access_time 12:34
|
18 de diciembre de 2006
|
|
CHILE

Pinochet había reivindicado sus actos

Lo hizo en dos entrevistas inéditas, una de las cuales realizaron especialistas de una universidad. Fueron publicadas por La Tercera y El Mercurio

        El fallecido ex dictador chileno Augusto Pinochet puso al general Manuel Contreras al frente de la represión “porque era bravo”; reconoció que tuvo problemas con el jefe de Aviación, Gustavo Leigh, desde el día del golpe e insistió siempre en definirse a sí mismo como un demócrata. También encontraba prepotente al cardenal Raúl Silva Henríquez y sentía desagrado hacia el presidente Patricio Aylwin, a quien entregó el poder en 1990, tras haber perdido el plebiscito de 1988. Estas y otras revelaciones están contenidas en una entrevista que una historiadora y tres directivos de la universidad privada Finis Terrae le hicieron mientras estaba detenido en Londres y que ayer publica el diario La Tercera.


        El diario El Mercurio publica a su vez otra entrevista, hecha en setiembre de 1998, cuando era senador vitalicio, un mes antes de que viajara a Londres, donde sería detenido, en la que afirma que duerme tranquilo, que no tiene preocupaciones y que siempre ha sido un demócrata. “Puse a Contreras (al frente de la represión) porque había que apretar, era necesario un hombre que fuera bravo, porque los otros eran harto bravos”, dijo y añadió que lo sacó de su cargo de jefe de la DINA, la policía secreta, “porque me mintió”.


        Aseguró que él jamás dio “una orden mala” y que dispuso “que no se apremiara a los detenidos. Si me fallaron, ¿qué culpa tengo yo? Cuando sabía que había apremio a algún fulano, hacía un sumario, lo mandaba a la Justicia. Tampoco los podía fusilar (a los agentes)”. La labor de Contreras en la DINA dejó 3.200 muertos, un tercio de ellos desaparecidos y más de 28.000 torturados, según cifras oficiales. Pinochet asegura que el general Leigh, el 11 de setiembre de 1973, se mostraba reacio a bombardear La Moneda. “¿Qué pasa –le dije– que no llegan los aviones.



       Parece que (Leigh) no quería, alcancé a mover los tanques, los cañones, la iban a hacer añicos”, sostiene. Agrega que en julio de 1978, cuando Legh fue destituido tras haber demandado una transición de cinco años para entregar el poder, “creí que se me iba a sublevar la aviación”. Sobre el cardenal Silva Henríquez, quien defendió los derechos humanos, dice que “lo encontraba un prepotente” y que para relacionarse con la Iglesia católica, “puse a un general, después a otro y a otro.No daban resultado, porque todos son medio pechoños (muy católicos). Agachaban la cabeza. Yo no les agachaba la cabeza”, indicó Pinochet.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.