access_time 18:20
|
8 de junio de 2021
|
|
Ocurrió en 2006

Piottante-Libedinsky: insisten con la recompensa, a días de que prescriba la causa

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1594476169142portada%20mauricio%20suarez.jpg
Suárez dejó de ser visto el día después del hecho de sangre.

A mediados del año pasado, se ofrecieron $500 mil por información sobre Mauricio Suárez, principal sospechoso del doble crimen. El 15 de julio se extinguirá la acción penal.

El próximo 12 de julio no sólo se cumplirán quince años desde que el psicólogo Flavio Piottante (39) y su paciente Analía Estrella Libedinsky (31) fue asesinados en el consultorio de calle Barcala de Ciudad, sino que también prescribirá la causa y hay preocupación de que el caso quede impune. 

El expediente, liderado por la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, tiene con pedido de captura internacional al único sospechoso del doble crimen: Mauricio Javier Suárez Echegaray (47).

A mediados del año pasado, desde el Ministerio de Seguridad aumentaron la recompensa que se había ofrecido anteriormente de 100 mil pesos a $500 mil.

Faltando poco más de un mes para que se extinga la acción penal, desde esa cartera insistieron con el ofrecimiento de recompensa, con el objetivo de obtener información sobre el paradero del sospechoso.

El hecho

Fue la mañana del jueves 13 de julio de 2006 cuando la concertista de piano Beatriz Llín se dirigió hasta la casa-consultorio donde vivía y trabajaba su hijo Flavio, ya que no le contestaba sus llamadas. 

La mujer ingresó al domicilio y se encontró, en la planta alta, a su hijo tendido en el piso, boca arriba y sobre un charco de sangre

Junto a él, estaba el cuerpo de una joven, que también tenía signos de violencia. Los forenses determinaron luego que habían sido asesinados un día antes.

Tras alertar a las autoridades, el lugar se llenó investigadores policiales y judiciales. Personal médico que arribó a la escena confirmó las muertes y constataron que el psicólogo presentaba dos balazos en el tórax y en el cuello. Mientras que la joven presentaba signos de haber sido estrangulada.

Los pesquisas no tardaron en colocar a Suárez como el principal sospechoso. El hombre era la ex pareja de Andrea Troncoso, la novia de Piottante, y la hipótesis principal sostiene que fue a matar al psicológo y debió eliminar a su paciente para no dejar testigos.

Un día después del hecho de sangre, Suárez se reunió con Diego Coronel, un amigo que trabajaba en el Ministerio de Seguridad, y le hizo una revelación: “Me mandé una cagada, me tengo que ir del país”.

Desde ese día, Suárez jamás volvió a ser visto. A lo largo de 15 años ha sido buscado y si bien surgieron diferentes hipótesis sobre su paradero, hasta al actualidad ninguna fue certera. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.