access_time 16:13
|
6 de enero de 2022
|
|
Investigación en Homicidios

Crimen de los hermanos Álvarez: los audios de las amenazas y la defensa de los acusados

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1641479315648Portada%20caso%20hermanos%20%C3%81lvarez.jpg
Los D´Agostino y los Álvarez, los cuatro protagonistas del caso.

Cada vez más cerca del juicio en su contra, Fabián y Axel D´Agostino siguen asegurando que son inocentes. En charla con El Sol, uno de los acusados brindó su versión y hasta aportó otra hipótesis.

Vicente Fabián D’Agostino Ferreyra y su hijo Axel Leonel D’Agostino Cala se encuentran detenidos desde el 28 de agosto del año pasado por el doble crimen de los hermanos Franco y Kevin Álvarez.

Un día antes de la captura de ambos, los cuerpos de las víctimas fueron hallados en la Laguna del Viborón, Maipú, tras 20 días de búsqueda: la necropsia determinó que los habían ejecutado con disparos de arma fuego.

Desde el inicio de la investigación, los acusados sostienen que son inocentes y que no tuvieron nada que ver con el asesinato de los Álvarez, a quienes habían contratado para realizar trabajos de albañilería.

La semana pasada, previo al inicio de la feria judicial, hicieron un nuevo intento por recuperar la libertad, pero la Justicia no hizo lugar al pedido y les ratificaron la prisión preventiva por el delito de homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas y por el uso de arma de fuego, que prevé perpetua.

Tras el nuevo revés judicial, que los acerca al juicio por jurados, Fabián D’Agostino mantuvo una charla con El Sol y reafirmó una vez más su inocencia. Aseguró que tenía una buena relación con las víctimas y fue crítico con la instrucción a cargo de la fiscal de Homicidios Andrea Lazo, asegurando que jamás se profundizó la hipótesis de un conflicto narco.

“El único error que cometimos nosotros es haberles dado trabajo a dos pibes que no conocíamos”, aseveró.

El obrero agregó que las pruebas en contra de ellos son insuficientes y que sólo su hijo tuvo un entredicho con Franco Álvarez por cuestiones laborales, pero esas diferencias se resolvieron rápidamente.

Justamente, este diario accedió a los audios de esa discusión que mantuvieron a través de WhatsApp Axel D’Agostino y el mayor de los hermanos asesinados.
Esas grabaciones fueron unas de las primeras pruebas con las que los detectives encaminaron las sospechas hacia los D’Agostino y continúan siendo unas de las claves de la investigación para la Fiscalía.

En las reproducciones, el mayor de los Álvarez le reclamó a D’Agostino hijo el pago de 25.500 pesos por trabajos realizados con su hermano. Ante eso, Axel trató de solucionar la situación y le explicó que no le abonó su parte por unas tareas que dejó incompletas, pero la discusión fue subiendo de tono mensaje a mensaje.

(Aclaración: durante la transcripción se omitieron algunos fragmentos e insultos reiterados que no le quitan sentido a la conversación).

- Axel D’Agostino: Mañana vamos a ir y vamos a hablar. ¿Querés la plata? Te doy la plata, no pasa nada. El día de tu hermano te lo arreglo, el tuyo no, porque vos tenías que asentar blocks y yo te lo aclaré.

- Franco Álvarez: Te he terminado todo y casi todo porque no falta nada, ¿Y no me vas a dar la plata? Vos a mí no me estás pagando una pija, yo te terminé casi de asentar los blocks y me faltan cinco corridas para terminarte todas las vinculadas.

- A. D.: Vos tenés que hacer el laburo y yo te estoy pagando. Ya mañana andá que yo te voy a pagar la plata, no te preocupés. Andate como a las siete de la tarde.

- F. A.: ¡Eh! La concha de tu hermana. Más vale que me traigas, no te hagas el piola. A mí me chupas la pija... Vos mañana me traés la plata y en la mañana, no en la tarde, a la hora que se te cante los huevos. Yo voy a estar a las diez de la mañana acá. Más vale que esté la plata, vas a ver, yo te voy a meter un tiro, gato.

