access_time 16:44
|
22 de junio de 2021
|
|
Tribunal Oral Federal Nº1

Otra histórica condena contra una banda narco que lavaba el dinero de las ganancias

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1624321458670Portada%20banda%20Nievas.jpg
Arriba: Luis Nievas y su pareja, Luciana Farías. Abajo: Laura Nievas, Diego Senatore, Michael Araya y Mirta Toledo.

La Justicia federal condenó a 17 años de cárcel a Luis Nievas, el jefe narco que operó con parte de su familia en el Gran Mendoza. Invertían en casas y autos. Le impusieron una multa millonaria.

La noche del 11 de mayo del 2016, la Justicia federal de la provincia halló culpable y condenó a la jefa narco Sandra Jaquelina Vargas a 15 años de cárcel por los delitos de comercio de estupefacientes y lavado de activos.

Justamente, el fallo contra la mujer de 44 años oriunda del oeste de Godoy Cruz se transformó en el más importante de la historia argentina por esa última calificación, es decir, incorporar el dinero de origen ilícito al sistema económico legal a través de la adquisición de bienes como autos y casas.

Este martes por la tarde, la Justicia federal local emitió una nueva resolución contra los integrantes de una organización presa por cometer actos de narcocriminalidad ligados al lavado de dinero en el Gran Mendoza hasta el 2018 con un monto de pena considerado inédito a nivel nacional: el Tribunal Oral Federal Nº1 sentenció al popular Luis Nievas Quesada, conocido como Lucho y con base en barriadas de Ciudad y Las Heras, a 17 años de encierro al considerarlo líder de un clan familiar que operó varios años con la comercialización, principalmente, de cocaína. 

Además, le impuso una multa económica millonaria: 43.597.110 de pesos.

Básicamente, este hombre lavó dinero por casi 20 millones de pesos en viviendas y más de 2 millones en vehículos, de acuerdo con el avalúo fijado en el 2018.

Esta era la pena que había solicitado a los jueces María Paula Marisi, Waldo Alejandro Piña y Alberto Daniel Carelli la fiscal de Cámara María Gloria André durante los alegatos de las partes.

Ver también: Cada vez hay más narcos acusados de lavado de activos

Nievas Quesada fue atrapado el 1 de junio del 2018 mientras festejaba su cumpleaños en una vivienda del barrio Alto Mendoza, en Ciudad. También cayeron varios familiares, como su mujer, la suegra, su hermana, testaferros de sus bienes muebles e inmuebles y hasta vendedores de las sustancias que trabajaban para él.

La operación de la Policía contra el Narcotráfico (PCN) fue bautizada “San Martín”.

Tal como contaron fuentes policiales por aquellos días, permitió “frenar” una guerra narco entre diversas bandas que se disputaban el territorio de venta de drogas y el secuestro de más de 11 kilos de cocaína, la identificación de los bienes, balanzas de precisión, cinco pistolas (cuatro calibre 9mm y una 22), municiones y medio millón de pesos que serían producto de la comercialización de la droga.

Ver también: Operación San Martín: cómo se frenó el inicio de una nueva guerra narco

Entre los detenidos se destacaron su pareja, Luciana Ivana Farías, alias Chano y de 35 años; Mirta Nélida Toledo (de 65 años y madre de Farías), Laura Eugenia Nievas Quesada (hermana del Lucho); Michael Alejandro Araya (38); Diego Cristian Senatore (44) y Ana Trini Tapia (60).

Todos fueron condenados en el debate que culminó este martes, menos Tapia, quien participó en las primeras audiencias pero luego fue apartada al tomarse conocimiento por informes que no se encontraba psicológicamente apta para enfrentar el proceso.

Esta mujer era amiga de la pareja de Lucho y recibió dinero para hacer de testaferro en la compra de un auto Chevrolet Cruze por 360.620 pesos. Estas maniobras le permitían al capo narco poner en circulación las ganancias que se obtenían ilícitamente.

Luciana Farías recibió 15 años de prisión por comercio y almacenamiento de drogas agravado por la participación de tres o más personas y lavado de dinero. También ordenaron que pague una multa económica millonaria (misma cifra que el jefe de la banda).

En el juicio se confirmó que, junto con su pareja, planificaron, contactaron, organizaron y pusieron a disposición bienes materiales para ejecutar maniobras de tráfico de estupefacientes entre el 2015 y el 2018 en los departamentos de Las Heras, Godoy Cruz, San Martín y Junín.

Allí entró en escena también su madre, Mirta Nélida Toledo. Esta mujer fue condenada a 6 años y medio de cárcel por venta de drogas. Le declararon la reincidencia. 

