El Gobierno autorizó una suba del 4% en la nafta

access_time 15:07
|
8 de abril de 2019
|
Alimentación y salud

¿Por qué es importante reducir la ingesta de sodio diario?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1554746525114s8.jpg

La OMS ha establecido una meta mundial para reducir 5 gramos la ingesta de sal en la dieta por persona para el año 2025.

En la primera década del siglo XXI, los objetivos que se marcaron expertos e instituciones especializadas en nutrición conducían a planes para reducir el consumo de grasas y potenciar la ingesta de cinco comidas al día, con el firme propósito de hacer frente a la obesidad, la enfermedad del nuevo siglo. Sin abandonar el apoyo a estas medidas, a la aspiración de potenciar hábitos saludables se ha sumado en la segunda década la apuesta por reducir la ingesta de sal, aumentar el consumo de fruta y verdura, y despedir el sedentarismo. Se intenta que los ciudadanos estén más sanos, menos obesos y con corazones más fuertes.

Más allá de la sal, existen otros productos que son ingeridos y que poseen un alto grado de sodio. Pero veamos antes que nada, las razones del por qué es recomendable disminuir su ingesta diaria.

El sodio es el principal electrolito del medio extracelular encargado de diversas funciones, entre las cuales están la transmisión y generación del impulso nervioso, contractibilidad muscular, mantención de los líquidos corporales dentro y fuera de la célula y regulación de la presión arterial.

El contenido de sodio del cuerpo varía según la ingesta alimentaria y la excreción renal. El principal órgano que regula los niveles de sodio es el riñón ya que controla su retención y excreción. “Cuando los niveles de sodio son altos, disminuye la retención del mismo por parte del riñón y aumenta la cantidad eliminada a través de la orina. Por el contrario, si los aportes son bajos, crece la reabsorción de sodio a nivel renal y disminuye su eliminación por orina, controlando así la cantidad total del organismo. A su vez, la eliminación de sodio se puede producir mediante las heces o el sudor, en situaciones como vómitos, diarrea o sudoración excesiva”, explica Rocío Emme, Nutricionista.

Argentina lidera el ranking del consumo de sal y el mayor riesgo está en los alimentos procesados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta mínima de sodio de 500 miligramos (mg) por día, sin superar los 2.000 mg diarios, es decir 5 gramos de sal al día. La sal está compuesta por 40% de sodio y 60% de cloruro. Una cucharadita de sal, equivalente a 1 gramo, contiene aproximadamente 400 mg de sodio y es la principal fuente de sodio.

Sin embargo, el consumo promedio de la Argentina es de 11 gr/día (entre 9.8 y 12.7 gramos), posicionándola entre los países con mayor consumo de sal de América.

La doctora Carol Kotliar es directora del Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario Austral y explicó que "aproximadamente el 60% de las personas que sufren de hipertensión arterial son sensibles a la sal, es decir que, al ingerir sodio, sufren un aumento de la presión arterial". Y agregó: "Si bien es cierto que 4 de cada 10 personas pueden ser resistentes a la sal y no necesitar una restricción importante de este elemento, también es real que para identificar a estas personas se requieren métodos diagnósticos que aún son complejos, y por eso es fundamental la prevención y la concientización".

Cada gramo de sal contiene 400 miligramos (mg) de sodio y 600 mg de cloruro. Debido a que el límite de sal recomendada es de 5.75 gr, se trata de 2300 mg de sodio, el equivalente a una cucharada de té al ras.

Kotliar explicó que "muchas personas hacen un esfuerzo y logran modificar saludablemente su estilo de vida reduciendo o normalizando el consumo de sal que agregan a los alimentos a menos de esas medidas. Sin embargo, aún persisten en la línea de riesgo debido a que, sin saberlo, consumen 'sal oculta'".

Los principales alimentos con sal oculta son los panificados (pizzas, galletitas saladas y dulces, facturas, golosinas, tortas). Además de los quesos, inclusive los light. "Debemos tener cuidado al elegir alimentos que impresionan por ser saludables o de bajas calorías, dado que muchas veces se reemplaza la reducción de hidratos de carbono por sal para saborizar", agregó la especialista.

Sin embargo, dentro de un plan habitual de alimentación, también existen otros alimentos con alto contenido de sodio como son los quesos, las conservas, los embutidos, snacks, productos de pastelería y panadería, aderezos, entre otros. En tanto que en los alimentos con bajo contenido de sodio están los comprendidos por los lácteos, los cereales, y las verduras y frutas.

Se estima que la cantidad de sodio que en promedio consumen los argentinos la aportan las siguientes fuentes: 39% la sal de mesa, 44% los alimentos, 6% repostería, 3% el agua y 8% otros.

Si bien el porcentaje que aporta el agua y otras bebidas es bajo, hay que tener en cuenta que 2 litros de cualquier bebida con alto contenido de sodio cubren entre el 20% y el 25% de la dosis de sodio recomendada por día.

 

 

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.