access_time 19:48
|
18 de agosto de 2022
|
|
Investigación de la PCN

La caída de una nueva banda narco y su pasado con cocaína de máxima pureza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1660858465455PORTADA%20narcos%20LK.jpg
Arriba: Abel Vargas e Iver Cruz. Abajo: Johana Mamaní y Mario Veizaga.

Fueron detenidos seis hombres y dos mujeres en Lavalle, Maipú y Guaymallén. Algunos ya habían sido capturados por tráfico de polvo blanco en el 2015. Cómo fueron los allanamientos y quiénes son los personajes.

Investigados en el 2015 por tráfico de cocaína de máxima pureza. Detenidos a fines de ese año, cuando la investigación de la Policía contra el Narcotráfico (PCN) acumulaba casi todas las pruebas y datos de importancia para encerrarlos. Condenados en abril del 2018 por el Tribunal Oral Federal Nº1.

Liberados hace poco tiempo y otra vez capturados por los mismos efectivos que trabajan casos de narcocriminalidad en Mendoza por involucrarse en el tráfico de sustancias ilegales.

Parte de la banda narco que lideraba el boliviano Felipe Vidaurre –quien fue detenido la mañana del 18 de diciembre del 2015 ingresando a Mendoza 20 kilos de cocaína de 95 por ciento de pureza en vehículos de alta gama y condenado a 12 años de encierro tres años después por los jueces Alberto Carelli, María Paula Marisi y Waldo Piña-, volvió a caer en las redes de la PCN luego de una investigación que duró tres meses y permitió el secuestro de más de 8 kilos del polvo blanco en diversas medidas desarrolladas entre el 31 de julio y este miércoles.

Ver también: Condenan a la banda narco que distribuía cocaína de 95% de pureza

Se trata de Abel Vargas García e Iver Cruz, quienes recibieron 6 años y medio de cárcel el 24 de abril del 2018 por integrar la organización que lideraba Vidaurre y en las últimas horas volvieron a caer presos con parte del cargamento valuado en más de 80.000 dólares.

Además de la incautación del polvo blanco, que tenía la inscripción LK –algo que llamó la atención de los detectives, porque podría tratarse de estupefacientes de un cartel que busca posicionarse en la zona o simplemente marketing para destacarse como organización de poder– hubo seis hombres y dos mujeres detenidas y se secuestraron 4.858.000 pesos, 4.250 dólares, cinco vehículos (un VW Gol, tres Peugeot –307, 308 y 408– y una moto) y dos balanzas.

Además de los citados, en la nueva investigación fueron detenidos Mario Veizaga y su pareja, Johana Vanesa Mamaní, quienes, de acuerdo con fuentes policiales, también registran antecedentes por tenencia de drogas con fines de comercialización de hace unos años.

Pasado y presente

Felipe Vidaurre es un jefe narco que cayó detenido en diciembre del 2015. Por aquellos días, su banda traficaba cocaína desde Bolivia y la llevaba a Chile a través de mujeres “mulas” que cobraban algunos dólares y pasaban las dosis ocultas en sus estómagos mientras viajaban en colectivos de larga distancia.

La PCN comenzó a trabajar con el objetivo de desarticular la organización en noviembre y un mes después lo consiguió: Vidaurre y otros cinco personajes fueron sorprendidos en Lavalle en dos camionetas de alta grama Toyota mientras transportaban 20 kilos del polvo blanco.

El objetivo era acopiar la droga en un domicilio de Rodeo del Medio, Maipú, y luego comenzar el proceso de estiramiento para distribuirla en diferentes zonas del área metropolitana y el vecino país. En abril del 2018, Vidaurre fue condenado a 12 años de cárcel.

Los otros miembros de la organización también fueron hallados culpables por el Tribunal Oral Federal Nº1: Abel Vargas García, Iver Cruz y Marcelo Zalazar (único argentino) recibieron 6 años y medio de cárcel y Santucha Santos, 5 años y medio.

Cuatro años después, Vidaurre sumó un nuevo fallo en su contra: 4 años y medio de cárcel por lavado de dinero. Además de los 20 kilos incautados en la investigación de la PCN, le secuestraron 11 vehículos y no pudo justificar con sus ingresos cada una de las adquisiciones. Básicamente, para la Justicia, compró los rodados con dinero proveniente de la comercialización de sustancias prohibidas.

Esa causa llegó a debate en abril de este año y el boliviano reconoció los hechos en un juicio abreviado.

Vargas García e Iver Cruz recuperaron la libertad luego de algunos años de cárcel. Hace algunos meses, los detectives de la PCN recibieron datos de que se encontraban participando en actividades vinculadas al tráfico de cocaína.

La nueva investigación duró tres meses y permitió conocer la presencia de una banda que traía cocaína desde el norte del país para comercializarla en San Juan y Mendoza. Algunos bolivianos con base en la provincia tenían contactos con sanjuaninos que, a su vez, también traían los ladrillos para Mendoza.

La primera de las medidas para cortar las actividades ilegales se desplegó el 31 de julio, cuando una pareja que venía de San Juan con 3 kilos de cocaína fue detenida en el control de Jocolí. El hombre y la mujer abastecían a la pata mendocina de la banda.

Simulando un viaje de distensión y placer, la pareja y sus hijas de 13 y 9 años circulaban en un VW Gol y tenían la intención de llegar hasta una propiedad de Guaymallén.

Ver también: Cayó una banda narco que traía cocaína a Mendoza con la marca "LK"

Sin embargo, no lo lograron: los efectivos hallaron debajo de los plásticos del sistema de ventilación del vehículo tres ladrillos de cocaína que pesaron 3,191 kilogramos.

La investigación siguió su curso y el martes por la noche supieron que otra parte del grupo iba a juntarse en un domicilio del barrio San Cayetano, en ruta 50 y 7 de Rodeo del Medio.

A las 21, los pesquisas interceptaron un Peugeot 308 que era conducido por Iver Cruz. En el interior del vehículo llevaba 3 kilos de cocaína con el grabado LK. Ante esto, los investigadores desarrollaron más allanamientos en el citado barrio y también en Guaymallén.

Los detectives ya tenían al resto de los sospechosos marcados y notaron que comenzaron a ponerse nerviosos porque Cruz no llegaba con el cargamento. Así fue como terminaron detenidos Abel Vargas y la pareja compuesta por Mario Veizaga y Johana Mamaní.

En el complejo San Cayetano secuestraron más de 4 millones de pesos, 4.250 dólares y otros dos ladrillos del polvo blanco con el mismo labrado LK.

En total, fueron más de 8 kilos de cocaína y cinco los vehículos secuestrados. Con todas estas pruebas, los policías de la PCN continuaron con las labores con el objetivo de determinar si existen más indicios y sospechosos que puedan estar relacionados con la organización.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.