access_time 18:30
|
18 de mayo de 2022
|
|
Investigación en Homicidios: segunda parte

Uno por uno, todos los acusados de integrar el clan Los Castillo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1652908393125FotoJet.jpg
Entraderas fatales, autos quemados, engaños a través de Facebook. Un combo delictivo que generó preocupación.

La investigación contra ocho sujetos por diversos hechos de inseguridad ocurridos entre diciembre y marzo de este año, en detalle. Algunos están sospechados de matar durante una entradera; otros del robo de autos después de engaños a través de Faceboook.

Los investigadores tienen identificados a 8 de sus miembros. Pueden ser más. Debido a esto, los trabajos están lejos de concluir. Desde hace dos décadas, los integrantes de la organización vienen generando terror en El Algarrobal y otras zonas de Las Heras, Capital y Guaymallén.

Se trata del clan Los Castillo. Hermanos, primos, amigos. No importa la relación familiar. Basta con ser allegados y de confianza para ser parte del grupo delictivo. Así lo confiesan los pesquisas y vecinos de la zona. Algunos cayeron con el paso del tiempo. Otros continuaron generando terror en el Gran Mendoza.

Este diario ha contado detalles de esta gavilla después del asesinato de Benito Yucra Calisaya el 1 de diciembre del 2012. A este hombre de 58 años, dedicado a la comercialización de ladrillos, lo asesinaron a balazos para robarle su camioneta Toyota Hilux en la puerta de su casa. Una típica entradera.

Pasaron 10 años y los señalados miembros continúan vinculados al robo de vehículos con métodos de extrema violencia, tal como sostienen las causas que lidera el fiscal de Homicidio Carlos Torres.

Ver también: Cómo actuaba la peligrosa banda de asaltantes acusada de matar y que lideraban desde el penal

Un extenso informe revelado este martes por El Sol detalló todos los nuevos casos que se les imputa a los sospechosos. Seis fueron detenidos recientemente.

Uno, el señalado líder y organizador de los golpes, se encuentra en el penal purgando la prisión perpetua por el caso de Yucra Calisaya, y el restante está prófugo y en la orden del día policial con pedido de captura solicitado por el representante del Ministerio Público.

En la primera parte del informe, se describieron los hechos y el modus operandi que reconstruyeron los detectives. Desde engaños a comerciantes que ofrecían productos a través de Marketplace para luego pactar encuentros y robarles el vehículo, hasta entraderas. 

El hecho fatal que terminó con la vida del joven venezolano Jean Carlos Sosa (26), el 2 de marzo sobre calle Chenaut de Ciudad, potenció la instrucción judicial-policial para terminar de atrapar a los responsables del hecho de sangre.

Ya los venían siguiendo por asaltos ocurridos entre diciembre y febrero de este año y el asesinato de Sosa marcó la “unificación” de todos los expedientes para terminar con la estadía en la calle de los presuntos malvivientes.

Justamente, los sospechosos de integrar la peligrosa banda de asaltantes son los protagonistas de la segunda parte del informe.

Se trata de Maximiliano José Castillo González (alias el Gordo Maxi o Primo); su tío, Cristian Eduardo Ríos Castillo (conocido como Negro o Chori); Walter Daniel Gordo Díaz; Brandon Nahuel Huevo González, Matías Rodrigo Wachín Baigorria; Claudio Guillermo Oso Vargas; Fernando Agustín Córdoba Díaz (apodado Chicoco y actualmente prófugo) y Marcelo Alejandro Ríos Castillo, el famoso Gringo –hermano del Negro–, sentenciado a prisión perpetua en el 2015 por el asesinato durante un asalto del ladrillero Benito Yucra Calisaya (58), ocurrido tres años antes.

Los antecedentes de estos sujetos son sorprendentes. Casi todos tienen pasado carcelario. Otros han esquivado las frías rejas de la casita de piedra de milagro. Y varios han sido juzgados por hechos resonantes. Se destacan por cometer robos agravados. Pero también han sido juzgados por asesinatos y hasta por abuso sexual.

En detalle, todos los imputados

Lo apodan el Gringo. Tiene 31 años y actualmente se encuentra en el penal de Almafuerte purgando la pena de prisión perpetua por el crimen durante una entradera de Benito Yucra Calisaya, ocurrido el 1 de diciembre del 2012 en una vivienda familiar de calle General Paz de Las Heras.

La propia esposa de la víctima lo reconoció como uno de los malvivientes que intentó robarle la camioneta Hilux cuando llegaban a su domicilio.

El juicio se desarrolló en abril del 2015 y, luego del fallo de los jueces Ariel Spektor, Lucía Motta y Elena Scalvini, el malviviente quiso escapar por los pasillos de Tribunales mientras lo retiraban esposado. Hubo tensión durante la jornada.

El Gringo está señalado como líder de la banda y organizador de algunos golpes en los últimos meses, principalmente, los que están relacionados a engaños a personas que ofrecen a la venta elementos de electrónica o vehículos a través de la red social Facebook, en Marketplace. Los hechos detectados ocurrieron entre diciembre y febrero de este año.

