access_time 16:41
|
24 de noviembre de 2021
|
|
Investigación en toda la provincia

El robo de cobre: mercado negro, millones en ganancias y chacaritas en problemas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1637780020020FotoJet%20(1).jpg

Este miércoles continuaron las medidas para frenar la compra ilegal del metal en diversos sectores del Gran Mendoza. Casi 2.500 kilos secuestrados y 16 aprehendidos.

El robo de cobre se transformó en una “cuestión de Estado” para la Policía de Mendoza.

Un negocio millonario que está directamente relacionado con la compra ilegal y posterior comercialización en chacaritas. Y que también podría tener roces con un caso de asesinato ocurrido en Tupungato, cuando a principios de mes mataron a un hombre de 66 años que habría intentado frenar la sustracción de cables en la propiedad donde se encontraba.

Las principales víctimas, distribuidoras de energía o empresas privadas vinculadas a ese rubro o al de internet, venían quejándose formalmente ante la Justicia porque perdían diariamente miles de kilos del metal brilloso color rojizo anaranjado y hasta comenzaron a presentar problemas a la hora de brindar el servicio a los usuarios y recibir multas del Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) por este motivo.

En las últimas horas, luego de más de dos semanas de trabajos de campo y análisis de pruebas, efectivos de la Dirección de Investigaciones lideraron una serie de medidas (no fueron allanamientos, técnicamente, se trató de inspecciones) en este tipo de comercios del Gran Mendoza –más Lavalle, hace pocos días-, el Valle de Uco y también la zona Este y arrestaron a cuatro sospechosos más de vender ilegalmente el cobre.

Los dueños de dos chacaritas, una sobre calle Junín de Las Heras y otra sobre el carril Rodríguez Peña, en Godoy Cruz, fueron aprehendidos porque no pudieron justificar el origen de la mercadería.

En total, desde que comenzaron las tareas investigativas para frenar el mercado negro, se han detenido en todo el territorio provincial a 16 personas. La mayoría quedó a disposición de la Justicia. Y en la primera circunscripción, es decir la zona metropolitana, el fiscal a cargo de tres causas es Juan Manuel Sánchez, de la Unidad Fiscal de Delitos Especializados.

El delito que, en principio imputarán a los dueños de los citados comercios, es por encubrimiento agravado por el ánimo de lucro.

Desde el Gobierno provincial anunciaron que habían desbaratado entre el martes y este miércoles a cuatro bandas que tendrían relación con el mercado negro del cobre.

Sin embargo, para los detectives de Investigaciones y también judiciales, prima facie, no está confirmado que se trate de organizaciones criminales de estructura vertical dedicadas a la sustracción del metal.

Más que todo, se apunta a los receptores y a los revendedores que se mueven en un círculo donde todo es ilegítimo.

Debido a esto, los policías de Investigaciones, más personal de Edemsa (una de las principales afectadas), de municipalidades, ATM, Subsecretaría de Trabajo, Defensa al Consumidor, entre otros, lideraron las inspecciones con el único objetivo de conocer el origen del metal de transición (después de la plata, el considerado el mejor conductor de electricidad) y su posterior comercialización.

De los trabajos de los sabuesos policiales trascendió que los dueños de las chacaritas lo compran a entre 900 y 1.000 pesos el kilo para luego revenderlo a empresas fundidoras de metales en Buenos Aires por más del doble, decir, 2.000 pesos por cada mil gramos.

En estos dos días, se incautaron casi 2.500 kilos de cobre. Todo el material fue trasladado a un depósito de la distribuidora de energía más importante de la provincia y este jueves será analizado para terminar de cerrar las sospechas, es decir, sentenciar que se trata de cobre sustraído del tendido eléctrico o de bobinas de transformadores.

A simple vista, durante las medidas, los peritos señalaron que gran parte del cobre incautado presentaba restos de aceite (podría ser de carretes) y esto complicó la situación de los propietarios de las chacaritas.

Básicamente, la sospecha del fiscal Sánchez apunta a que los comerciantes lo están recibiendo cuando proviene de otro delito, es decir, del robo.

Casos testigo

Además del Gran Mendoza, también hubo medidas en Tunuyán y San Martín. En el Valle de Uco se realizó un control de comercio sobre calle Guisasola y La Argentina.

Precisamente, se trata de un corralón donde también se realizaba compra y venta de cobre. Al ser consultado, el responsable del local aseguró que lo había adquirido hacía 10 días.

Pero como no pudo justificar su adquisición lícita, el fiscal Facundo Garnica dispuso el secuestro del material (poco más de 52 kilos) y remitir todas las actuaciones a la Oficina Fiscal departamental.

Lo mismo sucedió en calles Rodríguez Peña y Junín, de Godoy Cruz y Las Heras, respectivamente. La falta de justificación sobre el origen del cobre motivó al fiscal Sánchez ordenar la incautación y el correspondiente análisis de la prueba.

Los policías consultados por este diario aseguran que se trata de trabajos en conjunto que continuarán en los próximos días para terminar de desarticular o frenar las maniobras de los autores de los hechos.

Contaron que están realizando tareas de prevención en zonas rurales de tendido eléctrico y que también sumaron pruebas en la causa del crimen de Patricio Méndez, quien fue golpeado y acuchillado hasta la muerte el 9 de noviembre.

La hipótesis principal, si bien no está del todo claro en el expediente, señala que este hombre de 66 años quiso evitar el robo de un transformador eléctrico (contiene bobinas con 150 kilos de cobre) en la finca donde se encontraba y que, posiblemente, personas a quienes conocía la ultimaron a golpes y con un arma blanca con el objetivo de no ser descubiertos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.