access_time 13:31
|
20 de mayo de 2020
|
|

Salud

¿Por qué la pandemia puede afectar el ciclo femenino?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1589992227303ciclo-tapa-1.jpg

El estrés afecta al cuerpo. Además de dolor y acné, puede causar irregularidades en el ciclo menstrual e incluso hacer que los períodos se detengan por completo.

En un momento de incertidumbre masiva como se hace ya meses a causa de la pandemia por el COVID-19, pueden originarse manifestaciones físicas producto del vaiven emocional que muchas personas comienzan a padecefr, como estrés, ansiedad, insomnio, entro otras. En este sentido, también el ciclo menstrual femenino puede verse alterado de varias formas, ya que no se necesita mucho para interrumpirlo.

El principal culpable de esto es el estrés muy real asociado con la crisis COVID-19. La Organización Mundial de la Salud ha observado que el mayor impacto psicológico de COVID-19 hasta la fecha son las tasas elevadas de estrés o ansiedad. Estar estresado no es solo una experiencia mental, sino que el cuerpo reacciona a el estrés de diferentes maneras.

El estrés activa una determinada vía hormonal que promueve la liberación de cortisol, también conocida como la hormona del estrés. La liberación excesiva de cortisol puede suprimir los niveles normales de hormonas reproductivas y potencialmente conducir a una ovulación anormal, que puede interrumpir el ciclo.

Según nuestros niveles percibidos de estrés y señalización cerebral, los cuerpos pueden decidir que no es un buen momento para ovular o tener un período. Según los especialistas, un ciclo menstrual requiere "una delicada orquesta de eventos para que las hormonas adecuadas se creen en el momento adecuado”, y el estrés puede interrumpir eso.

En este sentido, Jennifer Conti, obstetra y ginecóloga de la Universidad de Stanford, la comunidad médica no tiene suficiente información sobre cómo el COVID-19 afecta a otros sistemas de órganos en su cuerpo. Dicho esto, “no es irracional pensar que el estrés físico y mental que ejerce sobre su cuerpo podría tener efectos posteriores en su salud reproductiva, incluida la regularidad de su ciclo menstrual”, aseveró la especialista.

Las hormonas del estrés pueden afectar el ciclo hormonal regular y desviarlo. Esto significa que el ciclo puede llegar temprano, tarde o no llegar en absoluto. La forma más común de un ciclo menstrual interrumpido es un período perdido o retrasado. Esto sucede porque el cuerpo se está adaptando para protegerse. Cuando se está en un estado de estrés percibido, el sistema prioriza la seguridad sobre la ovulación.

El período está influenciado por la dieta, sueño, rutinas de ejercicio y más. Durante este tiempo de distanciamiento físico, muchas personas experimentan un cambio dramático en su rutina habitual. Como resultado, pueden notar un período perdido, manchado o incluso un flujo más pesado de lo habitual. Además, el cambio repentino en la rutina también ha causado que las personas se olviden de tomar sus píldoras anticonceptivas, lo que también puede interrumpir un período mensual.

Se sabe que la amenorrea, la ausencia de períodos, ocurre cuando alguien ha pasado por un evento traumático. El estrés de la vida diaria también puede afectar el tiempo que dura un ciclo. Sin embargo, probablemente hay muchos factores en juego si se detienen por completo. La dismenorrea, la menstruación dolorosa, se ha relacionado con situaciones de alto estrés. Por eso las personas que ya experimentan dolor menstrual tienen más probabilidades de verse afectadas por este fenómeno.

“Cuando existen situaciones como la actual, en la que todos estamos viviendo un distrés, o sea un estrés prolongado, el conjunto de las funciones hormonales puede alterar su ritmo sincronizado y producir otras alteraciones del ciclo menstrual como el aumento de la frecuencia, tener dos sangrados en el mismo mes, que pueden ser menstruaciones o sangrados intermenstruales. También puede alterarse la cantidad en más o en menos. Por lo general no debería haber un motivo de alarma a menos que estas situaciones se repitan durante tres ciclos consecutivos, en cuyo caso corresponde realizar una consulta ginecológica”, advirtió en diálogo con un medio nacional Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico.

Es importante tener en cuenta que muy probablemente el estrés sea el culpable de cualquier cambio en el ciclo, no el coronavirus en sí mismo. “Los síntomas físicos que el COVID-19 puede presentar en el cuerpo, como fiebre, náuseas, diarrea y posiblemente neumonía, pueden ser los culpables si una persona tiene una interrupción en su período”, explica Marsha Granese, obstetra y ginecóloga del Mission Hospital en el sur de California . "Pero esto generalmente es a corto plazo y se extiende por la duración de los síntomas de COVID-19″, dijo.

Otras posibles razones para un período perdido o cambiado

También hay una serie de otras posibles razones no relacionadas con el coronavirus por las que alguien podría perder un período. Algunos factores desencadenantes:

Píldoras anticonceptivas: algunas píldoras anticonceptivas, como la “mini píldora” de progesterona solamente, pueden causar sangrado irregular.

DIU: los DIU pueden causar manchado, sangrado irregular o períodos perdidos.

Trastorno de la tiroides: la tiroides puede ayudar a controlar el período. Un problema con esta función puede causar sangrado excesivo, sangrado irregular, sangrado escaso o ausente.

PCOS: el síndrome de ovario poliquístico, un trastorno hormonal, puede causar irregularidades menstruales y períodos perdidos.

Endometriosis: una afección que causa períodos dolorosos extremos y también puede provocar períodos anormales e irregularidades.

Fibromas: son tumores musculares benignos que pueden afectar la cavidad uterina e interrumpir el flujo normal de sangre.

La pandemia y el bloqueo de COVID-19 son estresantes y el cuerpo reaccionará de diferentes maneras a la presión. Es difícil no sacar conclusiones precipitadas cuando se pierde un período, especialmente si el ciclo suele ser muy regular. Sin embargo, un cambio en el régimen de ejercicio, el control de la natalidad y la salud mental podrían ser factores contribuyentes.
 

Fuente: Infobae.com

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.