access_time 17:17
|
13 de octubre de 2021
|
|
Reincidente

Hace 14 años asesinó en un asalto y ahora lo detuvieron por intentar matar a una mujer

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1634155256327Portada%20Berguecio.jpg
Flavio Berguecio tiene 40 años.

Se trata de Flavio Berguecio, quien en 2007 asesinó al custodio de una playa de estacionamiento en Ciudad. En 2019, le dieron salidas transitorias y hace semanas cayó por atacar a su propia tía.

En 2008, Flavio Ariel Berguecio Coria fue condenado por un conmocionante crimen en un asalto ocurrido un año antes a metros del microcentro mendocino.

En el hecho, fue asesinado Matías Olmos, un joven de 22 años que trabajaba como custodio en una playa de estacionamiento. El predio fue incendiado con 16 vehículos en el interior y el cuerpo terminó calcinado.

La Cuarta Cámara del Crimen le impuso a Berguecio una pena de 17 años de encierro, la que debía terminar de cumplir en 2024.

Pese a esto, de a poco, Berguecio fue regresando en las calles: en 2016 accedió a un régimen de salidas transitorias y en 2019 terminó por recibir la libertad condicional. 

Más allá de los beneficios recibidos y la "confianza" que la Justicia depositó en él, Berguecio no pasó mucho tiempo sin volver a tener problemas con la ley. Hace menos de un mes, este hombre que hoy tiene 40 años fue acusado de atacar a puñaladas a una tía para robarle.

Luego de ese ataque, Berguecio cayó otra vez en las redes policiales y el fiscal de Homicidios Carlos Torres lo imputó por homicidio criminis causa en grado de tentativa, delito que prevé una pena de 5 a 15 años de cárcel. 

Este miércoles, la jueza Miriam Núñez, del Juzgado Penal Colegiado Nº2, le dictó la prisión preventiva, tal como lo había pedido el representante del Ministerio Público. 

De esa forma, permanecerá tras las rejas mientras avanza la instrucción en su contra.

Crimen e incendio

Fue pasadas las 2.30 del domingo 27 de mayo de 2007 cuando un incendio se originó en el interior de una playa de estacionamiento de calle Barcala al 77, a pocos metros del Paseo Alameda. 

El fuego afectó a un total de 16 vehículos, entre autos y motos, que quedaron completamente incinerados. Tras el trabajo de Bomberos, en el interior se halló el cadáver calcinado de Matías Olmos.

Los detectives advirtieron en las primeras horas que no se había tratado de un accidente, sino que las características comenzaban a apuntar a que las llamas fueron iniciadas de manera intencional. 

Ver también: Caso Olmos: "Mi hijo llegó herido a casa"

A las pocas horas del hecho, un Renault Clio que estaba guardado en la playa fue encontrado abandonado en calle Artigas, en la Cuarta Sección. En el interior del rodado había una moto, que también había sido sacada de la escena.

El hallazgo encaminó la causa hacia un asesinato en ocasión de robo. Esto lo terminó de confirmar la autopsia a Olmos, que arrojó que no había muerto por el fuego, sino porque había sido atacado a cuchillazos. Justamente, un arma blanca se había hallado en la playa.

A los pocos días, fue detenido Berguecio. Fueron varias pruebas la que lo complicaron: había trabajado en la playa, los dos vehículos robados fueron encontrados a metros de la casa de su padre y en el rodado mayor se halló su ADN en la sangre que había en la palanca de cambio, los asientos y una puerta. 

Además, se constató que Berguecio le había pagado a un remisero, que lo llevó hasta la playa de calle Barcala, con el celular que le robó a Olmos.  

Con ese fuerte material probatorio, el acusado llegó al debate y el 30 de abril del año siguiente el tribunal conformado por los jueces Jorge Coussirat, Carlos Díaz y Horacio Báez, lo sentenciaron a 17 años de encierro por robo seguido de muerte. 

Si bien había llegado a juicio imputado por homicidio criminis causa, y arriesgaba una pena perpetua, el entonces fiscal de Cámara Fernando Guzzo (actualmente jefe de Homicidios) no coincidió con esa calificación.

Otra vez a cuchillazos

El nuevo hecho en el que Berguecio está sindicado como autor ocurrió la mañana del 25 de setiembre. 

Ese día, el ex convicto llegó alrededor de las 7.50 a la casa de su tía, de 74 años, en calle Castellanos al 100, en Las Heras. 

El hombre se excusó con que debía hacer unos arreglos en una vivienda de enfrente y que había aprovechado para pasar a desayunar con su familiar.

La mujer lo hizo pasar, le sirvió algo de tomar y cerca de las 9.45 dijo que debía retirarse. Pero, cuando llegó hasta el pasillo de la puerta de salida, se detuvo y dijo que se había olvidado el barbijo.

Fue allí cuando la jubilada se dio la vuelta para ir a buscarlo y Berguecio la tomó por el cuello, le tapó la boca con un repasador y le propinó varias puñaladas en el abdomen, sostiene la reconstrucción. 

Acto seguido, tomó una cartera de la víctima, que contenía dinero, y se retiró del lugar, llevándose el repasador y el cuchillo que había utilizado, agrega. 

La septuagenaria fue hospitalizada por las heridas cortantes y escoriaciones que tenía en el cuello, el muslo, el abdomen y las manos, detallaron las fuentes del caso. 

La mujer no dudó en denunciar y aportar el nombre de su sobrino a los investigadores, que terminaron por detenerlo a los pocos días.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.