access_time 07:13
|
29 de junio de 2021
|
|
Datos reveladores de la Investigación en Homicidios

Doble crimen de los hermanos Álvarez: la confesión que cambió la investigación

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1624927388804Portada%20hermanos.jpg
Los hermanos y el trabajo policial durante el domingo y el lunes.

La realizó este lunes el hijo de uno de los cuatro detenidos, de 16 años. Luego del hallazgo de los cadáveres, avanzó la pesquisa. Definen la imputación.

No fueron pocos los detenidos por el doble crimen de los hermanos Franco y Kevin Álvarez.

Cuatro sospechosos quedaron tras las rejas de distintas comisarías luego de una serie de allanamientos liderados por efectivos de Investigaciones y la fiscal de Homicidios Andrea Lazo un día después del hallazgo de los cadáveres, en una laguna de aguas servidas de Maipú.

En las próximas horas, el Ministerio Público definirá si son imputados, de base, por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Todos los capturados –se reservan sus identidades hasta que la Justicia defina su situación procesal– están relacionados con el oficio de la construcción. Dos de ellos son hermanos y los otros dos, padre e hijo.

Los pesquisas de Homicidios se tomaron su tiempo para solicitar los allanamientos en Rodeo del Medio, la localidad donde se movían las víctimas y los presuntos victimarios y se encontraron casi todos los indicios.

Pero, un testimonio aceleró las medidas: la declaración del hijo de uno de los detenidos, de 16 años. Palabras más, palabras menos, reveló que su padre y otro de los sospechosos estaban cansados de las actitudes de Franco Álvarez y que había escuchado que planeaban un ataque en su contra.

Ver también: Confirmaron que los cuerpos son de los hermanos Álvarez: tenían lesiones en el rostro

En detalle 

Los pesquisas hacía varios días seguían de cerca a los sujetos después de analizar una serie de pruebas testimoniales y físicas.

El teléfono de Franco, que nunca se movió de su hogar –el que compartía con su hermano y su mamá, Lidia Freites–, fue una de las claves para avanzar en las capturas: detectaron mensajes intimidatorios entre el hijo de uno de los obreros detenidos y Franco. Las amenazas eran de muerte y mutuas.

En la instrucción que lidera Lazo hay varias hipótesis sobre el doble crimen. Consumo de estupefacientes, ajuste de cuentas por viejas broncas, trabajos inconclusos, reclamo de dinero y hasta el robo de una planta de marihuana forman parte del abanico de sospechas que estudian los detectives. Todas están relacionadas.

¿Por qué mataron a los hermanos?, se preguntan vecinos y hasta algunos sabuesos de Investigaciones. La respuesta está en una serie de acciones de Franco Álvarez que molestaron a dos de los detenidos.

La relación es simple: las víctimas trabajaban como obreros de cosecha o albañilería para uno de los detenidos y este, a su vez, les conseguía otras changas con un conocido.

Estos dos hombres que les daban trabajo se cansaron de enfrentarse con Franco, quien les reclamaba dinero adeudado y, además, le habría sustraído una planta de marihuana a uno de ellos, que estaba destinada para hacer aceite de cannabis para su hijo menor de edad. Justamente, para quien terminó confesando lo que “había escuchado” los días previos a la desaparición de los hermanos.

Durante las medidas de este lunes por la tarde, los policías secuestraron una camioneta Ford F-100 “modelo viejo” para ser analizada.

Policía Científica tendrá la misión de hallar pruebas (principalmente, rastros de sangre) con el objetivo de saber si en ese vehículo trasladaron los cadáveres para luego descartarlos durante la madrugada del martes 8 de junio, es decir, horas después de la desaparición de los hermanos (creen que después de las 21.30 del lunes 7).

Ver también: Doble crimen de los hermanos Álvarez: cuatro sospechosos detenidos

Cómo los asesinaron

Los hermanos Kevin y Franco Álvarez murieron tras una golpiza y un disparo de arma de fuego.

El más chico recibió un balazo en la nunca. También presentaba lesiones en el abdomen y la espalda. De acuerdo con el resultado de la necropsia, serían patadas y golpes de puño.

Su hermano Franco también fue ejecutado: sufrió un balazo en la sien derecha. El proyectil dañó sus ojos. Prima facie, estiman que se utilizó una pistola o un revólver calibre 22: los proyectiles se desintegraron al ingresar al cuerpo y el orificio de entrada era pequeño.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.