access_time 02:35
|
18 de junio de 2019
|
Marketing

¿Por qué es imprescindible la ética en el marketing?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1560836134167Captura%20de%20pantalla%202019-06-18%20a%20la(s)%2002.35.08.jpg

Es una realidad que cada vez más los consumidores tienen en cuenta los valores y la ética de una empresa o de una marca al momento de comprar.

Ya no es suficiente con ofrecer un servicio o producto a un precio correcto, en el lugar indicado; sino que se les exige a las marcas ser auténticas, transparentes y poseer valores. Para los consumidores más jóvenes, no es un buen producto uno que proviene de una empresa que no tiene responsabilidad social, que se ha comprobado que contamina el medio ambiente, que explota empleados, etc.

Pero no debemos tomar a la ética en el marketing como una “estrategia”, sino que debemos tomarlo como una filosofía empresarial en todos los sectores de la misma. Cada acción de marketing que realicemos debe ser tomada en cuenta no sólo desde el punto de vista del beneficio económico, sino que debe pasar también un filtro ético.

Pero ¿cuáles pueden ser ejemplos concretos de marketing no ético? Podemos nombrar los siguientes:

- Vender material de muestras promocionales como producto final.
- Cobrar distinto precio de acuerdo a ciertas características de los clientes (nivel socio-económico, educativo, etc.).
- Atraer clientes con un producto a precio muy bajo y luego decirles que no hay más stock del mismo e inducir a que compren uno más caro.
- Promover falsas rebajas.
- Realizar testeo en animales.
- Vender productos prohibidos (alcohol y tabaco a menores).
- Vender productos vencidos.
- En una promoción, mostrar una foto de un producto que luego en la realidad es mucho más pequeño (por ejemplo: una hamburguesa).
- Usar mensajes promocionales que prometen resultados sin soporte científico (ej.: cremas que sacan arrugas, pastillas que adelgazan mágicamente, etc.)
- En redes sociales, contactar a las personas sin consentimiento previo y forzarlas a ponerse en contacto con la empresa.
- Emplear estereotipos en la comunicación.

Es probable que en ciertas ocasiones algunas empresas hayan recurrido a algunos de estos ejemplos comentados.

Por eso tenemos que tener como horizonte mantener nuestra integridad ética: las buenas prácticas en el marketing traen beneficios, que en algunos casos se visualizan en el mediano o el largo plazo.

El cliente percibe cuando el marketing aplicado no es engañoso ni abusivo, y lo agradece con fidelidad y recompra.

Así que sí, al final también es muy beneficioso económicamente, si lo queremos ver desde un punto de vista más comercial. No prosperarán en el largo plazo y sobre todo con las nuevas generaciones las empresas que exploten a sus empleados, que contaminen generalizadamente el medio ambiente, o que comuniquen de manera engañosa.

Es por ello que es necesario un replanteo institucional, con una exhaustiva revisión de todas las prácticas, y hasta la implementación de un modelo de código de ética básico que debe ser aplicado a todos los sectores de la empresa. “Que un empresa pueda considerarse como valiosa o no, no sólo dependerá de sus acciones, sino también de sus intenciones.”
 
Si desean hacer alguna consulta sobre este tema, no duden en contactarnos al siguiente mail:  abcdelmarketing@elsol.com.ar


Mg. Alejandra Kindzersky
Investigación de Mercados – CraneandoT

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.