Mirá en vivo el show popular desde la Plaza de Mayo
access_time 19:35
|
10 de septiembre de 2019
|

Tragedia en la Costanera

Pidió perdón por matar a dos niños pero no se lo aceptaron

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15681548019011%20IMG_2917.jpg
Así llegaba Caccia a la sesión que se realizó este martes en los Tribunales provinciales.

José Caccia se jugó la última chance para salir de la cárcel antes de llegar al debate por la muerte de Agustín y Abril Kruk. Fue durante la audiencia de apelación al rechazo de la domiciliaria. Los jueces pasaron a un cuarto intermedio para tomar una decisión.

José Osvaldo Caccia Barrionuevo se encuentra detenido desde fines del año pasado, cuando fue uno de los conductores que intervino en la tragedia vial de la Costanera que le costó la vida a los hermanos Agustín (7) y Abril Kruk (3).

Este martes, el acusado se jugaba la última chance para salir de la cárcel antes del juicio, durante una audiencia de apelación al rechazo de pedido de detención domiciliaria. El acusado pidió perdón por primera vez a los padres de los niños, Ángel Kruk y Carla Plagiaricci, quien sobrevivió al siniestro. Pero, tanto la mujer como su ex esposo no aceptaron las disculpas.

En el comienzo de la sesión, la defensa planteó una nulidad sobre la audiencia anterior, en la que el juez Sebastián Sarmiento, del Juzgado Penal Colegiado Nº2, le había negado al conductor la detención en su casa.

Esto, porque entendían que el magistrado no había cedido la palabra a su cliente, además de que no se había valorado debidamente el domicilio fijado para cumplir el beneficio y los peritajes psiquiátricos a Caccia.

No obstante, el Tribunal Penal Colegiado presidido por Luis Correa Llano, que tuvo como vocales a sus pares Ramón Spektor y Mateo Bermejo, no hizo lugar al recurso.

Ver también: Fotos: pintaron estrellas para los hermanos Kruk

Posteriormente, se le brindó la posibilidad de hablar a Caccia, oportunidad que aprovechó para pedir perdón a la familia de las víctimas fatales. Asimismo, sostuvo que no quiso “matar a nadie”, según la información judicial.

En contrapartida, los padres de las criaturas también tuvieron su turno para hablar y no aceptaron el pedido de disculpas. Además, la mujer le aseguró a Caccia que no le creía y no lo veía arrepentido.

En tanto, desde la querella sostuvieron que el domicilio fijado por los defensores no cumple con las condiciones solicitadas, ya que estaba ubicado a sólo cinco cuadras de lugar donde vive la madre de los hermanitos fallecidos.

Tras terminar de hablar las partes, el tribunal decidió pasar a un cuarto intermedio para tomar una decisión, por lo que se deberá fijar una nueva fecha para reanudar la audiencia.

Ver también: Choque en la Costanera: dura acusación contra los conductores

En caso de que el tribunal ratifique la decisión que había tomado Sarmiento, representará un fuerte revés judicial para Caccia y su defensa. Esto, porque, de ser así, habrán agotado todas las instancias que tenían para sacarlo de la cárcel y deberá aguardar tras las rejas hasta que se desarrolle el debate en su contra.

Por su parte, fuentes judiciales revelaron que el fiscal de Delitos de Tránsito Fernando Giunta, que lidera el expediente, pronto estará en condiciones de dar por finalizada la instrucción y solicitar la elevación a juicio.

El hecho

El siniestro fatal tuvo lugar la tarde del viernes 14 de diciembre. Cerca de las 19, Carla y sus dos hijos caminaban por calle Matienzo de Guaymallén, cerca del límite con Ciudad, en dirección al este.

La mujer y los pequeños cruzaron una mano de la Costanera, la que va en sentido sur, y aguardaban en la vereda para pasar a la otra.

Ver también: Dolor y pedido de justicia por los niños atropellados en la Costanera

En ese instante, un camión Fiat Iveco que circulaba por calle Matienzo hacia el oeste le tapó el pasó a un Ford Fairlane ­–conducido por Caccia– que circulaba por la mano de la Costanera que va hacia el norte. Al esquivarlo, este atropelló a la mujer y a sus hijos, quienes estaban en la esquina esperando su turno para atravesar la arteria.

Seguidamente, un Volkswagen Gol rojo que ingresó a contramano por calle Matienzo también intervino en el siniestro, aunque resultó prácticamente intacto. Mientras, las víctimas quedaron entre el Fairlane y una camioneta Ford Ranger blanca que estaba parada.

Tras el hecho, los niños fueron llevados al Hospital Notti y su madre, al Hospital Central. Agustín falleció en la madrugada del sábado 15, mientras que su hermana dejó de existir el sábado 22 de ese mes.

En principio hubo tres conductores imputados pero la Justicia terminó sobreseyendo a dos de ellos, y Caccia quedó como único acusado.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.