El crimen de un militar retirado en Las Heras después de contratar los servicios sexuales de una meretriz de la Cuarta Sección generó una profunda investigación en la Justicia y también en la policía para determinar cuáles fueron los motivos que llevaron al ataque.

La víctima, de 57 años e identificada Raúl Felipe Guevara, fue agredida el martes por la noche y dejó de existir este miércoles a las 6 en el Hospital Militar de Ciudad.

Tras la novedad, la causa quedó en manos del fiscal Fernando Giunta y rápidamente capturaron a la sospechosa mientras deambulaba en ropa interior por el interior del barrio donde vivía Guevara y cometió la agresión con un arma blanca, Los Peluqueros.

Cuando agonizaba, fue el propio Guevara el que relató a los investigadores cómo fue la agresión en su domicilio de la manzana C casa 5 y acusó a una prostituta brasileña de 38 años identificada como Raquel Gaudencio.

La pesquisa comenzó cuando Guevara se presentó espontáneamente en la Comisaría 43 y denunció las agresiones. Por su estado, ya que perdía mucha sangre, lo trasladaron el Hospital Carrillo.

La gravedad de las heridas –se detectaron cuatro, dos profundas en la espalda, y otras dos en la ceja y el hombro, respectivamente–, generaron una intervención quirúrgicamente pero no alcanzó para salvarle la vida.

La brasileña fue detenida en estado de ebriedad y en la propiedad se encontró el cuchillo con rastros de sangre que la complicaban en la causa.

Para los detectives, hubo un encuentro sexual en el que no faltaron las drogas y el alcohol y esto generó que pelearan por algún motivo –la mujer presentaba lesiones– y ocurriera la tragedia.

El fiscal Giunta, en las próximas horas, iba a definir la imputación contra la trabajadora sexual.