access_time 17:03
|
20 de septiembre de 2021
|
|
Tribunales

Juzgan al último detenido por el asesinato al policía en la UMaza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1632164026408dd2f8f27-09c9-43f7-9905-8b91d322bd6a.jpg
García durante la lectura de los alegatos de apertura.

Se trata de Víctor García, quien estuvo más de 10 años prófugo por el golpe al blindado en el que fue ultimado el cabo Eduardo Correa, en setiembre de 2008.

El pasado miércoles 1 se cumplieron trece años del asesinato del cabo Eduardo Jesús Correa (42), ocurrido durante el asalto a un blindado en la Universidad Juan Agustín Maza, en Guaymallén. El caso cuenta con dos condenados a prisión perpetua: Víctor Vargas Cabello (48) y Darío Alejandro Cantos (34).

El año pasado, el último de los sospechosos identificados –hay otros tres nunca fueron individualizados– fue capturado tras mantenerse un largo tiempo en la clandestinidad y a partir de este lunes comenzó a ser juzgado por un jurado popular.

Se trata de Víctor Miguel García (54), sindicado como parte de banda que terminó de manera violenta con la vida del efectivo durante el intento de golpe a la sucursal del ex Banco Regional, que funcionaba en la universidad guaymallina. 

Ver también: Acusado de matar a un policía busca estar preso en su casa: se lo negaron

García llegó al debate imputado por el delito de homicidio criminis causa en concurso ideal con homicidio agravado por ser la víctima un funcionario policial y agravado por el uso del arma de fuego, todo en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego y por ser en poblado y en banda, en grado de tentativa. 

Bajo esa calificación, arriesga como única pena la prisión perpetua. Aunque, posiblemente, al defensa proponga alguna alternativa para buscar una reducción en el castigo que puede llegar a recibir. 

Durante la primer jornada del juicio se realizaron los alegatos de apertura, en los que las partes realizaron una breve exposición de los argumentos que presentarán a lo largo del proceso.

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos, a cargo de la instrucción, destacó algunas de las pruebas que comprometen a García, entre las que se encuentran el análisis de un celular hallado en la escena, que pertenecía a Víctor Vargas y que tenía al acusado entre sus contactos.

A partir del análisis de ese aparato, se estableció que hubo contacto entre Vargas y García antes y después del hecho de sangre. Además, las antenas posicionaron el teléfono del imputado en las cercanías del teatro del hecho.

Asimismo, sostuvo que durante los allanamientos que permitieron la primera detención de García –estuvo preso y luego fue liberado–, se hallaron dos estribos, una rueda y una barra antivuelco que pertenecían a la Toyota Hilux que utilizaron los delincuentes en el asalto.

Por su parte, la defensa, a cargo de Mariano Servente y Mauricio Cardello, cuestionaron esas pruebas y aseguraron que no son suficientes para condenar a su cliente. 

El hecho

Eran las 20 del 1 de setiembre y un fuerte viento zonda corría en el Gran Mendoza. Por ese motivo, las clases vespertinas se habían suspendido en la Universidad Maza.

Hasta allí, habían llegado el cabo Correa junto a sus colegas, los oficiales Natalia Cortés y Rubén Navarro, para custodiar el blindado de recaudación de caudales que debía realizar tareas en el banco que allí funcionaba.

Los dos oficiales ingresaron al establecimiento y Correa quedó junto al camión, momento en el que fue abordado por sujetos que llegaron a bordo de varios vehículos: una Toyota Hilux, un Fiat Palio y dos Peugeot, un 504 y un 206.

El cabo ofreció resistencia cuando fue abordado, lo que inició un fuerte intercambio de disparos entre los policías y los maleantes.

Producto de ese cruce armado, Correa recibió diez balazos que le provocaron la muerte. Mientras que Cortés fue alcanzada por dos plomos y logró sobrevivir.  

A los pocos días, los sospechosos comenzaron a ser detenidos. Uno de los primeros fue Canto, quien ese entonces tenía 21 años. lCon el tiempo también atraparon a Vargas y ambos terminaron siendo condenados a perpetua en setiembre de 2011 por la Séptima Cámara del Crimen. 

Ahora, el último de los sospechosos puede correr con la misma suerte y será un jurado popular el que decida su futuro. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.