access_time 07:17
|
11 de mayo de 2022
|
|
Revuelo en Guaymallén

Efecto colateral: fuga en la Comisaría Novena y aprehensión de un policía

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1652221344041Portada%20Daniel%20A%CC%81lvarez.jpg
Daniel Flores quedó en la orden del día por escapar de una dependencia policial.

Un joven detenido por presunta venta de drogas se sacó las esposas y huyó de la dependencia de calle Libertad. Horas después, su cuñado, un efectivo de la UEP de Godoy Cruz, fue sorprendido porque tenía un arma floja de papeles.

Una investigación de la Policía contra el Narcotráfico (PCN) por una venta pactada de cogollos. La detención de sospechosos y la fuga posterior de uno de ellos mientras se encontraba esposado en una dependencia policial de Guaymallén.

En el medio de todo el revuelo, la aprehensión de un uniformado de la Unidad Especial de Patrullaje de Godoy Cruz (UEP), cuñado del escapista, porque tenía una pistola floja de papeles en la propiedad donde ambos vivían.

Los hechos comenzaron a ser investigados este martes por la Justicia y también por la Inspección General de Seguridad (IGS), en lo que respecta a la situación administrativa del efectivo con destino en la UEP y de quienes se encontraban en la Comisaría Novena cuando se produjo la evasión del sospechoso, identificado como Daniel Matías Flores (30), quien hasta este miércoles continuaba en la clandestinidad.

La historia tuvo su inicio cuando la PCN trabajó la tarde del lunes un caso de venta pactada de marihuana. 

Básicamente, los investigadores supieron que un grupo de sujetos iba a comercializar cogollos en un lugar determinado. Y hasta allí fueron: apresaron a uno de ellos y lo trasladaron hasta la Comisaría Novena, donde quedó alojado a disposición del Juzgado Federal Nº3, Secretaría D.

Se trataba de Daniel Álvarez Flores, domiciliado en calle Manuel A. Saenz 2805 de Guaymallén. La dirección no fue un detalle menor.

Más allá de eso, mientras el personal de Guardia se encontraba trabajando en el ingreso de tres sujetos a disposición de la Oficina Fiscal Nº9, llegó el aprehendido por la PCN, es decir, Flores, en una movilidad de la UEP de Guaymallén luego de ser capturado.

Lo esposaron en la reja del sector de precalabozos y comenzaron a realizar las actuaciones.

Sin embargo, aprovechando los movimientos de los efectivos, a las 21.45 logró liberarse de las esposas y se dio a la fuga desde el interior de la dependencia ubicada en Libertad 578.

Un grupo de policías comenzó a correrlo pero no logró darle alcance, por lo que quedó en la orden del día para que responda por la presunta comercialización del estupefaciente.

Mientras Flores era buscado por escaparse, los investigadores de la PCN desarrollaron un allanamiento en su domicilio de calle Manuel A Saenz.

En la propiedad también habitaba su hermana con pareja, un policía identificado como Aníbal Adalberto Mamaní, de 46 años y con destino en la UEP Godoy Cruz.

Cuando desarrollaban la medida en busca de pruebas por Flores (de acuerdo con fuentes del caso, vivía en una de las habitaciones), dieron con una pistola calibre 22. Esa arma sería del efectivo Mamaní, quien arribó a la propiedad mientras se ejecutaba el allanamiento, y quedó aprehendido porque no pudo justificar su origen.

Se le retuvo el arma reglamentaria –pistola calibre 9mm marca Bersa– y el chaleco antibalas. Quedó alojado en la Comisaría 45 y recuperó la libertad este martes, aunque deberá responder administrativamente y judicialmente por el secuestro. 

Así las cosas, los investigadores entendieron que el arresto del policía fue un efecto colateral que produjo la investigación contra su cuñado, quien no volvió a ser capturado.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.