access_time 18:24
|
18 de septiembre de 2022
|
|
El asesinato de Emilio Giménez

Atraparon a un penitenciario como miembro de la banda que asaltó y mató al empresario Giménez

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1663536147690Portada%20crimen%20Gim%C3%A9nez.jpg
Arriba: Cristian Rivero, el primer detenido. Abajo: la víctima. La sangre hallada en uno de los vehículos, otra clave.

Se trata de Cristian Rivero, quien fue jefe de Seguridad del Club Independiente Rivadavia. Su hijo, líder de una de las facciones de la barra, fue capturado a principios de mes por otro asesinato. Identificaron a otro integrante gracias a material genético.

La investigación por el crimen durante un asalto del empresario Emilio César Giménez (49) en Guaymallén presentó novedades de importancia este domingo: gracias una serie de pruebas incorporadas en las últimas horas, efectivos de Investigaciones capturaron al primer sospechoso de integrar la banda que cometió el ataque.

Se trata de un penitenciario identificado como Cristian Rivero, quien fue captado por cámaras de seguridad en el interior de un Fiat Punto minutos antes de que se produjera el asalto fatal en Newbery y Padre Manzano, el jueves durante la siesta. 

Para los detectives, Rivero era uno de los integrantes de la organización que venía siguiendo y marcó a la víctima para intentar robarle los 5 millones de pesos que transportaba en su camioneta VW Amarok.

Ver también: Crimen del empresario: dos cámaras de seguridad captaron a los asaltantes

Este sujeto no es un personaje desconocido para los pesquisas policiales y judiciales: es el padre de Cristian Leandro Chori Rivero, uno de los dos jefes de las facciones de la barra de Independiente Rivadavia, la que está identificada como Villa Hipódromo.

Este joven fue detenido a principios de este mes en el marco de la investigación por el asesinato de Gabriel Gabito Videla, perpetrado el 23 enero del año pasado durante los festejos por un nuevo aniversario del club.

La relación entre los Rivero y la Lepra no termina allí: el guadiarcárcel detenido por una presunta participación en el asesinato de Giménez fue responsable de Seguridad de la institución del Parque General San Martín.

Ver también: Detuvieron al jefe de la barra brava de la Lepra por un asesinato

Tanto la causa por el asesinato del empresario como la del barra Videla, están en manos del fiscal de Homicidios Carlos Torres. Este lunes el representante del Ministerio Público lo imputará por la participación del delito de homicidio criminis causa, detallaron fuentes del caso.

El primer detenido por el conmocionante hecho quedó en la mira por seguir los pasos de la víctima mientras conducía un Fiat Punto.

Las cámaras de seguridad analizadas permitieron conocer su recorrido y deducir que era uno de los integrantes de la organización delictiva.

Para los sabuesos de Investigaciones, la integraban –al menos– 8 delincuentes que se movilizaban en tres vehículos: una camioneta Toyota RAV4 denunciada como robada en octubre del año pasado en Luján y una Jeep Renegade blanca oriunda de Córdoba.

Con orden de allanamiento en mano, este domingo desarrollaron la medida en una casa de calle Paso de los Andes de Godoy Cruz. Quedó detenido y en las próximas horas iba a ser acusado.

Rivero Gadea todavía es penitenciario. Tiene 19 años de servicio y desde enero de este año no cumple funciones porque presentó parte de enfermo psiquiátrico. A raíz de su detención, la Inspección General de Seguridad, a cargo de Marcelo Puertas, inició el expediente administrativo correspondiente.

Por su parte, continuaban con tareas instructivas para identificar al resto del grupo delictivo. Uno de ellos ya fue identificado gracias una prueba clave que se halló en la camioneta Jeep durante los trabajos de Policía Científica.

Prueba clave

Menos de una hora después del asesinato del empresario Giménez, policías detectaron la presencia de una Jeep Renagade blanca en el interior del barrio Gomensoro.

La camioneta había sido marcada como uno de los tres vehículos que utilizaron los autores para darse a la fuga después del intento de robo. Se encontraba en estado de abandono en calle Colombia, entre Francia y Canning, a casi 3 kilómetros de la escena del crimen. El motor todavía estaba caliente.

Cuando peritos de la Policía Científica inspeccionaron el rodado en el lugar, detectaron una mancha de sangre en la puerta izquierda trasera, por lo que tomaron una muestra de ese rastro hemático.

La prueba fue procesada en el Laboratorio de Genética Forense del Ministerio Público y hubo un match positivo: el ADN pertenece a un delincuente con pasado carcelario.

El ex convicto -se reserva la identidad por pedido de los detectives- quedó en la orden del día por el homicidio del empresario y hasta la tarde de este domingo permanecía prófugo.

El hecho

Giménez fue sorprendido alrededor de las 16 del miércoles por dos vehículos que lo rodearon cuando se movilizaba por el cruce de calles Newbery y Padre Manzano, a pocas cuadras de su domicilio.

La Toyota RAV4 se colocó detrás y la Jeep Renagade por delante. El empresario intentó evitar el accionar de los malvivientes haciendo marcha atrás, por lo que impactó una de las camionetas y quedó incrustado en el jardín delantero de una vivienda.

Ver también: El empresario asesinado llevaba cinco millones de pesos y no se los robaron

Acto seguido, uno de los delincuentes efectuó dos disparos con una pistola calibre 22: uno impactó en el capot y el otro le dio a la víctima en el brazo izquierdo, provocando que una esquirla se desprendiera y le ingresara en el pecho, perforándole un pulmón.

Los malvivientes se dieron a la fuga a bordo de la Jeep y dejaron el otro vehículo en el teatro del hecho. Posteriormente, también dejaron abandonada esa camioneta y la hipótesis señala que huyeron en otro auto.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.