access_time 16:43
|
7 de mayo de 2019
|

Pidieron perpetua para un asesino serial

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/155725816023018341840_10212744269550137_4979487436211469828_n.jpg
Fuente: El Ciudadano web

Comparado con Robledo Puch, Javier Hernán Pino mató a 5 personas en 8 meses durante 2015. Ya cuenta con dos condenas de similar gravedad por dos homicidios. Cayó por una pericia balística.

Un fiscal pidió este martes la tercera prisión perpetua para un asesino múltiple que está acusado de matar a cinco personas en Capital Federal, Salta y Rosario en un lapso de ocho meses durante 2015 y que fue descubierto por una pericia balística que determinó que una pistola 9 milímetros suya fue empleada en los cinco homicidios, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Javier Hernán Pino (29), quien por la cantidad de homicidios y su modus operandi al ser detenido hace cuatro años fue comparado con el mayor asesino serial de la historia criminal argentina, Carlos Robledo Puch, alias "El Ángel de la Muerte".

Pino ya cuenta con dos condenas a perpetua en Salta y Rosario por tres homicidios, pero desde el 21 de febrero pasado está siendo juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal 3 porteño por los dos primeros asesinatos que se cometieron en Capital Federal.

El fiscal del juicio, Andrés Madrea, pidió que Pino sea condenado nuevamente a la máxima pena del Código Penal por los homicidios del comerciante chino Ni Qi Fu (40) y la masajista Claudia Sosa (32).

Al término de los alegatos, donde la defensa oficial del imputado pidió su absolución por el beneficio de la duda o subsidiariamente una pena por homicidio simple, los jueces Gustavo Rofrano, Miguel Ángel Caminos y Gustavo Valle pasaron a un cuarto intermedio hasta el 17 de mayo cuando el imputado pronunciará sus últimas palabras y después se conocerá el veredicto.

Según la investigación que involucró a cuatro fiscales -dos porteños, otro salteño y uno rosarino-, y a la División Homicidios de la Policía Federal (PFA), Pino tenía como modalidad hacerse amigo de sus víctimas para luego asaltarlas y ejecutarlas casi siempre por la espalda y con un arma con silenciador.

Pero la clave para unir todos los casos fue el Sistema Automatizado de Identificación Balística (SAIB), la base de datos que compara los proyectiles y vainas que son recolectados en distintos hechos criminales que ocurren en el país.

Los peritos de la División Balística de la PFA que operan el SAIB concluyeron que las vainas que el asesino dejó en estos cinco homicidios cometidos en Capital Federal, Salta y Rosario provenían de una misma pistola marca Taurus 9 milímetros secuestrada en poder de Pino cuando fue detenido el 21 de octubre de 2015 en la ciudad santiagueña de Frías.

La cronología de los crímenes atribuidos a Pino comenzó con el homicidio de Ni Qi Fu el 16 de febrero de 2015 en su supermercado de la calle Matheu 29, en el barrio porteño de Balvanera, cuando apareció ejecutado de ocho balazos 9 milímetros.

En un principio se pensó que podía tratarse de un caso de "mafia china", pero luego se determinó que había faltado dinero.

En el alegato, el fiscal Madrea resaltó que el comerciante fue ejecutado "a quemarropa" y además de las vainas que lo comprometieron, mencionó que dos testigos ubicaron a Pino cerca del lugar del hecho.

El 15 de abril de 2015, Claudia Sosa (32) fue hallada asesinada en su departamento planta baja que alquilaba en la calle Tucumán 1545, en la zona de Tribunales y frente a la ex comisaría tercera, actual 1A de la Policía de la Ciudad.

La masajista presentaba un único disparo en la nuca y del lugar se secuestró una vaina calibre 9 milímetros que después incriminó a Pino y se estableció que robaron una computadora y quizás unos ahorros de la víctima.

En su alegato, Madrea sostuvo que Sosa fue ejecutada de un tiro limpio en la nuca realizado a corta distancia y posiblemente con un arma con silenciador, razón por la que ningún vecino escuchó el disparo.

En la mesa del living se encontraron dos tazas de café servidas, lo que dio la pista de que Sosa había recibido a alguien conocido, y un estudio de ADN determinó que en una de las cucharitas se halló el perfil genético de Pino.

Por ambos casos, Madrea pidió hoy que Pino sea condenado a prisión perpetua por como autor de dos homicidios criminis causa en concurso con robo y en el caso de Sosa le agregó el agravante de la alevosía.

Los otros tres homicidios por los que Pino ya fue condenado en otros dos juicios a prisión perpetua son el de Ariel Fernando Ríos (28), un playero de una estación de servicio de la localidad salteña de El Galpón asesinado el 13 de julio de 2015, y el de los hermanos Agustina (28) y Javier Ponisio (25), cometido el 16 de octubre de 2015 en la ciudad de Rosario.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.