Videos: gran victoria de Argentina en Chile
access_time 19:53
|
8 de diciembre de 2021
|
|
Fiscalía de Robos y Hurtos

Condenaron al ladrón que se empecinó con las tiendas de bebidas alcohólicas en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1638187715616Portada%20Sainz%20Burne.jpg
Sainz, apodado el "Ojudo", tiene 33 años.

Se trata de Julio Mario Sainz Burne, quien recibió una pena de 4 años y 8 meses por seis asaltos ocurridos entre octubre de 2020 y enero de este año.

Siempre buscaba un gin o un vodka de una marca en particular, llegaba a la caja, con disimulo sacaba un arma del interior de una mochila y le exigía a los cajeros el dinero de la recaudación.

Así actuaba Julio Mario Sainz Burne (33), alias el Ojudo, quien perpetró, al menos, seis robos a tiendas de bebidas alcohólicas del Gran Mendoza, entre octubre de 2020 y enero de este año. 

El Ojudo admitió que cometió media docena de atracos durante un juicio abreviado inicial y la Justicia lo condenó a cuatro años y ocho meses de prisión. 

Fue a través de un acuerdo al que llegaron entre el fiscal de Robos y Hurtos Gonzalo Marzal, quien estuvo a cargo de la instrucción, y la defensa del malviviente.

El pacto fue homologado por el juez Gabriel Bragagnolo, del Juzgado Penal Colegiado Nº 2, quien sentenció a Sainz Burne por seis hechos de robo agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada y por una portación de arma de fuego

El maleante había quedado fuertemente comprometido en el expediente por una serie de pruebas: videos de cámaras de seguridad, vestimenta secuestrada y la descripción que aportaron las víctimas y testigos, entre otras.

Acorralado por el abundante material probatorio en su contra, optó por evitar el juicio oral y público y terminó admitiendo la autoría en seis de los ocho hechos, que inicialmente se le imputaron.

El inicio de la investigación y la detención

Fue a fines del año pasado cuando personal de la Unidad de Apoyo para la Investigación Fiscal (UDAPIF), dependiente del Ministerio Público, descubrió una serie de coincidencias en asaltos que habían sido denunciados por diferentes franquicias de la firma Central de Bebidas, localizadas en el Gran Mendoza.

Los atracos eran siempre cometidos por un sujeto en solitario que se hacía pasar por cliente, elegía una o más bebidas para comprar y cuando llegaba a la caja registradora amenazaba con un arma a los empleados para que les entregaran el dinero de la recaudación. 

A partir de eso, se realizó un cotejo de distintas características físicas y de vestimenta que describían las víctimas de los hechos, así como también fueron analizados videos de algunos de los hechos que fueron registrados por cámaras de seguridad de los locales. 

Una de las claves para constatar de que se trataba del mismo autor, fue un tatuaje en una pierna que habían mencionado testigos y fue observado en uno de los registros fílmicos.

Debido a que era una época de temperaturas cálidas, el ahora culpable siempre usaba bermuda y eso lo dejó en evidencia.

Pero la tarea de identificar al sujeto no era simple, no había huellas para cotejar y su rostro siempre estaba parcialmente tapado por el barbijo. 

No fue hasta el 15 de enero de este año cuando la primera pista que condujo hasta Sainz llegó a través de un procedimiento de rutina en jurisdicción de Guaymallén. 

Ese día, cerca de las 21.45 uniformados divisaron a un individuo a bordo de una moto que no tenía la chapa patente colocada: se trataba del Ojudo.

Tras frenarle el paso, lo requisaron y hallaron en el interior de su mochila un revólver calibre 22 largo. A los efectivos les llamó la atención que estaba cargado con tres balas de punta hueca, utilizados para provocar mayor daño al ser disparados. 

Lo cierto es que Sainz quedó detenido por la portación de arma, aunque a las pocas horas las autoridades judiciales que intervinieron en el hecho lo liberaron porque no contaba con antecedentes previos

Pero, con el paso de los días, su detención terminó vinculándose con un asalto ocurrido horas antes en un local Go Bar de La Barraca Mall. Debido a que el hecho había sido cometido bajo un modus operandi parecido a los hechos que se investigaban, Sainz quedó sindicado como autor.

Así, el martes 9 de febrero por la mañana, el Ojudo fue capturado durante un allanamiento en su casa de calle Los Jazmines, en Guaymallén. 

En el lugar se incautaron dos remeras con estampas, que concordaban por las usadas por el autor de los asaltos. Así como también una bermuda de jean, un short de River, zapatillas, un casco de moto y una mochila de Independiente Rivadavia.

Esos elementos terminaron por complicar la situación de Sainz Burne, que fue imputado y enviado al penal. Casi diez meses después de su detención, terminó condenado por seis de los asaltos. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.