porque no alcanzaría a dar el tiempo suficiente para adoptar medidas”, dijo Frau. Y agregó: "En general las fallas están bastante cercanas a nuestra ciudad y son las que nos acechan”.

Autor: Oscar Tapia

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.