access_time 16:46
|
30 de mayo de 2021
|
|
Ocurrieron en Guaymallén y Las Heras

La dura recuperación de víctimas de inseguridad que quedaron al borde de la muerte

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1619442322412index.jpg
La escena en el local de matafuegos donde Juan Carlos Córdoba fue baleado por maleantes.

En el último tiempo, cuatro personas que fueron blanco de asaltos, quedaron graves o con secuelas. Una jubilada, un taxista, un comerciante y un policía retirado padecieron los hechos. La voz de sus familiares.

La inseguridad es una de las grandes problemáticas que vienen castigando al país y la provincia desde hace muchos años, dejando muertes y familias destruidas a su paso.

En Mendoza, sólo en lo que va del 2021, ya se han registrado seis víctimas fatales por el accionar de asaltantes.

Pero existen ciertos casos en los que, pese a la intención de asesinar por parte de los autores, las personas que son blanco de los ataques salvan de su vida de milagro y viven para contarlo, aunque el dolor psíquico y físico causado persista por siempre. 

En los últimos doce meses, hubo cuatro episodios de esas características y hoy las víctimas atraviesan una dura recuperación: una jubilada, un taxista, un comerciante y un policía retirado, todavía padecen las lesiones que le provocaron los ladrones y algunos sufrirán secuelas de por vida, producto de las agresiones.

Los últimos dos hechos, que tuvieron como víctimas a Juan Carlos Córdoba (72), a quien le dispararon mientras atendía su local de matafuegos en Las Heras, y al cabo Carlos Ignacio Almazán (51) –recibió tres balas al defender a su padre de un atraco–, aún no cuentan con detenidos en las investigaciones que se desarrollan en la Fiscalía de Homicidios.

Distinta es la realidad de los otros do casos: tienen a los presuntos autores tras las rejas y están cerca de llegar a juicio oral en su contra. Se trata de Guillermo Peluso, acusado por el robo y abuso sexual a la mujer ocurrido en Guaymallén (se reserva la identidad de la víctima por tratarse de una víctima de violación), y de Elías Salas Morales, imputado por balear en Las Heras al taxista Sergio David Vargas.

De las cuatro víctimas, sólo Córdoba permanece internado y todavía está bajo cuidados intensivos. El resto recibió el alta hospitalaria pero permanecen con un seguimiento médico domiciliario y aún no han podido regresar a sus rutinas habituales. 

"Nos arruinó la vida a todos"

Jaqueline es la hija de la mujer de 73 años que el año pasado fue brutalmente golpeada y violada por un malviviente en su casa del barrio San Francisco del Monte, en Guaymallén.

Casi transcurrido un año desde que ocurrió el hecho que golpeó duramente a su familia, contó cómo atraviesa su madre la recuperación y las consecuencias que todavía padece y le afectarán por el resto de su vida.

"Ella ha quedado en silla de ruedas, no puede volver a caminar. Lo que le pasó le afectó la parte motriz y neurológica", explicó la mujer sobre su progenitora, en charla con El Sol.

La víctima se encuentra actualmente bajo los cuidados de su hijo mayor, con quien residía desde antes del episodio. Incluso, el hombre fue quien la halló gravemente herida tras el asalto en su domicilio.

Ver tambiénAsalto en Guaymallén: investigan si violaron a la víctima con un objeto

La situación en la que se encuentra la mujer es shockeante para sus hijos, quienes estaban acostumbrados a tener una madre activa y con una excelente salud, más allá de que estaba entrando a la vejez.

Actualmente, hasta le es complicado mantener una conversación con sus seres queridos: sus palabras no son fluidas y hasta tiene signos de depresión. Por ese motivo, afrontar el día a día es difícil para toda su familia, por lo que sus tres hijos se encuentran bajo tratamiento psicológico.

El relato de Jaqueline no deja dudas sobre el infierno que la inseguridad desato en la vida de ella y sus familiares.

Con respecto a la causa, la hija de la víctima no brindó mayores opiniones, ya que junto a sus hermanos han estado más pendientes del estado de salud de su madre, que de la investigación.

Más allá de eso, explicó que tiene dudas sobre si Guillermo Peluso, único detenido por el hecho, actuó en soledad: "No me cierra que una sola persona haya podido hacer todo eso".

Peluso conocía a la víctima, ya que era su vecina de toda la vida. El acusado vivía a unas cinco cuadras de la mujer y el 27 de julio del año pasado, fue captado por cámaras de seguridad realizando el recorrido desde la casa donde ocurrió el ataque sexual, hasta su domicilio.

Principalmente, esa fue la prueba que lo comprometió, ya que regresaba con una moto del hijo de la jubilada. Además, de la investigación surge que hizo una parada en la casa de un vecino, a quien le vendió una caja de herramientas que sustrajo de la vivienda de la víctima.

El testimonio del hombre que adquirió esa pertenencia robada, fue clave, ya que no dudó en señalar a Peluso como el autor.

El expediente, que se encuentra a cargo de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, aguarda por la incorporación de una serie de pruebas. Pero en los próximos meses podría ser elevado a juicio.

