access_time 20:01
|
10 de mayo de 2022
|
|
Investigación en Homicidios

Atraparon al acusado de matar en un aguantadero para "defender" a su novia

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1652213661409Portada%20Bebe%20Santoni.jpg
Santoni fue imputado y pasará a prisión.

Se trata del Diego "Bebe" Santoni (23), quien era buscado por el asesinato de Eduardo "Capicúa" Ibáñez. Al parecer, atacó a cuchillazos a la víctima porque se sobrepasó con su pareja durante una juntada.

Una juntada con excesos de alcohol y consumo de estupefacientes tuvo un sangriento final a mediados del mes pasado en un aguantadero de San José, en Guaymallén. 

La víctima, Eduardo Javier Ibáñez (44), alias el Capicúa, fue ultimada a golpes y puntazos y hallada sin vida algunas horas después. 

En un principio, la causa quedó sin detenidos tras ser liberada una conocida malviviente de la zona que fue aprehendida como sospechosa.

Pero, en los últimos días las pruebas apuntaron contra un joven que frecuentaba el lugar y este martes fue capturado. 

Se trata de Diego Federico Santoni, alias el Bebe, quien cayó junto a su novia de 15 años. Al parecer, la adolescente también participó en el ataque a Ibañez, quien se habría sobrepasado con ella, de acuerdo con una línea investigativa. 

Debido a que es una menor de edad inimputable, sólo se le tomó una declaración informativa y quedó a disposición de los Equipos Técnicos Interdisciplinarios (ETI). 

Más allá de eso, su pareja quedó complicado en el expediente, ya que el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, al frente de la instrucción, lo imputó por homicidio simple agravado por la participación de un menor de edad y ordenó que pase a prisión. 

Ver también: Crimen en Guaymallén: la vida en un aguantadero y las dudas sobre la joven detenida

Santoni fue capturado por personal de la División Homicidios cerca de las 11.15 de este martes en un domicilio de calle O'Brien. 

Los sabuesos lo interceptaron cuando iba a salir de la vivienda, pero al advertir la presencia policial intentó ocultarse nuevamente en el interior, pero en cuestión de segundos lo redujeron y detuvieron. 

El Bebe fue trasladado a la Comisaría 25ª, donde quedó alojado a la espera de ser trasladado a una penal provincial. 

Un crimen en pareja 

Fue la mañana del sábado 16 de abril cuando una joven –con un importante prontuario– salió del interior de una casa de calle Santa María de Oro al 728 y le comentó a un vecino que en el interior habían asesinado a Ibáñez y su cuerpo estaba tendido en el patio. 

El testigo le dio aviso al 911 y a la madre del Capicúa, quien ingresó a esa propiedad utilizada como aguantadero y halló su cuerpo sobre un charco de sangre. El cadáver presentaba varias heridas cortantes y golpes. 

Cuando policías llegaron al lugar, la mujer les explicó que hacía dos semanas que no mantenía contacto con su hijo y, al parecer, estaba viviendo en esa casa, que era frecuentada por personajes de la zona de San José para consumir alcohol y estupefacientes. 

A pocos metros de ese lugar, fue detenida la chica que advirtió al vecino sobre la muerte de Ibáñez, ya que quedó como única sospechosa. Pero a los pocos días la liberaron porque no tenía nada que ver con el hecho de sangre

Así, el caso quedó sin detenidos, pero mediante testimonios e imágenes de cámaras de seguridad se identificó a una pareja de jóvenes: se trataba de Santoni y su novia. 

De acuerdo con fuentes allegadas al expediente, ambos estuvieron en una juntada que se hizo en el aguantadero horas antes de que el Capicúa fue hallado sin vida. 

Una hipótesis sostiene que, en medio del consumo de alcohol y otras sustancias, Ibáñez intentó seducir a la menor, quien se ofuscó y lo atacó con un arma blanca. 

Acto seguido, el Bebe se sumó y continuó agrediendo al Capicúa –habría sido a golpes y cuchillazos– hasta dejarlo sin vida, sostiene esa versión. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.