Cerca de las 3.30 de ayer, tres delincuentes armados, quienes se cubrían la cabeza con pasamontañas, asaltaron la estación de servicio YPF ubicada en San Martín y Almirante Brown de Luján de Cuyo. El empleado que cubría el turno nocturno, Nicolás Guillermo Moyano, de 40 años, fue sorprendido por los delincuentes, quienes lo obligaron a quedar desnudo. Moyano fue forzado a quedar encerrado en el baño de la bomba de nafta mientras los ladrones se dedicaban a revisar una oficina de este comercio.

    La intención de los delincuentes era abrir una caja de seguridad en la que los empleados de la estación de servicio van efectuando depósitos parciales. Con martillos y puntas de construcción, los ladrones intentaron violentar esa especie de buzón blindado que está empotrado en una pared. Varios minutos se tomaron los asaltantes, quienes, en determinado momento y advertidos por un secuaz que vigilaba el frente del local, decidieron escapar sin poder llevarse la plata guardada en la caja de seguridad. Sin embargo, los ladrones no se retiraron con las manos vacías. La billetera del bombista, en la que había unos 300 pesos, más una mochila de Moyano con todas sus pertenencias fueron el botín de los delincuentes.