access_time 11:39
|
3 de noviembre de 2006
|
|

¿Por qué el riesgo país llegó a su piso?

El conocido medidor de riesgo está por debajo del mejor nivel que ha presentado Argentina en su historia. Las razones de una buena noticia

    Últimamente, venimos escuchando que Argentina ha superado su piso histórico de la famosa tasa de riesgo país. Ahora bien, empecemos explicando qué se entiende por riesgo país. Se trata de una variable que mide la brecha que existe entre la tasa de los títulos estadounidenses y la de los bonos argentinos.

    A menor brecha, mayor es la confianza que los inversores tienen en los bonos de un determinado emisor, en este caso, Argentina. Dicho en forma más simple, el riesgo país no es otra cosa que la tasa adicional que le pediría un ahorrista a un Estado para prestarle sus fondos, por encima de la tasa que le pediría al Tesoro de Estados Unidos. Pero cómo llegamos a esos 277 puntos básicos que tiene nuestro país.

    Teniendo en cuenta un bono de largo plazo de EEUU (a 10 años), que se considera que no tiene riesgo, en el caso argentino el promedio de los bonos en dólares estadounidenses que hoy circulan en los mercados del mundo ofrecen una sobretasa de 2,77% (puntos porcentuales) por encima de los bonos sin riesgo (de largo plazo de EEUU). Dicho de otra manera, tienen un riesgo de 277 puntos básicos o basic points, como se denomina en la jerga financiera. Como siempre digo, hasta aquí los hechos.

    Y esto viene a colación por cómo el Ministerio de Economía de la Nación ha festejado dicha tasa que traspasó su piso histórico. Esto, obviamente, teniendo en cuenta que años atrás, al declararse el default (dejando de pagar una deuda prácticamente impagable), la tasa de riesgo país argentino, tocó niveles superiores a los 5.000 puntos básicos, debido, principalmente, a la debacle de los precios que sufrieron los bonos.

    Más allá de que en este sentido el Gobierno tiene sus méritos, también hay que tener en cuenta que la situación económica y financiera internacional ha ayudado mucho. De hecho, la economía mundial ha crecido en los últimos cuatro años por encima de su promedio histórico y nuestro pronóstico es que seguirá con esa tendencia en el 2007. Pero este no es un fenómeno argentino solamente.

    La gran liquidez financiera mundial termina provocando mínimos históricos en la mayoría de los países emergentes de la región. En 1977, más precisamente, en agosto de dicho año, se produjo el mínimo histórico que hoy estamos perforando. Por esa época, nuestro país mostraba una tasa de riesgo país similar al promedio de los países emergentes de la zona (incluso, bastante inferior a la de Brasil).Hoy, la realidad es otra.

    La tasa de riesgo país es muy superior a la de los países vecinos y solamente un país como Ecuador presenta un riesgo país superior al nuestro. A la luz de los acontecimientos, usted se podría preguntar: Si la situación fiscal argentina es sólida e incluso superior a la de los demás países vecinos, ¿por qué tenemos tasa de riesgo país superior a ellos, incluso, más que Brasil? Y acá tienen que ver muchas cosas, como ser: credibilidad, reglas de juego, intervencionismo estatal y seguridad jurídica, entre otras.

    Lo que a los inversores extranjeros les plantea dudas ciertas de que Argentina, en cualquier momento, se plante y, de golpe y porrazo, les cambie las reglas de juego, las situaciones de los mercados y demás. Ejemplos de esto hay de sobra: manipulación de índices de precios, controles de precios, restricción de exportaciones, suspensión de exportaciones, tarifas de los servicios públicos rezagadas.

    Obviamente, esto al mercado financiero no le gusta para nada y se lo hace saber al país. Pero, más allá de los hechos, no hay que dejar de tener en cuenta que los valores en que está hoy la tasa de riesgo país son bastante bajos comparados con años atrás y esto muestra que hay mayor confianza hacia Argentina. Esta situación le da, por un lado, la posibilidad al Gobierno nacional de emitir deuda a bajo costo, ya que pagaría tasas más bajas que en las últimas licitaciones, y, por otro lado, muestra claramente que hoy los ahorristas adversos al riesgo tienen mejores condiciones de recibir tasas más apetecibles en los depósitos bancarios, siempre y cuando borren de sus memorias políticas económicas aplicadas en el pasado, tan nefastas como el corralito, los plazos fijos-bónex o la pesificación asimétrica. Pero esto sólo el tiempo lo dirá.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.