access_time 08:10
|
11 de octubre de 2018
|
Multas

Por las multas, la prostitución se muda de Capital a otras zonas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1539282894248Trabajadoras%20sexuales%20-%20Prostitucion.%20(1).jpg

La comuna labró 4.639 actas por la contratación de servicios sexuales en la vía pública. Se cobró sólo la mitad. Las meretrices afirman que la demanda cayó y tuvieron que emigrar a otras provincias.

Desde que entró en vigencia el Código de Convivencia, la Ciudad de Mendoza recaudó unos $5 millones de las sanciones que se le impusieron a los clientes por la contratación de servicios sexuales en la vía pública. Desde diciembre de 2015 hasta la fecha se labraron 4.639 actas aunque sólo se cobró la mitad. Pero debido al mayor control, las trabajadoras han tenido que trasladarse a otras zonas del Gran Mendoza e incluso emigrar a Chile.

Según se desprende de las estadísticas de Seguridad Ciudadana de la comuna, la demanda de los clientes bajó un 33% durante el 2017 y se proyecta un escenario ejemplar para este año, con una caída que estiman supere el 40%.

"Podemos observar una disminución de la presencia de trabajadoras sexuales en las zonas conflictivas, en la 3º y 4º.  En la mañana no se visualizan y durante la noche hay menor presencia, aunque aumenta los fines de semana por lo que hay mayor cantidad de operativos", indicó el secretario de Seguridad Ciudadana, Raúl Levrino.

Los hombres que fueron encontrados negociando con una prostituta recibieron una multa de 2.000 unidades tributarias, equivalentes hoy a $5.340. Ese monto tiene un descuento del 30% si se paga en un plazo menor a 5 días.

El funcionario afirmó que por temor a recibir la notificación en su domicilio legal los sujetos abonan la infracción en el acto.

"Un 50% pagó, un 30% presentó un recurso- que se encuentra en revisión- y a un 20% se les ha notificado la deuda que tienen con la municipalidad", comentó el funcionario.

En los descargos contra la pena impuesta argumentan desde que "estaban preguntando una dirección, pidiendo fuego o que se les rompió el auto y justo estaban en esa esquina", comentó Levrino y afirmó que se sabe que estos alegatos no son veraces. "La mayoría de estas personas son del Gran Mendoza", dijo.

La emigración

Pese a que el código que busca reglamentar la conducta urbana "tiene como objetivo no estigmatizar a la trabajadora sexual", según comentó Levrino, desde la asociación de meretrices aseguran que "penalizar al cliente es ir contra ellas". Apuntan, además, a las reformas realizadas en el Código de Faltas de Mendoza que incluye multas a las prostitutas y cárcel desde 5 días a 8 días.

En este sentido, Fátima Olivares, secretaria gremial de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR) señaló que el trabajo ha disminuido considerablemente y perjudicó a más de 500 personas que ejercen en la vía pública, muchas de ellas madres cabeza de hogar.

"Hemos tenido que desplazarnos a lugares más alejados de la ciudad como al Carril Rodríguez Peña en Maipú. Pero muchas han emigrado a otras provincias o a Chile", contó y agregó que los hombres "se sienten amenazados porque son casados y no quieren recibir las notificaciones de las multas en sus casas. Terminan no viniendo o pagando coimas para no ser sancionados".

En tanto, destacó que "AMMAR declaró su rechazo total hacia las reformas realizadas en el Código de Faltas de Mendoza por representar un retroceso en cuanto a Derechos Humanos y un menoscabo a las garantías constitucionales".

En relación al código contravencional, el funcionario capitalino explicó que la comuna seguirá con su normativa y aplicará sólo las sanciones a los clientes y no a las mujeres. En tanto, desde Maipú, Luis Novillo, director de intendencia refirió que aunque "el nuevo código de faltas lo permite, hay que hacer una ordenanza estableciendo la multa municipal" por lo cual hasta el momento el municipio no ha ido en contra de la prostitución instalada sobre Rodríguez Peña.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.