El fiscal Torres entiende que el Gringo era quien llamaba a las víctimas y pactaba encuentros simulando ser un comprador. El objetivo de la organización, en estos actos, eran los autos en los que se movían.

Sospechan que los comercializaban en autopartes o los llevaban hasta San Juan a cambio de miles de pesos.

Tiene 23 años y está imputado en una importante cantidad de hechos de inseguridad que instruye el fiscal Torres.

La hipótesis de los sabuesos policiales sostiene que prestó apoyo a la gavilla para llegar y escapar de la escena donde mataron al comerciante venezolano en Ciudad.

Fue detectado por cámaras de seguridad conduciendo su auto, un Peugeot 308 blanco, en las inmediaciones de la escena. Lo conocen como Primo o Gordo Maxi.

Además de ese hecho fatal, se movía activamente con otro de los integrantes, Fernando Agustín Chicoco Córdoba, actualmente prófugo.

El Gordo Maxi no tiene antecedentes penitenciarios, pero sí investigaciones por amenazas y lesiones con arma de fuego. También está acusado de participar en algunos de los golpes en El Algarrobal luego de las comunicaciones engañosas que realizaba su tío, el Gringo Ríos Castillo.

Fue el primer detenido por el crimen del venezolano Sosa. Sólo permaneció en la clandestinidad 72 horas.

Una semana después, se mostró activo en las redes sociales. “Esto no es pa siempre sepanlon mangas de paco siempre lavatieron estan zarpado (sic)”, escribió en su perfil.

Es uno de los integrantes que más complicados están con las causas relacionadas al robo de vehículos y entraderas.

Lo apodan Negro o Chori y tiene 35 años. Su rostro se pixela porque tiene que ir a rueda de personas. Hermano del Gringo y tío del Gordo Maxi. Sospechoso de participar en robos de vehículos desde hace años.

Estuvo en la cárcel hasta diciembre del 2021 después de purgar parte de la pena que le impusieron por robar un auto a una pareja que se encontraba en la puerta de una ferretería de Guaymallén en setiembre del 2019.

Actuó con un cómplice. Una de las víctimas de ese hecho salvó su vida de milagro cuando ofreció resistencia: le dispararon a corta distancia y el plomo rozó su cabeza.

En la investigación de Carlos Torres lo sindican como uno de los cuatro asaltantes que llegó hasta la puerta de la vivienda de calle Chenaut, en la Cuarta Sección, para robar el Ford Focus del joven venezolano.

Es más, habría sido quien tomó el control del volante del rodado sustraído durante la huida. En ese momento, Brandon el Huevo González habría disparado contra Sosa, sostiene la hipótesis fiscal.

Además, lo sindican como uno de los autores del robo de una camioneta Toyota Hilux el 12 de enero por la tarde.

Una familia que ofrecía a la venta el rodado a través de Facebook fue engañada por el Gringo Ríos Castillo desde la cárcel de Cacheuta y pactó encontrarse en la intersección de calles Sardi y Lavalle para la transacción.

Toda la maniobra tenía como fin asaltar a la familia. A las 15.30 de ese día, el Negro junto con Claudio el Oso Vargas, sostiene la instrucción, cometieron el atraco. Cayó el 9 de este mes en Puerto Madryn, Chubut, después de dos meses de búsqueda.

Los investigadores lo ubicaron gracias a que su novia le enviaba dinero a través de la aplicación Mercado Pago para que se mantuviera en la clandestinidad.

Domiciliado en El Algarrobal. Tiene 21 años y sus amigos lo llaman Huevo. No tenía entradas a la cárcel hasta el caso del comerciante Jean Carlos Sosa. 

Sí lo habían investigado por violar la ley 23.737 (Estupefacientes) y estaba siendo seguido por el robo de una camioneta Amarok dos días antes del crimen del venezolano, sobre calle Vélez Sarsfield de Las Heras.

La pesquisa del fiscal Carlos Torres ubica al Huevo como el autor del disparo mortal durante la entradera del 2 de marzo en Ciudad.

Conocido como el Gordo. Con pasado carcelario por abuso sexual. Tiene 25 años y el 12 de octubre del año pasado cumplió la pena de cinco años de encierro que le impuso la desaparecida Séptima Cámara del Crimen. El Gordo violó a una niña, familiar de quien era su pareja, en el 2016.

Ver también: El dramático abuso infantil cometido por uno de los acusados de matar al venezolano

Es uno de los que más complicados están en el asalto fatal que le costó la vida del venezolano Sosa. En la reconstrucción del asalto lo ubican como el acompañante del Gordo Maxi en un Peugeot 308 blanco que sirvió de apoyo para llegar hasta la escena y escapar.

Alias Chicoco. Nació el 30 de julio de 1996. No registra ingresos a la cárcel pero sí está sospechado de cometer diversos hechos de inseguridad. Es el único de los ocho sospechosos que se encuentra prófugo.

Desde el 2015 al 2019 fue investigado por robo, amenazas, infracción a la ley 23.737 y lesiones agravadas por el uso de arma de fuego.

