access_time 10:49
|
8 de junio de 2021
|
|
Beneficios en la Justicia federal a cambio de coimas

Un comisario y un principal: quiénes son los policías complicados en el Bentogate

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1623106765334Portada%20Baza%CC%81n%20y%20Moschetti.jpg
El oficial Martín Bazán y el comisario Gabriel Moschetti. Este último quedó detenido.

Se trata de Gabriel Moschetti y Martín Bazán. Los motivos por lo que fueron involucrados en la megacausa que tiene a un juez, abogados y a otros personajes en la mira. Uno de ellos quedó detenido.

Otra jornada distinta en la megacausa Bentogate. Más imputaciones, abogados en la mira y también hombres sospechados de cometer delitos que pagaron coimas para beneficiarse en la Justicia federal cuando estaban detenidos.

Este martes, el levantamiento del secreto del sumario impuesto por el juez Eduardo Puigdéngolas permitió 16 acusaciones relacionadas con las red para sacar presos de la cárcel.

Tres abogados en la mira –dos quedaron detenidos– y dos policías con presuntos vínculos con abogados y delincuentes también deberán dar explicaciones ante la Justicia. Uno de los uniformados quedó tras las rejas. Este era un punto que había sido advertido por los investigadores judiciales en los primeros días de instrucción pero no podían avanzar por falta de pruebas.

Ver también: Bentogate: son tres los policías que estaban agendados en el teléfono clave del caso

Las mismas llegaron en las últimas semanas, cuando se confirmó la participación de efectivos de la Policía de Mendoza al verificar sus mensajes y llamados con personajes que estaban involucrados en el expediente.

La situación de tres uniformados que mantenían contacto con Walter Bardinella Donoso –el malviviente capturado a principios de marzo del año pasado y cuyo teléfono permitió conocer las presuntas maniobras delictivas en el Juzgado Federal Nº1 local– era complicada. Y este martes, dos de ellos fueron allanados por los detectives.

Se trata del comisario Gabriel Moschetti y el oficial principal Martín Bazán. El primero fue apresado en el Valle de Uco y, el segundo, allanado en Las Heras.

Moschetti fue desplazado de la Policía contra el Narcotráfico el año pasado (PCN), cuando intentó acceder al teléfono que permitió descubrir las relaciones entre detenidos, representantes legales, un nexo llamado Diego Aliaga y el juez Walter Bento, sostiene la investigación.

Tal como reveló El Sol después de las primeras detenciones, Moschetti, con destino en el Valle de Uco para liderar investigaciones por narcotráfico, viajó hasta la Ciudad de Mendoza después de la detención en Guaymallén de Bardinella Donoso e ingresó al área donde se peritaba el teléfono (Medios Técnicos) para acceder a los datos que contenía. 

Esta acción irregular llegó a oídos de los jefes de la PCN y lo terminaron desplazando de su destino. Tanto es así que lo recluyeron en una comisaría de Tupungato.

Ver también: Bentogate: el comisario involucrado y los tres millones que ofrecen por el teléfono clave

Para los jefes policiales y el análisis de un celular (había sido detenido traficar más de 200 kilos de marihuana), Moschetti mantenía comunicaciones con Bardinella Donoso y así lo plasmaron en un informe que llegó a los investigadores judiciales del Bentogate, es decir, al juez Eduardo Puigdéngolas y al fiscal general Dante Vega. También creen que tuvo estrecha relación con uno de los abogados sospechados, que luego declaró como arrepentido y puedo recuperar la libertad.

Por su parte, el otro policía fue identificado como Martín Bazán. Con 12 años en la fuerza y con el rango de oficial principal, este martes fue sorprendido en su vivienda.

Bazán, con pasado en la PCN y actualmente en la Policía Vial, también fue mencionado por tener relaciones con letrados y presuntos malvivientes. Si bien no quedó detenido, fue citado para ser imputado.

Ver también: Presuntas coimas en la Justicia federal: la sorpresiva declaración de un narco

Es más, fuentes policiales consultadas por este diario recordaron una vieja denuncia penal del 2013 que le realizaron cuando se acercó a un colega que investigaba a un narco llamado Juan Henry Gaete Allende, alias el Chileno Pepsi –paradójicamente, este también declaró en la causa Bentogate buscando beneficios– y le sugirió que había 10.000 pesos para “hacerse el distraído” en la pesquisa y no reconocer al sospechoso.

Uno de los jefes del área que trabaja casos de narcocriminalidad, enterado de la situación, se presentó ante el Juzgado federal y lo denunció. Y la pesquisa determinó que el policía estaba en contacto con uno de los abogados detenidos en el Bentogate, Martín Ríos, quien defendía al Chileno Pepsi.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.