La escena del asesinato con sello mafioso en el oeste de Godoy Cruz dejó más preguntas que respuestas en los detectives que están a cargo de la investigación. Están, quizás, ante a uno de los casos más difíciles de resolver de los últimos tiempos si no aparece algún testigo o arrepentido que conozca detalles que sirvan para encaminar la pesquisa.

El cadáver –totalmente calcinado y mutilado por una jauría de perros que yacía en un canal, debajo de un puente de concreto hacia el sur del cementerio Los Andes Memoria– generó una profunda pesquisa en la Fiscalía de Homicidios.

Por esto, el fiscal Gustavo Pirrello se reunió ayer con los legistas del Cuerpo Médico Forense para la identificación de la víctima. Se estima que es un varón que no superaría los 25 años pero no han podido avanzar más que eso por el estado en el que se halló el cadáver. Le faltaban las piernas y el brazo izquierdo. “Puede que sea más chico de edad”, contó un detective a El Sol. 

Más allá de esto, los forenses que trabajan sobre el cadáver intentarán, por más que las probabilidades sean escasas, sacar alguna huella de la mano derecha, que no fue devorada por los perros. 

Esa mano (ver foto) se encontraba totalmente cerrada al momento del hallazgo. Los forenses le explicaron al fiscal que es un comportamiento típico que se da cuando un cuerpo es alcanzado por el fuego. Por esto, esperan un informe más profundo de la autopsia para saber si lograron extraer huellas dactilares. 

Ver también: El joven hallado mutilado en el oeste de Godoy Cruz fue asesinado

La fiscalía se encuentra, además, analizando las últimas denuncias por averiguación de paradero de personas con ese rango de edad. Asimismo, si fracasa la identificación del cuerpo, estudiarán ofrecer recompensas económicas para aquellas personas que puedan aportar datos esclarecedores a la causa. 

Lo que sí, en caso de que se presente alguna persona que estime ser familiar del fallecido, se puede realizar un cotejo ADN porque sí se pudo extraer material genético. 

Así quedó la mano derecha del joven asesinado y quemado.

Camino complicado.

Para los investigadores se trató de un crimen con sello mafioso. No es la primera vez que hallan en esa zona a un hombre asesinado tras un ajuste de cuentas narco. En un informe preliminar estimaron que a la víctima la asesinaron a golpes. Como no se puede determinar si la balearon o acuchillaron, se basaron en algunos cortes que presentaba el cuero cabelludo.

También encontraron rastros de sangre debajo del puente y se realizará una comparación para saber si pertenece al joven ultimado.

Una de las hipótesis apunta a que lo mataron en ese lugar, debajo de un puente, porque dieron con una silla quemada. Es probable que los agresores lo hayan atacado y torturado hasta asesinarlo. Y quemaron para borrar todo tipo de pruebas que puedan comprometerlos en el futuro. Sin embargo, están los que sostienen que a la víctima la ejecutaron en otro lado y la llevaron hasta zona para incinerarla. 

Más allá de las versiones, el caso es de difícil resolución. Hasta ayer no se habían presentado testigos ni familiares de algún desaparecido de la zona. 

Cualquier información, llamar al 911 o ir a la comisaría más cercana

El cuerpo del joven asesinado y quemado fue descubierto por un puestero de la zona de Pajaritos Viejos, en el oeste de Godoy Cruz. Se encontraba debajo de un puente de calles Prolongación Totoral y Proyectada, hacia el sur del cementerio privado Los Andes Memorial. Escuchó una jauría de perros que ladraba y comía el cadáver. Dio aviso al 911 y el lugar se llenó de policías y funcionarios judiciales.

En la fiscalía comenzaron a analizar las denuncias por averiguación de paradero para tomar un camino hacia la identificación del cuerpo. Sin embargo, no se trata de una tarea sencilla. 

Por esto los detectives señalaron a este diario que, en caso de que existan personas de esa zona que tengan familiares desaparecidos, que se comuniquen con el 911 –el número de emergencias de la Policía– o se dirijan a la comisaría o dependencia judicial más cercana, para evacuar cualquier tipo de dudas.