access_time 16:33
|
26 de junio de 2022
|
|
Investigación en Homicidios

No hubo asalto en la Cuarta Sección: el quiosquero fue imputado por homicidio agravado

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1656269113569Portada%20Gerardo%20Godoy%20Crimen%20Kiosco..jpg
Gerardo Godoy seguirá preso por el crimen de Esteban Palombarini.

Se cayó la versión que el sospechoso le dio a los investigadores y el fiscal de la causa ordenó su detención. Vecinos y amigos recordaron a la víctima, un ex basquetbolista del club Pacífico, y pidieron ayuda para despedir sus restos.

No fue un asalto. Estuvo lejos de serlo. A Esteban Javier Palombarini (38) lo acribillaron con tres balazos en un minimarket de calles Perú y Vendimiadores de Ciudad llamado “La esquina” y el fiscal de Homicidios Carlos Torres ordenó la detención del señalado autor de los disparos.

La víctima no estaba armada y sólo mantuvo una discusión con el cuñado del dueño del local, a quien conocía desde hacía tiempo. No hubo legítima defensa.

Se trata de Gerardo Godoy, un hombre de 37 años que este domingo fue imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, una dura calificación penal.

Hubo una discusión en el interior del comercio –la hipótesis más fuerte sostiene que fue porque el empleado no le quiso fiar una cerveza a la víctima– y después ocurrió el asesinato.

El caso generó diversas reacciones porque Plancha, como lo conocían en la zona, vivía a pocos metros de la escena, en la misma cuadra, pero a la vuelta, sobre calle Juan Agustín Maza. 

Es más, era un vecino muy querido porque inició su carrera como basquetbolista en el Club Pacífico. Estaba separado y tenía una hija de 12 años. Realizaba algunas changas y no tenía trabajo.

“Era un hombre muy honesto. No entiendo por qué lo mataron así”, contó un amigo y vecino a El Sol. Sus padres, contaron fuentes de la causa, quedaron destrozados después de que circulara la versión de que su hijo había intentado robar mercadería del local.

Esa hipótesis surgió del propio sospechoso, entendieron los pesquisas, para desviar la instrucción. Sin embargo, se desmoronó a las pocas horas porque no tenía cómo sostenerla con pruebas. Análisis de cámaras de seguridad fueron determinantes para la acusación. 

No fue un hecho de inseguridad y los detectives de Homicidios y de Policía Científica, que trabajaron en la escena después de ocurrido el asesinato, a las 19.30 del sábado, le confiaron a Torres que Godoy era un “tipo bastante problemático que mantenía conflictos con varios vecinos” de ese sector capitalino.

Recordaron que testigos dijeron que “una vez sacó del negocio a un chico de 9 años con el arma” que tenía y hasta señalaron que estuvo sospechado de balear a otro joven en la pierna en el Club Pacífico.

Reconstrucción

Del expediente surge que Gerardo Godoy se encontraba atendiendo el local de su cuñado la tarde del sábado, cuando ingresó Palombarini con la intención de fiar una cerveza. Este ex deportista se encontraba con un grupo de amigos y llegó hasta el negocio de calle Los Vendimiadores 635 con esa intención.

Hubo una discusión entre Godoy y Palombarini, a tal punto que una bebida terminó el piso. Después de ese momento, se escucharon detonaciones de arma de fuego. Al menos tres plomos impactaron en el cuerpo de la víctima, quien quedó tendida sobre la vereda.

Testigos llamaron al 911 y varias movilidades llegaron hasta la escena. Los primeros efectivos que arribaron tomaron contacto con la víctima y le realizaron maniobras de RCP. A pesar del esfuerzo de los uniformados, no pudieron reanimarlo.

Médicos que llegaron en una ambulancia del SEC constataron el deceso. Godoy le dijo a los policías que Palombarini había intentado robarle y lo amenazó. Agregó que, ante esto, sacó un arma de fuego –una pistola calibre 380 marca Bersa– y la accionó.

Los plomos impactaron en el tórax (salieron por la espalda) y un brazo de la víctima, que intentó escapar pero se desvaneció en la puerta del comercio.

A partir de ese momento, comenzaron a surgir declaraciones que motivaron la detención de Godoy, debido a que su versión se cayó al contrastarlas con las pruebas incorporadas.

Dolor e impotencia

Un amigo del hombre asesinado aseguró que la víctima no intentó asaltarlo. Además, dijo que el comerciante "tenía problemas con todos" los vecinos. Este domingo, Manuel, un vecino de la zona afirmó: "Todos los conocíamos, era una persona excepcional. Esto no fue un asalto, lo que se escucha en el barrio es que este hombre tenía problemas con todos, incluso conmigo, yo me tomé a golpes de puño con él".

"Lo que hizo Esteban no estuvo bien, pero quizás le pidió algo fiado y eso hizo que se enojara, no sabemos, pero no es para darle un tiro en el pecho. Esteban no tenía un arma, no vino a robar", enfatizó.

El amigo de la víctima dijo que fue uno de los primeros en llegar. "No lo podía creer. En cuestiones de minutos se enteraron todos porque era muy querido, y comenzaron a tirar piedras", aseguró. "El fiscal ya tiene las cámaras. Estamos pidiendo Justicia", agregó el vecino.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.