access_time 18:26
|
19 de julio de 2022
|
|
Investigación en Homicidios

Crimen de la artista plástica: un ADN positivo complicó al obrero y lo imputan por femicidio

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1658267786045PORTADA%20Pinavaria%20detenido.jpg
Pinavaria en la Comisaría Cuarta, instantes después de ser detenido.

El joven de 22 años, identificado como Francisco Pinavaria, fue capturado este martes por el asesinato de Pía Persia. Se trata de un ayudante de los albañiles a cargo de las refacciones. Detectaron el celular de la víctima en su vivienda.

El principal sospechoso por el crimen de la artista plástica porteña María Pía Persia (49), quedó comprometido este martes por un cotejo de ADN positivo con los rastros genéticos levantados en el domicilio la mujer, donde fue hallada sin vida el sábado en la Quinta Sección de Ciudad.

El joven, de 22 años, fue identificado como Francisco Pinavaria Corvalán, a quien capturaron en horas de la mañana durante un allanamiento en una vivienda de Las Heras. 

Los detectives de la División Homicidios llegaron hasta ese lugar a través análisis del celular de la víctima, que fue sustraído después del asesinato, de acuerdo con la información. 

La triangulación que realizó el personal de Delitos Tecnológicos permitió detectar actividad del aparato en ese sector, donde justamente se encontraba uno de los obreros que estuvo trabajando en las refacciones de la casa de Persia. 

Pinavaria contaba con un antecedente por encubrimiento del año 2020, por lo que sus huellas genéticas ya se encontraban en la base de datos del laboratorio del Ministerio Público. Con ese registro, se hizo cotejo sobre los rastros obtenidos del trozo de tela que fue utilizado para estrangular a la víctima y el resultado fue un match positivo. 

En las próximas horas se espera que el fiscal de Homicidios Carlos Torres lo impute por homicidio agravado por mediar violencia de género, es decir, femicidio. Con esa calificación, el presunto matador arriesgará como única pena la prisión perpetua. Pinavaria quedará alojado en la Comisaría Cuarta y el miércoles se definirá su traslado a un penal provincial. 

Más allá de esa dura acusación, el móvil del crimen no está del todo claro para los pesquisas. Durante una conferencia de prensa que ofreció este martes el fiscal Torres, junto al ministro de Seguridad Raúl Levrino y el procurador de la Corte Alejandro Gulle, sostuvo que no descartan ninguna hipótesis y que aún se están investigando las circunstancias en las que ocurrió el asesinato. 

La detención

Los sabuesos de la División Homicidios desarrollaron dos allanamientos durante la mañana de este martes, después de que Pinavaria quedó sindicado como autor. 

Una de las medidas se practicó en una casa de la manzana B del barrio Tres Estrellas de Godoy Cruz, donde está domiciliado el joven.

En ese lugar secuestraron un par de zapatillas tipo panchitas, de color celeste con floreados en azul y suela blanca. Se cree que ese calzado llevaba puesto el sospechoso cuando ingresó a la vivienda de la víctima, un día antes de que fuese hallada asesinada, indicaron fuentes allegadas al expediente. 

Por su parte, por la señal del celular de Persia se realizó otro registro en una casa de la manzana A del barrio Don Bosco, en el distrito lasherino de El Borbollón. 

Allí fue detenido Pinavaria y se incautaron varias prendas de vestir: una campera inflable negra, un pantalón deportivo negro, marca Nike; un pantalón deportivo lila, marca Tex; una campera de Gimnasia, con capucha azul; una mochila azul con roja y una campera gris. 

También secuestraron una tarjeta SUBE y un celular Samsung Galaxy A02 negro, detalla la información policial.

Por su parte, también fueron detenidos los dos albañiles que estaban a cargo de los trabajos en la propiedad de Persia, uno de los cuales era capataz de Pinavaria. A los dos se les extrajo rastros genéticos que también fueron cotejados, pero los resultados fueron negativos y recuperaron la libertad a las pocas horas.  

El hallazgo y la cámara clave

Pipi Persia, como la conocían sus allegados, fue hallada sin vida la mañana del sábado en su domicilio de calle Joaquín V. González, que estaba arreglando después de mudarse meses atrás a la provincia. 

Fue uno de los obreros que estaba a cargo de esas labores quien dio con el cuerpo de la víctima, luego de ingresar al inmueble con una de las llaves que la propia mujer les había facilitado.

El hombre llamó a la línea de emergencias 911 y cuando efectivos arribaron al lugar, les relató que la última vez que había visto a la dueña de casa con vida fue el miércoles 13.

Agregó que el jueves no fue a trabajar, ya que le tocaba a otro trabajador, de quien aportó los datos. También sostuvo que el viernes debía volver, pero que no logró comunicarse con Persia, por lo se retiró.

Por ese motivo, el sábado regresó y decidió entrar, pese a la falta de respuesta de la propietaria. El hombre abrió la puerta de ingreso con la llave, comenzó a buscar a la mujer por las habitaciones y la encontró en el interior de un depósito, tendida en el piso, boca abajo y sin signos vitales. 

Durante varias horas, personal de la Policía Científica trabajó en la escena para levantar huellas y rastros genéticos. Fue durante esas labores que dieron con un trozo de tela, que estaba tirado cerca del cuerpo y habría sido utilizado para darle fin a la vida de Persia. 

Por su parte, una de las primeras pruebas que permitieron encaminar la investigación fueron las imágenes de una cámara de seguridad de un vecino, que tomó a un sujeto que ingresó el viernes pasadas las 8 y se retiró minutos después de las 9, señalaron las fuentes. 

Las características de físicas y de vestimenta, coinciden con Pinavaria. Ahora, con las prendas del joven incautadas, se podrá hacer un cotejo más preciso con la filmación de la cámara de vigilancia. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.