access_time 14:02
|
20 de marzo de 2007
|
|
IMPLICADO EN ROBO DE AUTOS

Policía se suicida antes de ser detenido

El efectivo, quien era oficial ayudante de El Carrizal, se disparó en la sien cuando estaba cercado tras un procedimiento montado ayer por el robo de un remís. Se determinó que la casa que estaba alquilando ?con otra identidad?, ubicada en Guaymallén, funcionaba como aguantadero de vehículos robados.

    Un hombre que se desempeñaba como oficial ayudante de la Policía en la subcomisaría de El Carrizal, quien habría estado involucrado en el robo de vehículos y la comercialización en negro de autopartes, decidió terminar ayer con su vida luego de quedar atrapado en medio de una emboscada policial. David Ricardo Villagra (25), oficial ayudante en actividad, estaba domiciliado en Capilla de Nieve 1601, en el barrio Alameda de Guaymallén.

    A ese domicilio llegaron durante la madrugada de ayer efectivos policiales, bomberos y personal del Grupo Especial de Seguridad (GES), ya que tenían información de que en el lugar se había ocultado un remís robado. Cerca de las 7.50, al encontrarse cercado –según informaron fuentes policiales–, el hombre se efectuó un disparo en la sien, que terminó de inmediato con su vida.

    EL PEOR DESENLACE. El fatal episodio comenzó cerca de la 1. Un llamado al Comando Radioeléctrico dio aviso de la sustracción de un remís de la empresa Rumbo en la estación Red Mercosur, ubicada en Allayme y Mathus Hoyos de Guaymallén. Según se desprendió de la denuncia, una pareja –compuesta por un hombre y una mujer de no más de treinta años– había robado el vehículo, un Chevrolet Corsa gris, sin agredir al conductor.

    Inmediatamente comenzaron las tareas de rastreo del rodado a través del sistema satelital GPS, que arrojó como resultado que el remís estaba en la zona de la intersección de Allayme y Capilla de Nieve, a unas pocas cuadras del lugar donde sucedió el atraco.

    Durante toda la madrugada se desplegó un espectacular operativo que involucró a varios efectivos policiales para el procedimiento, quienes se congregaron en la puerta de la vivienda, aguardando la orden para realizar el allanamiento e irrumpir en el lugar donde se encontraba el remís, según había indicado el GPS.

    Minutos después de las 7, el fiscal Mariano Carabajal –de la Fiscalía de Guaymallén– libró la orden y se presentó en el lugar junto al GES. Como primera medida, lanzaron una granada de gas lacrimógeno y sacaron de la vivienda a la mujer de Villagra –identificada como Ana Luques (24), quien había participado del robo del remís horas antes– y a los cuatro hijos de la pareja.

    Sin embargo, el hombre –quien alquilaba esa vivienda– se había refugiado en un entretecho de la casa y, viendo que el desenlace era inminente, decidecidió ponerle fin a la pesadilla.Un disparo sorprendió a todos los efectivos, familiares y vecinos que se había reunido en el lugar, por lo que, de inmediato, ingresaron a la vivienda y se encontraron con un panorama desagradable: aparentemente, Villagra no estaba dispuesto a soportar todo el procedimiento que le esperaba una vez que sus colegas lo detuvieran, por lo que se efectuó un disparo en el costado derecho de la cabeza.

    La bala atravesó toda la testa y salió por el costado izquierdo. En su trayecto, perforó también el techo de chapa de la vivienda prefabricada. Villagra cayó muerto y, dada la gran contextura del hombre, el sobretecho cedió, llevándose al cadáver hacia abajo. Esto dificultó las tareas de los efectivos por sacar al cuerpo del lugar.

    FALSA IDENTIDAD. Cuando ya se había producido el deceso pero aún continuaba el procedimiento, llegó al lugar Miriam García, propietaria de la casa que le estaba alquilando al efectivo.Visiblemente alterada, García indicó que el inquilino se había identificado como Juan Pablo Más para alquilarle la propiedad.

    “Llevaba menos de un mes viviendo acá y no habíamos firmado el contrato todavía, porque él había argumentado que el garante se encontraba de viaje y volvería dentro de unos días”, indicó García, quien agregó:“Hace unos días, una vecina me había comentado sobre un movimiento sospechoso de varios vehículos en el lugar”.

    Por su parte, el fiscal Carabajal indicó que Villagra no había participado en el robo del remís. Pero no descartó que haya integrado una megabanda que se encontraba operando como desarmadero y en el mercado clandestino de las autopartes. Es que en el lugar se encontraron, además de dos armas, partes de autos que habían sido desarmados.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.