Le atribuyeron haber comercializado las dosis que le entregaban su hija y su yerno en su domicilio de calle Juan Manuel Estrada, de Las Heras, y también en una plaza ubicada en las inmediaciones de ese lugar.

La hermana del Lucho, Laura Nievas, también fue sentenciada a 6 años y tres meses de cárcel por venta de drogas agravado por la participación de tres o más personas en un domicilio de calle Roca, de Las Heras, y en calidad de coautora del delito de lavado de activos.

Cuando la detuvieron, hallaron en esa casa elementos de corte y fraccionamiento. Además, le encontraron tres bolsas de nailon con cocaína y 24 nudos listos para la comercialización.

Michael Araya también fue condenado. Vendía drogas para su jefe en una vivienda de la Villa Bernardo Razquin, de Godoy Cruz, (al menos entre abril y mayo del 2018) y por eso lo sentenciaron a cuatro años de encierro.

La gavilla que tenía como cabecilla a Nievas también tenía prestanombres. Y por eso fue condenada la pareja de Laura Nievas, Diego Cristian Senatore, a 3 años de prisión en suspenso.

En el debate se confirmó que era testaferro y recibió dinero producto de la comercialización de la droga que era de la pareja conformada por Nievas Quesada y su mujer, Farías. 

Esa plata la aplicó en la adquisición de una camioneta Chevrolet Tracker modelo 2017 en la concesionaria oficial Yacopini (pagando por esos días 364.661 pesos) y una Renault Duster (2016) por un valor declarado de 215.000 pesos.

Debido a esto, los jueces lo multaron con 1.289.322 pesos.

Nievas Quesada quedó expuesto como jefe narco cuando los investigadores profundizaron los trabajos al tomar conocimiento que traficaba cocaína y marihuana en los barrios San Martín y Alto Mendoza II, de Ciudad; en Las Heras y también hacia otras provincias del país y Chile. Esa actividad la habría realizado entre el 2011 y el 2017.

Ver también: Lucho, el señalado narco que “invertía” sus ganancias en barrios privados

En este último año, la PCN allanó a Nievas y le secuestró cocaína, dos armas de fuego, 15.000 dólares y casi medio millón de pesos.

La pesquisa continuó y supieron que la banda siguió operando. Lucho quedó libre en esa causa pero los trabajos investigativos no frenaron.

Se realizaron escuchas que confirmaron las sospechas y volvieron a allanaron el 1 de junio del 2018, cuando le secuestraron más de 11 kilos de cocaína que iba a ser comercializada, vehículos, más armas y municiones. 

Año por año, bien por bien

La valuación total de los bienes involucrados en las maniobras narco se discriminó de la siguiente forma: 

Bienes inmuebles: 19.419.994 pesos.

Automóviles: 2.038.461 pesos.

Esas cifras al momento de su detención. Actualmente, el lavado representa números mayores. 

La investigación contra el narco reveló que estuvo en actividad delictiva, por lo menos, desde el 2011 en adelante. Y que comenzó a lavar dinero comprando propiedades y autos.

Adquirió en marzo del 2014 una propiedad en calle Estrada 80 de Las Heras.

En noviembre de ese mismo año, sumó una vivienda en el barrio Quintas de San Isidro, en El Challao, Las Heras.

En enero de 2015, sumó otra en calle Puebla s/n de El Pastal, también en Las Heras. 

A comienzos del 2016 comenzó a comprar más bienes.

En abril adquirió un inmueble en calle Las Estaciones 65, en el Challao. Y en mayo, un Chevrolet Cruze.

En junio, otra casa en Las Heras, precisamente en calle Posadas 806, en Panquehua.

En octubre la banda sumó una Renault Duster.

Ya en el 2017, en abril, obtuvo una camioneta Chevrolet Tracker. Y en octubre, un camión Scania. 

En diciembre de ese año, compró una propiedad en el barrio Las Rosas II, en Guaymallén.

En enero del 2018 "invirtió" las ganancias provenientes del comercio de sustancias ilegales en un Fondo de Comercio de los locales 137 y 138 en el Centro comercial El Persa.

Un mes después, compraron una camioneta Ford Ranger. También por eso días, la banda consiguió un inmueble en el barrio Balcones del Cerro Arco, en El Challao, Las Heras.

Todo sin demostrar un trabajo formal. 

Un detalle no menor de la sentencia está relacionado al decomiso del bienes de Nievas Quesada. El TOF Nº1 ordenó que los vehículos secuestrados -cuatro en total- sean puestos a disposición del Ministerio de Seguridad de la provincia.

Específicamente, dispuso que sean derivados a la Policía contra el Narcotráfico (PCN), área que realizó la investigación para desbaratar a la organización.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.