access_time 16:41
|
11 de noviembre de 2021
|
|
Investigación en Homicidios

Alerta por más testigos baleados en causas contra la banda de la Yaqui

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1636658945420Portada%20Campo%20Papa.jpg
Adrián Estrada (prófugo); el menor de edad que tenía pólvora en su cuerpo y la mujer que conducía el vehículo.

El martes dos jóvenes fueron atacados en el Campo Papa. Una de las víctimas está en coma. Hubo dos detenidos. Un tercero está prófugo. Las hipótesis.

Utilizaron pistolas calibre 9 milímetros y 380. Dispararon cuatro veces a plena luz del día, minutos después de las 17.30 del martes. Un par de proyectiles dieron en el blanco. Las víctimas fueron dos jóvenes de 21 y 22 años, quienes caminaban y sufrieron diversas lesiones. Una de ellas, este jueves, se encontraba en coma inducido.

La hipótesis que manejan los detectives apunta a intentos de asesinato para silenciar a testigos que aportan información esclarecedora en causas que se instruyen contra personajes que integran bandas criminales del oeste de Godoy Cruz.

Ver también: Atacaron a balazos a dos jóvenes en el Campo Papa

El ataque ocurrió en el popular Campo Papa, tal como informó este diario, y la causa quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Claudia Alejandra Ríos, quien ordenó la detención de tres personas identificadas el mismo día de la balacera. Dos quedaron comprometidas con el hecho luego de ser apresadas y la restante está identificada y con pedido de captura.

El Ministerio Público e Investigaciones profundizaron los rastrillajes porque el móvil del hecho de sangre está relacionado a otra causas que están en la Unidad Fiscal de Homicidios y tienen como principal detenido con prisión preventiva a Patricio el Negro Garrido (27), el yerno de la jefa narco conocida como la Yaqui (Sandra Jaquelina Vargas).

Fuentes policiales consultadas por El Sol señalaron que “soldaditos” o personajes que responden al Negro Garrido, quien es la pareja de Silvina Gelvez –la hija más grande de la Yaqui–, atacaron a Miguel Ángel Valdivia hijo y a Gabriel Cabral en la zona conocida como la Línea en venganza de las declaraciones que el primero de ellos viene realizando en el expediente iniciado después de la muerte de su padre.

La fiscal Andrea Lazo mantiene tras las rejas al Negro Garrido por dos hechos de sangre: uno de ellos, ocurrido el 11 de noviembre del 2018, tuvo como víctima a Miguel Ángel Valdivia padre. Este hombre integró la banda de la Yaqui y era conocido como el Cabezón. Murió el 12 de enero de este año luego de recibir cinco balazos y Garrido fue imputado por tentativa de homicidio.

Si bien la familia de la víctima insiste en que Valdivia dejó de existir dos años y dos meses después como consecuencia de las lesiones que le produjeron los plomos que salieron de un arma que portaba Garrido, la Justicia no pudo comprobarlo a través de su historia médica clínica pero sí lo imputó querer asesinarlo.

Ver también: La muerte de un ex cuñado de la Yaqui y una sorpresiva imputación

Justamente, el hijo del Cabezón, que lleva su mismo nombre, es uno de los principales testigos de esa investigación penal. Y estaba citado para declarar nuevamente esta semana cuando lo quisieron asesinar.

Fuentes hospitalarias señalaron que Miguel Valdivia hijo se encontraba este jueves por la tarde en coma inducido y su estado revestía gravedad. “Quizás no vuelve a caminar porque un plomo le causó lesiones en un pulmón y se alojó cerca de la columna”, describieron a este diario desde el Hospital Central.

Por su parte, Cabral recibió un plomo en la zona del hombro y también quedó internado el servidor público de calle Alem.

Nada es casual

Además del expediente por la muerte del Cabezón Valdivia, la fiscal Lazo tiene a su cargo la investigación del crimen de Lucas Ariel Torres. Este joven de 18 años fue asesinado el 17 de diciembre del año pasado en la zona de calles Arturo Ilia y Chapadmalal, en el citado asentamiento.

Ver también: Testigos baleados y amenazados y la sombra de la banda de la Yaqui en una causa de asesinato

Los testigos –dos jóvenes y una chica– contaron que fueron tres partícipes del ataque contra Torres: el Negro Garrido, un menor conocido como el Bebo y Emanuel Emita Morales.

A principios de octubre, este último reconoció la plataforma fáctica de la fiscalía en un juicio abreviado y recibió 10 años y 8 meses de cárcel.

Básicamente, admitió que Garrido llevaba una pistola, se la pasó a él y luego el Bebo ejecutó a Torres. Por esa causa, los dos jóvenes que confirmaron la hipótesis de los investigadores fueron baleados este año en Godoy Cruz y la chica, amenazada para que cambie su versión.

Ver también: La condena por homicidio que complicó al yerno de la Yaqui

Los casos generaron preocupación en su momento porque ocurrieron cuando la causa se encontraba en pleno proceso investigativo y los autores serían del entorno del Negro Garrido, ya que fueron vistos en la escena cuando mataron a Torres.

Este martes, al sumarse como víctima Valdivia hijo antes de declarar otra vez en la causa, la alerta llegó a la Justicia y el temor se apoderó de la zona.

Apenas se escucharon las detonaciones, los testigos marcaron a una mujer de más de 40 años que iba al mando de un Peugeot 207 y a los dos jóvenes que transportaba.

Personal policial de la Unidad Motorizada de Acción de Rápida (UMAR) fue alertada después de llamados al 911 y salió en búsqueda del vehículo, que fue divisado por calles Salvador Arias e Ilia.

Finalmente, le dieron alance después de una breve persecución a metros de una vivienda de la manzana F del barrio La Esperanza.

Capturar a la conductora, identificada como Emilce Arancibia, y un chico de 16 años (ser reserva su identidad).

Un tercero, quien tiene 18 años y fue identificado como Adrián Estrada, logró escapar corriendo y quedó con pedido de captura. Durante la huida, arrojó una pistola calibre 380 y la misma fue incautada.

Arancibia fue imputada por encubrimiento y el menor fue sometido a una serie de peritajes para confirmar si había disparado un arma de fuego. El resultado no tardó en llegar a la fiscalía de Ríos y fue positivo: presentaba restos de pólvora en una mano y en la ropa.

Todos, destacaron fuentes policiales y judiciales, “están relacionados a la banda de la Yaqui y a otros personajes cercanos a Patricio Garrido”, finalizaron.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.