access_time 20:05
|
4 de agosto de 2022
|
|
División Homicidios

Cayó otro de los Canavis por el crimen del futbolista en Las Heras

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1659651717800PORTADA%20Macaco%20Villalba.jpg
El "Macaco", otra vez complicado por un hecho de sangre.

Se trata de Franco Jesús Villalba, alias el "Macaco", quien se transformó en el tercer detenido por el hecho de sangre. En la causa están imputados sus dos sobrinos, uno de los cuales es menor de edad. Un cuarto sospechoso es buscado.

Policías de la División Homicidios capturaron la tarde de este jueves a Franco Jesús Villalba Quiroga, alias el Macaco, por el crimen de Lucas Amarilla (21), el futbolista ultimado a balazos a fines de junio en el barrio Santa Teresita de Las Heras. 

El sospechoso, conocido por ser uno de los cabecillas de la banda familiar de los Canavis, cayó durante un allanamiento que hicieron los detectives de Investigaciones en un domicilio de calle Alsina al 2600, en el barrio San Martin Fábrega.

Ver también: Una guerra por drogas como hipótesis del crimen del joven futbolista en Las Heras

Así, el Macaco se transformó en el tercer detenido de la causa, en la que ya se encuentran imputados sus sobrinos Jesús Sebastián Villalba Elizondo (18) y otro de 16 años, quien se encuentra a disposición de la Justicia Penal de Menores. 

Se espera que en las próximas horas el fiscal de Homicidios Carlos Torres, quien lidera la instrucción, defina la imputación en su contra y ordene su trasladado a prisión. 

En un principio, el expediente tenía a tres sospechosos con pedido de captura y luego de las dos primeras detenciones había quedado prófugo Nehemías Eskers, un joven de 20 años oriundo del barrio Sismo V. 

Ver también: Crimen del futbolista: el acusado que falta detener y la hipótesis que apunta a seis atacantes

En los últimos días, las pruebas que se fueron sumando a la pesquisa comprometieron al Macaco y el representante del Ministerio Público pidió su captura. 

Asesinato y dolor vecinal

La madrugada del domingo 26 de junio, Lucas Amarilla se encontraba en la casa de su hermano y cerca de las 1 salió junto a un primo, de 17 años, para comprar en un comercio de las inmediaciones. 

Mientras caminaban por las calles de la barriada, fueron sorprendidos por una serie de disparos efectuados por sujetos que estaban subidos a los techos de las casas. 

De la investigación surgió que los disparos estaban dirigidos a Andrea Soledad Lera, una mujer que se encuentra con prisión domiciliaria y vive en ese sector del popular complejo lasherino.

Lera, quien se encontraba en la vereda, fue rozada por uno de los plomos. Pero los otros proyectiles le impactaron a Amarilla y a su pariente, quienes no tenían nada que ver con el conflicto que desató la balacera. 

La peor parte se la llevó el joven futbolista, quien fue herido por dos balas que le dieron en el cuello y la nuca, señala la reconstrucción. 

Ver también: Las Heras: otro acusado de matar al futbolista cayó escondido en el baúl de un auto

Las tres víctimas fueron trasladadas al Hospital Carrillo, pero Amarilla falleció en el camino y los médicos del nosocomio sólo pudieron confirmar su deceso. 

El caso provocó una fuerte bronca y dolor en el Santa Teresita, cuyos vecinos se movilizaron en diferentes oportunidades para pedir justicia por el crimen del joven.

 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.