access_time 18:35
|
1 de agosto de 2021
|
|
Investigación federal

Amenazas de muerte y llanto: cómo fue el millonario secuestro de cocaína en Ciudad

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1627847256252Portada%20banda%20Plaza.jpg
Martín Plaza tenía 3,775 kilogramos en su casa. Su cuñado y su hermana, David Gómez y Cinthia Plaza, 2,447 kilogramos.

Martín Plaza, en prisión domiciliaria por el asesinato de una mujer en el 2015, dijo que se iba a cortar el cuello si se lo llevaban. Está en silla de ruedas y continuó con ese beneficio a pesar de que le hallaron droga.

El jueves por la noche, y durante gran parte de la madrugada del viernes, efectivos federales de la División Unidad Operativa de Mendoza desarrollaron dos allanamientos antidrogas en barrio de Ciudad.

Secuestraron más de seis kilos de cocaína de máxima pureza valuados en 5 millones de pesos, trozos de marihuana, elementos de corte y fraccionamiento y detuvieron a dos hombres y una mujer como responsables de la distribución y comercialización en pequeñas cantidades de los estupefacientes.

El principal responsable de la banda, tal como informó El Sol, fue identificado como Carlos Martín Plaza, de 39 años y conocido con el alias de Chulenguito.

Este hombre, que está en silla de ruedas, no es desconocido por los pesquisas policiales de la provincia: permanecía con prisión domiciliaria desde hacía cuatro años por el crimen de una mujer en el barrio San Martín, el mismo complejo donde fue detenido por narcomenudeo.

Ver también: El homicida de una mujer fue atrapado con más de 6 kilos de cocaína en Ciudad

Lo cierto es que al trío le secuestraron más de 6 kilos de cocaína. En una casa vendían y, en la otra, la acopiaban.

Además del Chulenguito, quedaron a disposición de la Justicia su hermana, Cinthia Plaza (36), y la pareja de ella, David Gómez (59), señalados como quienes guardaban la droga en una vivienda del barrio Cano, al este del San Martín. Durante el allanamiento, además de identificar a todos los detenidos, se vivieron algunas escenas de tensión.

El Chulenguito Plaza amenazó a los policías para que no se lo llevaran y aseguró que se iba a cortar el cuello si lo hacían. Después de mostrarse violento, comenzó a resignarse y llorar implorando compasión.

Ese momento fue aprovechado por los policías federales, debido a que Plaza “comenzó mandar al frente” a algunos vecinos con la comercialización de drogas. Terminados los allanamientos, el caso quedó en manos de la Justicia federal, que iba a definir el futuro procesal de todos.

El que continuó con el beneficio de la detención domiciliaria fue el Chulenguito, debido que no había lugar para alojar a una persona en sus condiciones físicas.

En detalle

La investigación contra Plaza comenzó el 23 de julio, cuando ingresó una denuncia por comercialización de drogas en una casa del popular barrio San Martín de Ciudad.

Los policías federales confirmaron que en la propiedad, ubicada frente a una plaza, llegaban personas y se producía el típico pase de manos de la compra-venta de drogas. Ante esto, profundizaron la pesquisa. Las tareas de campo resultaron positivas e identificaron al vendedor.

Con sus datos filiatorios, supieron que estaban frente a un homicida que pasaba sus días encerrado con prisión domiciliaria.

Otro de los datos importantes de la causa fue confirmado cuando el Chulenguito Plaza se quedaba sin cocaína o marihuana para la venta. Dejaba de realizar las maniobras de comercialización y llegaba su hermana el cuñado hasta su casa.

Lo hacían en una Chevrolet S10 negra. De la pesquisa surgió que Cinthia Plaza y su pareja le llevaban la mercadería hasta el barrio San Martín y utilizaban al hombre inválido con el fin de obtener importantes ganancias. Los seguimientos permitieron determinar que en una casa de calles Los Olmos y Los Alerces, en el barrio Cano, había más droga.

Con todas las pruebas reunidas, se solicitaron las ordenes de allanamientos. En este último domicilio encontraron 2,447 kilogramos de cocaína, medio ladrillo de marihuana, una balanza de precisión, bolsas de nailon transparentes, papeles metalizados y una balanza de precisión.

Además, había 100.000 pesos en efectivo. Por su parte, en el barrio San Martín, donde pasaba sus días el Chulenguito, secuestraron 3,775 kilogramos de cocaína, 5 mil pesos que serían producto de la venta, además de teléfonos celulares.

En su casa

El Chulenguito Plaza, quien recibió el beneficio de la detención domiciliaria en el 2017, fue condenado a 18 años de cárcel (pena unificada con un robo) por el homicidio de María Lourdes Godoy, perpetrado el 1 de enero del 2015 en el barrio San Martín.

La instrucción del fiscal Gustavo Pirrello permitió determinar que este hombre manejaba un VW Gol acondicionado para personas con discapacidad y disparó nueve veces contra Godoy y su pareja, Federico Molina.

Al parecer, el objetivo del matador era este hombre, pero la mujer se puso delante de él como “escudo” y recibió dos proyectiles (uno en el tórax) que terminaron con su vida a los pocos minutos. 

La víctima tenía dos hijos de 12 y 14 años por aquellos días. Al otro día, gracias a la declaración de algunos testigos (el hecho fue durante la siesta del primer día del año del 2015), se produjo la captura del Chulenguito Plaza.

En un primer momento, el imputado negó el hecho. Sin embargo, pruebas halladas en el vehículo (una vaina servida) y el aporte de los declarantes, fueron suficientes para que la Quinta Cámara del Crimen lo condenara en febrero del 2016.

Ese mismo año se le unificó la pena con un robo agravado y le fijaron 18 años de encierro a cumplir hasta el 2 de setiembre del 2027.

Ahora, deberá responder –nuevamente– por una causa de violación a la Ley de Estupefacientes.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.