Compañero de actos del Gordo Maxi. “Inseparables”, destacaron fuentes policiales consultadas por este diario.

Los detectives lo ubican como uno de los más violentos de la organización y creen que se movía cotidianamente con una pistola calibre 9 milímetros.

En uno de los hechos que habría cometido, disparó contra un joven con quien tenía problemas, su madre (sin herirla) y también hacia la casa donde ellos viven, sobre calle Hungría de El Algarrobal. Justamente, tiene domicilios en la zona de calles Catita Serrana y Pilcomayo y en el barrio Centorbi.

En la Unidad Fiscal de Homicidios tienen acreditado que participó con su compinche, el Gordo Maxi, en el robo de un Gol Trend el 13 de diciembre del año pasado.

La víctima, que ofrecía cajas navideñas por Facebook, fue engañada por el Gringo desde el penal y lo envió hasta El Algarrobal para encontrarse con “gente de confianza” para cerrar la transacción. Sin embargo, nada de eso era real: se trató de una trampa para atacar a la víctima y robarle el auto.

También lo marcan por un hecho similar ocurrido cuatro días después en la zona. No eran cajas navideñas, sino un smart tv que estaba a la venta en Marketplace. Engañada por el Gringo, la víctima se dirigió en su Suzuki Fun hasta Lavalle y San Esteban de Las Heras y el Chicoco la atacó.

Su cómplice en el hecho, sostienen los investigadores consulados por El Sol, fue Rodrigo Baigorria, conocido como el Wachín.

Nació el 30 de agosto de 1980 y lo apodan Oso. Un delincuente con pasado carcelario y conocido por diversos detectives de Luján, Maipú, Las Heras y Lavalle porque vivió en esos departamentos. Fue juzgado por un hecho resonante ocurrido en diciembre del 2003.

La megainvestigación del fiscal Torres sostiene que el Oso Vargas participó en un asalto el 12 de enero de este año en El Algarrobal con el Negro Ríos Castillo y el Gordo Maxi. El señalado líder, el Gringo, habló desde la cárcel con un hombre que tenía la intención de vender su camioneta Toyota Hilux.

La víctima, con su mujer y un hijo menor, se dirigió hasta El Algarrobal y fue abordada por el Oso y el Negro. Le robaron al vehículo y huyeron.

Desde el 2003 presenta antecedentes penales por robo agravado en poblado y en banda. La desaparecida Tercera Cámara del Crimen lo condenó a 5 años de cárcel por uno de esos hechos en junio del 2015. Estuvo en San Felipe y en Almafuerte.

Obtuvo la libertad condicional en julio del 2017 y volvió a caer en las redes policiales en agosto del 2021 por robo simple. Logró la detención domiciliaria. Lo condenaron a 4 meses de encierro y los cumplió el 26 de diciembre de ese año. Luego se pidió su captura por el citado hecho.

El Oso Vargas estuvo preso por el conmocionante doble crimen de Silvia Amaya (27) y su hija Daiana (7), ocurrido el 20 de diciembre del 2003 en el Atomo de Lavalle.

Una banda de asaltantes ingresó la noche de ese día con fines de robo y escapó a los tiros. Las víctimas se ocultaron detrás de una caja y un proyectil terminó con la vida de las dos.

Se hizo un primer juicio donde todos los sospechosos quedaron absueltos. La investigación fue reactivada y se produjeron nuevas detenciones, entre ellas, la del Oso Vargas. Sin embargo, a fines de diciembre del 2010 terminó absuelto. Recuperó la libertad porque no se pudo comprobar su participación en el hecho.

Lo apodan Wachín. Nació el 21 de octubre de 1995 y se movía por el barrio Virgen de Luján. Tiene antecedentes desde el 2014.

Lo acusan de participar en un asalto para robarse un auto en calles Lavalle y San Esteban, en El Algarrobal. Habría actuado con el Chicoco Córdoba Díaz, bajo las órdenes del Gringo desde el penal.

La víctima ofrecía un smart TV a través de Marketplace y pactó la venta con el Gringo, quien lo engaño y lo mandó hasta la citada zona. La víctima fue abordada por los citados sospechosos y recibió un balazo en el muslo izquierdo. Le robaron el televisor y su auto, un Suzuki Fun.

En el 2015 lo condenaron por robo agravado por el uso de arma impropia, por un hecho comedido un año antes.

Recibió 5 años de cárcel. Obtuvo el beneficio de la detención domicilia y en junio del 2018 lo imputaron por amenazas en contexto de violencia de género. Por ese hecho también fue condenado.

A fines de ese año accedió a la libertad condicional y lo volvieron a detener por desobediencia a la autoridad en contexto de violencia de género. Permaneció en la cárcel hasta el 9 de diciembre del año pasado.

Lo volvieron a detener y, a fines de abril, fue imputado por robo agravado por el uso de arma de fuego apta para el disparo en concurso ideal con robo agravado por ser en poblado y en banda.

Se encuentra detenido en la cárcel de San Felipe y este viernes irá a rueda de personas.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.