access_time 17:14
|
3 de agosto de 2006
|
NUEVA ORDENANZA EN CIUDAD

Piden más tiempo para prohibir el cigarrillo

La prohibición de fumar en ambientes cerrados de Capital despertó reacciones encontradas. Mientras los ciudadanos en general apoyan la ordenanza capitalina, desde las cámaras empresarias miran la medida con recelo y pedirán más tiempo al Ejecutivo municipal para implementarla

          El intendente de Capital, Eduardo Cicchitti, anunció que intentará agilizar los plazos para reglamentar la norma, que inicialmente era de 60 días, y adelantó que no está de acuerdo con permitir que se fume, incluso, en superficies mayores a 100 metros cuadrados, por lo que llevará el debate al Concejo Deliberante. Mientras, las cámaras de empresarios del comercio le pedirán a Cicchitti, en los próximos días, que la medida se implemente en un plazo mayor a seis meses para que exista un período prudencial de concientización sobre la población y, además, para que los propietarios puedan reacondicionar los locales.


         La prohibición de despuntar uno de los vicios legales más dañinos se extenderá a bares, restoranes, locales bailables, hoteles y otros comercios que no cuenten con un área exclusiva para fumadores. Además, queda expresamente prohibida la venta de tabaco a menores de 18 años y los anuncios publicitarios que fomenten el consumo. La norma establece multas que van desde los 500 hasta los 2.000 pesos para los propietarios de comercios que permitan el hábito de fumar en sus instalaciones, mientras que los fumadores que se resistan y enciendan un cigarrillo serán sancionados y obligados a pagar desde 25 a 100 pesos.


        El Sol recorrió los comercios mendocinos para conocer la opinión de quienes serán los principales responsables de que la medida se cumpla. Carolina Cuchiarelli, empleada de un café de la galería Kolton, manifestó que está de acuerdo con la ordenanza y advirtió que nadie de Capital se acercó todavía para hablar de las medidas pero, cuando lo hagan, van a colocar los carteles que indiquen el área para fumadores.


         Por su parte, José Soriano, propietario del Coffe Restaurant, mostró su satisfacción con la nueva norma y dijo que, en el invierno, es imposible almorzar respirando aire puro, debido a la alta cantidad de fumadores. Mientras, Gonzalo Martínez, encargado de un cíber de calle San Martín, comentó que, en una charla con el dueño del negocio, se pusieron de acuerdo para prohibir que se fume en el local, puesto que este no tiene las medidas que estipula la Municipalidad de Capital. La medida, que fue aprobada el lunes con los votos del oficialismo, fue tildada de autoritaria por los concejales de la oposición.


        El demócrata Pablo Priore insistirá con la incorporación de bares para fumadores. Según su proyecto, estos locales permitirían el ingreso irrestricto de fumadores, pero podrían ser gravados con mayor presión impositiva, para desalentar su instalación.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.