access_time 18:40
|
29 de noviembre de 2021
|
|
En Guaymallén

La historia del ex convicto que tenía hartos a sus vecinos y amenazaba con matar a policías

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1638221597613Portada%20Ogas%20(1).jpg
Ogas recuperó la libertad en mayo de 2019.

Diego Ogas mantuvo en vilo a las autoridades tras atrincherarse varias horas en su casa de Rodeo de la Cruz. Lo habían denunciado por que estaba a los tiros en la calle. Sus antecedentes y las negociaciones.

"En mi casa no van a hacer nada, me vienen a faltar el respeto. Que se vayan todos porque me voy a comer a uno", así gritó exaltado Diego Gerardo Ogas mientras estaba rodeado de por decenas de policías la tarde de este lunes en Guaymallén.

El hombre, de 32 años, cumplió hace poco tiempo una condena de nueve años y medio de encierro por un asalto armado y un tiroteo que terminó con un baleado, hechos ocurridos hace casi una década. Este lunes, se atrincheró armado en su casa del barrio Virgen del Carmen, amenazó a policías y terminó detenido. 

Tras recuperar la libertad –le dieron la condicional en 2019– volvió a vivir junto a su familia en el complejo de Rodeo de la Cruz y desde ese entonces no ha parado de protagonizar situaciones que generaron el hartazgo entr esus vecinos

Pero la situación que terminó de rebalsó la paciencia de los lugareños ocurrió cerca de las 7 de este lunes, cuando Ogas comenzó a realizar disparos en la vía pública y provocó que lo denunciarán a la línea 911.

Ante eso, una movilidad se desplazó hasta su domicilio de la manzana C y los policías lo vieron armado cuando llegaron al lugar. 

Al advertir la presencia policial, el hombre se encerró en su propiedad y a los gritos aseguró que iba a matar a un policía si intentaban entrar. 

Debido a que trataba de una situación crítica, se le dio intervención al Grupo Especial de Seguridad y el Grupo de Resolución de Incidentes y Suicidios (GRIS), que arribaron cerca de las 10 a la escena.

A partir de allí, el negociador del GRIS entabló las negociaciones con el sospechoso, pero este respondía de manera violenta, vociferando y amenazando al personal policial.

Por eso, las charlas se canalizaron a través de su madre, quien se encontraba en el interior de la casa junto a otros integrantes del grupo familiar. La mujer buscó calmar a su hijo y logró que dejara salir al hermano, su cuñado y sus hijos, menores de edad.

Tras casi dos horas de alta tensión, las negociaciones llegaron a buen puerto y el ex reo decidió, ante la insistencia de su progenitora, entregarse a los efectivos. 

Luego, el personal de la Unidad Investigativa Departamental Guaymallén (UID) realizó un allanamiento en el que se incautó una pistola Bersa calibre 22, una planta de marihuana con un peso de 1,458 kilos y un frasco con semillas de cannabis. 

En tanto, de los trabajos de la Policía Científica en el teatro del hecho, se levantaron un total de siete vainas servidas.

Así las cosas, Ogas quedó a disposición de la Oficina Fiscal Nº 19 de la Comisaría 35ª, donde quedó alojado. En las próximas horas, la causa quedará bajo la órbita de la fiscal de Delitos No Especializados Patricia Atur y sería imputado por abuso de arma y tenencia de arma de fuego.

Antecedentes

Los roces de Ogas con la Justicia iniciaron allá por mayo de 2010, cuando tenía 21 años y comenzó a ser investigado por un tiroteo con un lesionado. Mientras que en setiembre del año siguiente, fue detenido por un asalto armado y terminó en prisión.

Por esos dos hechos, Ogas terminó condenado: en 2012 a tres años de cárcel por robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada y en 2013 le dieron siete años de encierro por lesiones graves agravadas por el uso de arma de fuego.

En 2014, un tribunal le unificó las dos condenas a 9 años de prisión, por lo que debía terminar de cumplir su castigo en noviembre de este año.

Pese a eso, en mayo de 2019 la Justicia le otorgó el beneficio de la libertad condicional, por lo que regresó a las calles hasta que este lunes volvió a ser detenido y podría volver a terminar en un penal. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.