access_time 23:23
|
9 de octubre de 2009
|
|
INTENTO DE ASALTO EN BERMEJO, GUAYMALLÉN

Por defender a su familia recibió dos tiros y está muy grave en el hospital

Dos delincuentes quisieron irrumpir en una casa y forcejearon con el dueño. Una de las balas le rozó la cabeza y la otra dio en el tórax. Sin detenidos.

Llegaron hasta el domicilio, en Teniente 1º Ibáñez al 2900 de Guaymallén, y fueron al grano. “Queremos toda la plata”, dijo uno de los malvivientes. Mientras era apuntado con un arma, ante la mirada de su hijo de dos años, el dueño de casa sólo atinó a pedirle que “no le hicieran nada a su familia y que se llevaran todo”. Pero los delincuentes tenían otra idea: comenzaron a forcejear con él y, en ese momento, recibió al menos dos disparos. A raíz de esto, los delincuentes escaparon sin robar ningún elemento y el hombre, identificado como Roberto Ariel Zárate (30), quedó en gravísimo estado, internado en terapia intensiva del Hospital Central. “Tenemos que esperar su evolución en las próximas 48 horas.


    Está estable. Hay que esperar”, soltó, angustiada, la madre del baleado, Marta Augier (38). La mujer, como el resto de la familia del damnificado –quien está casado y tiene cuatro hijos de 2, 8, 13 y 15– permaneció ayer en la sala de espera del centro asistencial. “Le quisieron robar. Él es un chico muy bueno. No tiene problemas con nadie”, aseguró el cuñado, Carlos Augier (38), quien luego soltó: “Trabaja como carpintero de una funeraria. Les pidió a los ladrones que no le hicieran nada a su familia pero igual lo atacaron”.


 VIOLENTOS. Según comentaron algunos testigos del hecho, todo comenzó a las 22.10 del miércoles en la esquina de Teniente 1º Ibáñez y Francisco Delgado, en Bermejo, Guaymallén. En ese momento, Ariel Zárate estaba en la puerta de su casa, presuntamente, a punto de estacionar su coche, tal como comentaron los vecinos. A ese lugar llegaron dos individuos a pie, quienes estaban encapuchados y portaban armas de fuego. “Dame toda la plata”, le exigió uno de los cacos al hombre, en la puerta de la vivienda. Al lado de la víctima se hallaba su hijo de dos años.


     Tal vez por esto, el hombre respondió: “Llevate todo pero no le hagas nada a mi familia”. Sin embargo, los malvivientes quisieron ingresaron por la fuerza a la morada y, por esto, empezaron a forcejar con el dueño. Allí, uno de los sujetos enloqueció y efectuó varios disparos, según confirmaron los vecinos. Al menos dos de ellos impactaron en el cuerpo: uno en el tórax, el otro rozó la oreja izquierda. Ensangrentado y en grave estado, el hombre quedó tendido en el suelo. Al mismo tiempo, los atacantes escaparon de la escena corriendo y, según afirmó una vecina, terminaron de huir en un taxi que los esperaba en calle Mathus Hoyos (a una cuadra de la vivienda).


     Cómo la ambulancia no llegaba –tardó más de veinte minutos–, un vecino decidió trasladar al herido al Hospital Central en su auto particular. En el centro asistencial, Zárate quedó internado en terapia intensiva. Hasta el cierre de esta edición, ya había sido operado en dos oportunidades y su estado era delicado. Sus familiares continúan con fe y esperan una pronta recuperación del hombre, mientras, la Justicia intenta atrapar a los atacantes. De todas formas, pocas eran las pistas a seguir, debido a que difícilmente puedan ser reconocidos

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.