access_time 07:10
|
13 de septiembre de 2021
|
|
Policía contra el Narcotráfico

El sello narco del delfín y el millonario secuestro de cocaína en Las Heras y Ciudad

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1631568347156Portada%20Quemaya.jpg
Faustino Quemaya tiene 41 años y quedó a disposición de la Justicia Federal.

Entre fines de agosto y el fin de semana secuestraron más de 20 kilos del polvo blanco con un sello distintivo. Quién es el hombre detenido. Buscan conocer el origen y si se está frente una organización mayor.

El 24 de agosto durante la siesta, efectivos de la Policía contra el Narcotráfico (PCN) secuestraron poco más de un kilo de cocaína y detuvieron a la pareja que lo transportaba, de 41 y 19 años, a bordo de una camioneta Chevrolet S10 gris.

Habían sido alertados después de las 15 sobre el tráfico del estupefaciente “cerca del Cementerio de Capital”, en el departamento de Las Heras, en un llamado al Fonodroga.

Los pesquisas esperaron pacientes durante horas y detectaron el vehículo en la zona de calles España y Mármol.

Le frenaron el paso y procedieron a la requisa correspondiente. El ladrillo del polvo blanco tenía el sello de un delfín: para los especialistas, la marca podría ser una especie de garantía de calidad o identificación sobre el lugar de elaboración.

En Mendoza se han secuestrado panes con un grabado similar en relieve y, señalaron fuentes policiales a El Sol, que podría ser droga que llega desde el norte de Bolivia o Perú.

Un presunto jefe narco conocido como el Chileno Pepsi (Juan Henry Gaete Allende) fue vinculado hace unos años el comercio de estupefacientes con este distintivo.

Ver también: Quién es el presunto jefe narco detenido con 27 kilos de cocaína

Más allá de eso, se creía que era una causa más de incautación de cocaína en nuestra provincia, pero todo lo contrario: el fin de semana, gracias a los dueños de una vivienda de Primera Sección de Ciudad, quienes advirtieron a los investigadores a través de un llamado, la PCN secuestró 19 kilos más de esa droga y también marihuana, entre otros elementos de importancia para la causa.

Los detectives no dudaron de que se trata del “cargamento madre” que escondía la pareja detenida a fines de agosto, la que se encargaba de la distribución en departamentos del Gran Mendoza.

Según las fuentes consultadas, el hombre que manejaba la camioneta plateada fue identificado como Faustino Quemaya, nacido en Cochabamba, Bolivia, el 1 de octubre de 1979.

La mujer que lo acompañaba, la mendocina Sharon Jorgelina Lucero, con fecha de nacimiento del 30 de mayo del 2002, también quedó a disposición de la Justicia federal. Ambos estaban domiciliados en los barrios Pedro Molina I y IV, respectivamente.

Los procedimientos. Minutos después de las capturas de Quemaya y Lucero, los policías de la PCN requisaron el vehículo y dieron con el ladrillo de cocaína envuelto en cinta de empaque transparente. Pesó exactamente 1,076 kilogramos.

También secuestraron documentación varia y cinco envoltorios de nailon con hojas de coca y otro con una pasta negra llamada lejía, con un peso de 165 gramos. Y le quitaron a la pareja cinco teléfonos celulares que fueron trasladados para su peritaje.

Los investigadores realizaron con el paso de las horas dos allanamientos en domicilios de Las Heras y Guaymallén, pero los resultados no fueron los esperados.

El viernes por la noche, el caso presentó un giro importante cuando los propietarios de una vivienda de calle Bartolomé Mitre de Ciudad informaron al 911 que habían hallado unos paquetes en la habitación que le habían alquilado a dos hombres días atrás.

Siete horas después, luego de analizar la comunicación y las pruebas, policías realizaron un allanamiento en el domicilio y descubrieron que esos bultos eran, en realidad, panes de cocaína.

En total, fueron 19 ladrillos, con un peso de 19,825 kilogramos. También dieron con 93 cápsulas de marihuana (pesó 920 gramos), 450 gramos de picadura de esa misma droga, 2.060 pesos, ropas y una balanza digital.

De los dos secuestros surgieron más preguntas que respuestas: qué rol tenía la pareja detenida el 24 de agosto y cuál era el destino final del estupefaciente eran dos de las incógnitas que tenían los detectives.

También restaba definir si había más integrantes de la organización, porque se trata de una incautación que supera los 40 millones de pesos y “difícilmente sea una chica de 19 años con su pareja”, detallaron las fuentes consultadas.

Por la descripción que hicieron los dueños de la casa donde se halló el cargamento mayor de la droga, la habitación había sido alquilada a dos hombres.

Y allí surgió otra línea investigativa: ¿por qué, después de la detención de Quemaya, los 19 kilos restantes quedaron sin ser retirados del domicilio? ¿Alguien tenía que ir a buscarlos o, simplemente, este hombre nacido en Bolivia era el responsable y financista máximo del cargamento?

Lo cierto es que el sello en relieve de un delfín llamó la atención de los investigadores, ya que, generalmente, se trata de cocaína de extrema pureza que viene directamente de los carteles más poderosos del continente.

Sin embargo, no descartaron que se trate de un “engaño” de algunas bandas para darle calidad a un producto que no la tiene.

Más allá de eso, al ser uno de los cargamentos más grandes de los últimos años, las investigaciones apuntaban a conocer de dónde partió para terminar en Mendoza.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.