Durante varios audios, Álvarez continuó reafirmando a D’Agostino que le va a “pegar un tiro” y hasta le asegura que va a ir “con los pibes del barrio”. Hacia el final del fuerte entredicho, lo amenazó de muerte.

- A. D.: Andá con quien vos quieras, negro. Que te venís a hacer el poronga. Vos tenés fierros, yo también, pedazo de gil. Y yo sé que vos no tenés nada, si sos un salame, andá mañana que vamos a hablar.

- F. A.: Y bueno, caguémonos a tiros, si vos tenés fierro, hijo de puta. Te voy a matar.

El día después de la discusión

Consultado por la pelea a través de WhatsApp entre su hijo y el mayor de los Álvarez, Fabián D’Agostino explicó que las diferencias fueron rápidamente desactivadas.

El acusado contó que su hijo le hizo escuchar los audios y eso lo enojó, ya que no quería tener problemas en el ámbito de trabajo.

Al día siguiente, cuando Franco se reunió con ellos le dijo: “¿Vos tenés los huevos para matar a mi hijo?”, a lo que Álvarez respondió que no. Del mismo modo, le formuló la misma pregunta a Axel, quien contestó de la misma manera.

“Ahí les dije: ‘Entonces dejen de hinchar las pelotas’. Le di a Franco 10.000 pesos y le dije: ‘Vas a seguir trabajando, no quiero discusiones’”, relató D’Agostino padre.

Según la versión del imputado, eso ocurrió el miércoles 2 de junio. Los días siguientes transcurrieron con total normalidad, continuando juntos las obras que tenían pendientes.

Fabián destacó que el sábado fue Franco a trabajar solo, sin su hermano: “Si hubiésemos planificado hacerle daño (a Franco), cosa que no es así, lo podríamos haber hecho ese día y no el lunes, cuando fue con su hermano”.

Ese lunes siguiente, cuando los hermanos fueron juntos a trabajar, fue el último día que los vieron con vida.

El día de la desaparición

D’Agostino padre detalló que el lunes 7 de junio los hermanos Álvarez fueron hasta el loteo a trabajar en la mañana. Entre las 14 y 15 terminaron el primer turno y los invitaron a comer unas salchipapas que habían cocinado sus hijos.

El obrero agregó que estuvieron trabajando hasta cerca de las 22: “Ellos (los Álvarez) querían terminar, pero hacía frío y les dije que seguíamos al otro día”, refirió.

Ver también: Doble crimen de los hermanos Álvarez: la confesión que cambió la investigación

Continuando con su versión, Fabián narró que les pagó a los hermanos y que, con parte de ese dinero, le compraron “una promo” (una botella de fernet y una de Coca-Cola) del negocio que tenía.

Acto seguido, cargaron las botellas a una mochila que tenía Kevin y se fueron caminando, sostiene el relato de D’Agostino.

La hipótesis narco

“Yo no salí a ver adónde se fueron. Un vecino dijo que los vio subir a un auto, pero la fiscal (Andrea Lazo) cree que porque vive cerca de nosotros lo apretamos para que dijera eso”, sostuvo Fabián D’Agostino.

Y agregó: “No tengo idea qué les pudo haber pasado. Franco tenía una deuda de dinero y de droga”.

En esa línea detalló que habían rumores sobre un conflicto por “mucha plata” que mantenía el mayor de los Álvarez con un “transa” de la zona.

Ver también: La sombra narco en la desaparición de jóvenes en el Gran Mendoza

También reveló que en la cárcel le confirmaron esa versión y le contaron que ese narcotraficante se fue de la provincia después del doble crimen de los Álvarez.

“Nunca investigaron nada de eso, total, ya tienen a dos pelotudos que no saben defenderse y los quieren hacer mierda”, sentenció.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.