access_time 01:29
|
12 de noviembre de 2012
|
|

MAIPÚ: EL UNIFORMADO QUEDÓ DETENIDO

Policía confundió a un joven de 22 años con un ladrón y lo mató

Fue en un local de calle Padre Vázquez. La víctima estaba pagando un alquiler. El agente creyó que le robaba a su madre y disparó dos veces.

La conmoción se apoderó anoche en una despensa de Padre Vázquez 970 de Maipú cuando un policía de 25 años mató a un muchacho de 22 que había llegado al lugar para abonar la renta de una vivienda al confundirlo con un asaltante. El hecho de sangre ocurrió a las 21.15 y el auxiliar, quien se desempeña en Policía Rural y proviene de una familia de uniformados, quedó detenido en la Oficina Fiscal Nº10 a la espera de que los fiscales Santiago Maximiliano Garay y María de las Mercedes Moya le tomaran una declaración (ver aparte).

La víctima fue identificada como Matías Ezequiel Torres Manrique, quien residía en el barrio Maitén de ese departamento y recibió, prima facie, dos disparos en la zona del tórax. Todo comenzó a la hora citada, cuando un par de malvivientes ingresó al local San Cayetano, ubicado a unas siete cuadras hacia el norte de la plaza departamental y abordó a la propietaria, identificada como María, madre del policía detenido, con fines de robo. Los asaltantes, no mayores de 30 años y portando armas de fuego de grueso calibre, según explicaron los testigos –uno llevaba una escopeta recortada–, estaban siendo esperados por un cómplice en un Fiat Duna blanco estacionado sobre calle Falucho –al norte del comercio– para escapar rápidamente.

En el interior de la despensa, donde coexisten quiosco, panadería, verdulería, librería, fiambrería, se encontraba Torres Manrique, charlando con la dueña del lugar. El joven le estaba pagando la renta de una propiedad que alquilaba en el barrio Maitén a la mujer. Al ver que ingresaban los asaltantes y atacaban a María, Torres se escondió detrás de un mostrador, explicaron fuentes policiales y judiciales que estuvieron presentes tras el terrible hecho. Los gritos de la dueña hicieron que su hijo, el policía Darío Agosti, quien se encontraba en la planta superior del inmueble, sacara su arma de fuego reglamentaria (una pistola 9 milímetros) y bajara para socorrer a su madre.

Al ingresar al comercio, que está conectado con la despensa, comenzó a disparar contra los asaltantes, que lograron esquivar las balas y se dieron a la fuga rápidamente. Policía Científica halló dos vainas servidas y una pistola de menor calibre. Como el nerviosismo reinaba en el lugar, Agosti se topó con Torres Manrique detrás del mostrador y lo baleó. El efectivo, quien se encontraba de civil, confundió al joven con un asaltante y apretó el gatillo de su arma de fuego. Torres había llegado en una moto 125 naranja marca Zanella –una versión sostiene que junto con su novia, que fue derivada a la Oficina Fiscal Nº10– y tenía pensado volver a su casa.

Enterado por su madre de que no era uno de los malvivientes, Agosti cargó junto con otros familiares al joven gravemente herido y lo llevó en un auto particular, una camioneta EcoSport roja, hacia el Hospital Paroissien. A pesar del esfuerzo de los médicos, murió a los pocos minutos. Anoche, los fiscales Garay y Moya decidían si imputaban al policía por el homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por la función. LA ESCENA. Policías buscan pruebas en la despensa San Cayetano, donde fue el hecho (arriba). Los fiscales Garay y Moya, intercambian datos (abajo). 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.