access_time 18:59
|
22 de diciembre de 2021
|
|
Polo Judicial

La fiscalía quiere prisión efectiva para el adiestrador Marcos Herrero

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1640206956268Marcos%20Herrero%20(1).jpg
Marcos Herrero este miércoles durante la audiencia en la que se solicitó la preventiva.

Los fiscales Gustavo Pirrello y Fernando Guzzo solicitaron que continúe tras las rejas durante una audiencia multipropósito desarrollada este miércoles. La defensa busca la libertad.

Es posible que el adiestrador Marcos Herrero pase Nochebuena y Navidad en una celda del pabellón de funcionarios de la cárcel de San Felipe, en Ciudad. Y podría comenzar el 2022 de la misma forma, en una penitenciaría sin acceso directo con la familia. Su situación es más que complicada por las pruebas que se ventilaron en las últimas horas en el nuevo Polo Judicial.

Este miércoles por la tarde se realizó una audiencia “multipropósito” en la que quedó claro que la fiscalía tiene un sólo objetivo: que el acusado de plantar pruebas en la causa por la desaparición de Viviana Luna continúe en situación de encierro porque existe riesgo de fuga y entorpecimiento de la investigación si no se le aplica la medida cautelar que afecta la libertad.

Ver también: La detención de Marcos Herrero: los huesos de un mismo cadáver en dos escenas

Luego de un control jurisdiccional presentado por la defensa del oriundo de Río Negro, el Ministerio Público, representado por el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello y Fernando Guzzo en calidad de jefe, hizo un repaso de todas las pruebas físicas y testimoniales incorporadas en la causa desde los primeros días de octubre y solicitó a la jueza Mariana Gardey que dicte la prisión preventiva durante cuatro meses.

Para el principal instructor de la causa –Pirrello–, Herrero es culpable de una serie de delitos como falsa denuncia, falso testimonio, encubrimiento, usurpación de títulos y honores y estafa, después de que llegó a Mendoza contratado por los hijos de Viviana Luna para que realice rastrillajes en una serie de sectores donde se movía la mujer a fines del 2016, en Potrerillos, cuando desapareció.

No sólo eso: los fiscales dejaron en claro que, de llegar a un juicio oral el próximo año (sería en abril si no acepta un abreviado antes), pedirán que Herrero cumpla años de prisión efectiva debido a la gravedad de los hechos que cometió en perjuicio del Estado, en lo que respecta al normal funcionamiento de la Justicia.

El defensor del acusado, Mauricio Cardello, entendió, a su turno, que Herrero debe dejar la cárcel.

Básicamente, explicó que se está frente a calificaciones que estipulan como pena mínima los seis meses de encierro –la máxima son 25 años, remarcó Guzzo– y que su cliente no será un obstáculo para la Justicia en caso de ser citado porque toda la prueba ya fue producida y que no se profugará porque “se trata de una persona conocida” con arraigo en la ciudad donde tiene domicilio, Viedma.

Después de escuchar a las partes, Gardey entendió que correspondía un cuarto intermedio para tomar una decisión. La resolución, de acuerdo con fuentes judiciales, recién se ventilaría la semana próxima porque no se alcanzaría a analizar toda la prueba para este jueves y el viernes no hay actividad en los juzgados mendocinos.

Ver también: La detención de Marcos Herrero: escuchas, videos y huesos plantados en el caso Viviana Luna

Lo cierto es que el primero en argumentar el pedido fue el fiscal que lidera las actuaciones desde el minuto uno, Gustavo Pirrello.

El pesquisa contó en detalle que está probado que Marcos Herrero plantó pruebas en dos sectores donde realizó rastrillajes el 29 de setiembre, un hotel abandonado y un complejo de cabañas.

Ese día, señaló, el adiestrador contratado por los hijos de Luna a cambio de 150.000 pesos (no había sido autorizado en el expediente por la fiscal que investiga la desaparición de la mujer, Claudia Ríos) llegó hasta el primero de los domicilios, que ya había sido registrado por la Policía de Mendoza días después de la denuncia de paradero, y dijo haber hallado restos óseos quemados y un monedero que contenía un papel con anotaciones varias.

Para los investigadores, Herrero manipuló la evidencia para desviar la pesquisa hacia el fuero federal y vincularla a la trata de personas.

En el segundo sector donde desarrolló sus tareas, que tiene como propietario a la ex pareja de Luna, también se hallaron una serie de anotaciones con diversos nombres del mundo político, empresarial, judicial y policial de Mendoza.

Como la fiscalía dudaba de los trabajos de Herrero, ordenó que le extrajeran muestras genéticas para cotejo en caso de ser necesario. Paralelamente, Ríos mantenía una serie de intervenciones telefónicas al entorno del adiestrador.

Estas sirvieron para confirmar que una colaboradora de este ex policía –abandonó el servicio en enero de este año– habló con un conocido y le dijo, palabras más, palabras menos, lo que se sospechaba: “Te soy sincera, en esta causa, Marcos plantó pruebas”.

La mujer, del grupo Kunti K9, llegó a esa conclusión porque se encontraba editando los videos que habían registrado mientras se desarrollaron los peritajes en el hotel abandonado y el complejo de cabañas y observó algunas acciones irregulares del adiestrador.

Pero, las pruebas que más complicaron a Herrero fueron las genéticas: se halló gran cantidad de ADN del perito en los restos óseos (lo que confirmó la manipulación de la evidencia) y confirmaron que se trataba de un varón.

La situación se complicó más luego de su detención, el 3 de este mes en su casa de Viedma. El hombre también fue contratado para rastrillajes por familiares de Marcela López en Santa Cruz, quien se encuentra desaparecida desde mayo de este año.

Ver también: El misterio llamado Viviana Luna: las cartas que dejó y el polémico adiestrador de perros

Al igual que en Mendoza, dijo haber hallado huesos quemados en la casa de la ex pareja de esta mujer de 61 años.

Se ordenaron peritajes tanto con los restos hallados en el sur del país como en Mendoza y el resultado fue positivo, es decir, se trataba del mismo cadáver.

Esta es una de las pruebas más importantes de la instrucción, la que deja contra las cuerdas al sospechoso.

Con todo lo expuesto, la última palabra la tendrá Gardey, una vez que se fije fecha y dé a conocer su veredicto.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.