Una mujer de 81 años, quien vive en la zona de San José, en Guaymallén, fue burlada en su buena fe cuando hizo ingresar a dos hombres que aducieron ser empleados de una empresa eléctrica para meterse en la casa de la anciana y robar unos quince mil pesos en efectivo. Herminia Pira se confió de los falsos operarios de Edemsa, quienes requiriendo ver el funcionamiento de los aparatos eléctricos debido a un supuesto mal funcionamiento del medidor, logrando así entrar en la vivienda ubicada en Olascoaga 472. “Eran jóvenes, uno era gordo y tenían algo más de treinta años.

       Me confié, yo que le vivo diciendo a los vecinos que no le abran la puerta a ningún extraño”, dijo la mujer con tono de lamento y bronca. Los dos ladrones distrajeron a la octogenaria haciéndole probar el funcionamiento de diferentes electrodomésticos y llaves de luces. En determinado momento, los delincuentes fueron a la habitación de Herminia, donde tenía guardado los ahorros: 3.800 dólares y 3.000 pesos. Este hecho sucedió ayer alrededor de las 11 y sólo cuando los supuestos trabajadores se retiraron del domicilio robado

         Pira descubrió que había sido víctima de la delincuencia. “La puerta de mi habitación estaba cerrada y eso yo no lo hago nunca. Cuando entré me di cuenta y salí corriendo, pero ya se habían ido”, comentó la víctima. Con respecto a alguna sospecha referida a personas que podía llegar a saber sobre la plata guardada, ella misma destacó que con nadie habló del tema y que no creía que los ladrones tuvieran ese dato.