"No ha quedado al 100%"

Sergio Vargas llevaba más de tres décadas trabajando en las calles como taxista, pero la mañana del jueves 28 de enero jamás pensó que su jornada laboral iba a terminar en un hospital, peleando por su vida.

Fue alrededor de las 9.30 cuando un pasajero subió en el Hospital Lagomaggiore y le pidió ir hasta el barrio 8 de Abril. Era un viaje corto, del cual no iba a obtener una gran ganancia y lo iba a realizar en poco tiempo.

Pero, en el trayecto, el supuesto cliente lo amenazó con un arma de fuego y le pidió que le entregara el dinero y pertenencias de valor. Pero el hombre se resistió al robo y el agresor le disparó para robarle el celular y darse a la fuga.

Malherido, Vargas manejó hasta el citado nosocomio y pidió auxilio a compañeros. Los otros conductores lo llevaron hasta la guardia, a donde llegó inconsciente e ingresó de urgencia al Quirófano, por el plomo que le había impactado en el pecho.

La herida le afectó el hígado, el diafragma y la parte inferior del pulmón derecho. Actualmente, a cuatro meses del asalto, ya salió del hospital, pero continúa con la recuperación en su domicilio.

Durante una conversación con El Sol, su hija, Maiara, relató que estuvo alrededor de 50 días internado. En un comienzo, estuvo con riesgo de muerte debido a la gravedad de la lesión, pero logró sobreponerse.

Pese a eso, la mujer contó que "no ha quedado al 100%" y aún no ha podido retomar su vida normal. Pero Vargas no baja los brazos y tiene pensado en volver a trabajar cuando esté completamente sano.

Por su parte, el presunto autor, Elías Sala Morales (28), fue detenido horas después del ataque en el asentamiento 12 de Mayo. Se encuentra imputado por homicidio criminis causa en grado de tentativa en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego.

Días atrás, la causa, que lidera el fiscal de Homicidios Carlos Torres, estuvo a punto de definirse a través de un juicio abreviado. Pese a que, finalmente el acuerdo se cayó, el expediente está cerca de llegar a debate.

Sin detenciones

Los dos casos más recientes son los de Juan Carlos Córdoba y el policía Carlos Ignacio Almazán, ocurridos en Las Heras y Guaymallén, respectivamente. Ambas causas se encuentran sin detenidos, ni sospechosos identificados.

Aunque los detectives aguardan por una serie de pruebas que se incorporarán en los próximos días a los expedientes y que podrían conducirlos a los autores.

El hecho en el que Córdoba resultó baleado tuvo lugar la mañana del lunes 26 de abril. Fue alrededor de las 9 cuando el hombre abrí su local de venta, recarga y reparación de matafuegos, en calle Moreno al 1156, y dos sujetos llegaron hasta allí. 

Uno de los sospechosos llevaba un matafuegos, que utilizaron para hacerse pasar por potenciales clientes y para que la víctima los atendiera.

Una vez en el interior del local, le exhibieron un arma de fuego y lo amenazaron para que les entregara el dinero. Pero el hombre intentó repeler el accionar delictivo y forcejeó con los maleantes.

Fue en medio de ese enfrentamiento que el malviviente armado le propinó dos fuertes cachazos en la cabeza y un balazo en la nuca, detallaron las fuentes.

Más de un mes después del asalto, Córdoba continúa alojado en Terapia Intensiva del Hospital Central, intubado con respiración mecánica, agrega la información.

Al parecer, al cuadro del hombre lo complicó mayormente los dos golpes que le dieron en el cráneo con la cacha del arma.

Por otro lado, en la escena se halló el matafuegos que llevaron los malvivientes, así como también cámaras de seguridad los captaron cuando se dirigían al negocio.

No obstante, las pruebas no han permitido individualizar a los autores y los pesquisas, bajo el mando de la fiscal Ríos, continúan con las averiguaciones para dar con ellos.

En tanto, el otro caso se registró el 7 de mayo cuando el padre del cabo Almazán se encontraba en la entrada de su casa de calle Pedro Vargas al 700, donde estaba esperando la llegada de un mecánico.

Cuando llamaron a la puerta, el anciano, de 84 años, atendió y fue abordado por dos sujetos armados, quienes le dijeron que se trataba de un asalto y lo introdujeron por la fuerza a su vivienda.

Fue allí cuando el policía retirado, quien se encontraba adentro, se enfrentó a los asaltantes para defender a su padre y evitar el robo.  Pero los autores comenzaron a disparar contra las víctimas y luego se dieron a la fuga.

Tras la huída, Almazán resultó con tres balazos que le impactaron en el abdomen, en un glúteo y en la pierna derecha, quedando en grave estado. Mientras que su progenitor recibió el impacto de un plomo en la pierna derecha y permaneció fuera de peligro.

Ambos fueron trasladados al Hospital Central, donde el cabo pasó varios días con un cuadro delicado y hasta tuvo riesgo de muerte.

Hace unos días, el policía retirado recibió el alta médica, aunque continúa sanándose en su domicilio, motivo por el que aún no ha podido declarar en el expediente.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.