access_time 12:05
|
9 de marzo de 2022
|
|
Antecedente

El dramático abuso infantil cometido por uno de los acusados de matar al venezolano

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1646836692143Portada%20Gordo%20Walter.jpg
El Gordo Walter pasó varios años en prisión antes de ser detenido por el asesinato.

Se trata Walter el "Gordo" Díaz, sindicado como el asaltante que le disparó a Jean Carlos Sosa. En 2016 lo denunciaron por vejar en reiteradas ocasiones de una niña de 5 años y terminó condenado.

Uno de los primeros pasos que dieron los detectives de Homicidios tras identificar a los presuntos autores del crimen en una asalto del venezolano Jean Carlos Sosa, fue profundizar sobre los perfiles de estos tres personajes.

Uno en particular les llamó la atención, ya que era el único de los sospechosos que tenía pasado carcelario y una condena en su haber. Se trataba de Walter Daniel Díaz, alias el Gordo, de 25 años.

De su prontuario surgió que hacía poco tiempo -en octubre del año pasado- había salido de la cárcel tras cumplir una pena de cinco años de prisión por un caso de abuso sexual por el que había sido sentenciado a fines de 2017.

Fuentes judiciales consultadas por El Sol ofrecieron detalles sobre la investigación que dejó varios años tras las rejas a Díaz y el drama familiar que se vivió a partir del caso.

Fue en octubre de 2016 cuando una mujer se presentó en una Oficina Fiscal de Las Heras y denunció que su hijita de cinco años había sufrido abusos por parte de Díaz, quien estaba en pareja con una familiar de la víctima.

Ver también: Crimen del venezolano: atraparon al acusado de accionar el arma

La novia del Gordo Walter era cercana a la mujer y la niña, por lo que solían reunirse con frecuencia y existía una situación de confianza entre ambas partes.

Ese contexto fue aprovechado por Díaz para abordar a la criatura en algunos momentos en los que ambos quedaban solos, sin la presencia de su novia ni la madre de la menor.

En la presentación judicial, la progenitora detalló que su hija le reveló que Díaz la había vejado en tres oportunidades, en diferentes contextos y lugares.

En los primeros dos hechos el abusador le realizó tocamientos a la víctima en sus partes íntimas a bordo de su auto. Los casos ocurrieron en Guaymallén y Las Heras, mientras el vehículo estaba estacionado en la vía pública.

Pero en el tercer abuso denunciado, Díaz fue más allá y accedió carnalmente a la niña con sus dedos, mientras estaban en su casa de Las Heras, consta en el expediente.

Esa traumática situación que vivió la menor la condujo a contarle la situación a su madre, quien inmediatamente acudió a la Justicia. Al poco tiempo, Díaz fue capturado y quedó fuertemente complicado en la causa a través de los diferentes peritajes que le efectuaron a la menor.

En diciembre del año siguiente, con una importante cantidad de prueba en su contra, el Gordo Walter fue a juicio y la Séptima Cámara del Crimen lo condenó a cinco años de cárcel por pedido de la fiscal Daniela Chaler.

El 12 de octubre del año pasado, Díaz terminó de purgar su castigo y regresó a las calles. Lejos de una situación reinserción social, a menos de cinco meses de recuperar la libertad, volvió a caer en las redes policiales como uno de los presuntos partícipes de la entradera que terminó con la vida del comerciante venezolano.

Ver también: Crimen del venezolano: las similitudes con otros recordados asaltos fatales en Ciudad

Incluso, durante la declaración que ofreció el martes ante el fiscal de Homicidios Carlos Torres, a cargo de la instrucción, reconoció que forma parte de la banda acusada por el hecho de sangre. Aunque, aseguró que no fue quien accionó el arma de fuego -los detectives creen lo contrario- y que sólo estuvo a bordo del vehículo que sirvió de apoyo a los matadores.

Lo cierto es que el representante del Ministerio Público lo imputó junto a Maximiliano José Daniel Castillo (23) como coautor del delito de homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego y en las próximas horas ambos pasaran a prisión.

En tanto, continúa la búsqueda del tercer sospechoso, conocido como el Huevo, un joven de 21 años que, al igual que sus presuntos cómplices, es oriundo del distrito de El Algarrobal.

El crimen 

Sosa fue asesinado el martes 2 cuando dos malvivientes lo sorprendieron mientras guardaba su Ford Focus blanco en el garage de su departamento de calle Chenaut.

El joven estaba acomodando una moto y esa distracción fue aprovechada por los maleantes, que se subieron al rodado.

Acto seguido, el comerciante intentó evitar el robo colgándose de una ventanilla del acompañante. Así logró sacar del interior a uno de los ladrones y se produjo un forcejeo en que le dispararon.

Tras eso, el sospechoso que estaba en el interior del Focus inició su escape a toda velocidad, mientras que el sujeto que accionó el arma se dio a la fuga a pie.

Por su parte, la víctima fue trasladada por una ambulancia hacia el Hospital Central, donde falleció alrededor de las 6.30.

El jueves siguiente, el automóvil de la víctima fue hallado quemado en un descampado de calle Tabanera, en Los Corralitos, Guaymallén.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.