access_time 16:26
|
24 de julio de 2006
|
INSEGURIDAD

Piden más policías a la salida de las discos

Los encargados de los boliches de Chacras reclaman más seguridad en las horas de cierre. Quieren más presencia policial en la ruta. Los últimos acontecimientos.

    El factor inseguridad también llegó a la noche mendocina. Bolicheros de Chacras piden mayor colaboración policial a salida de los locales bailables para controlar a los más de 10.000 jóvenes que concurren los fines de semanas. Aducen que el personal de seguridad debe cumplir funciones que no le corresponden fuera de las instalaciones.

    CONTROLAR LA SALIDA. Varios incidentes han sucedido en los últimos tiempos fuera de las discotecas. Denuncias de maltrato por parte de empleados de seguridad, violencia entre grupos de jóvenes, una chica atropellada por un vehículo en medio de la ruta cuyo culpable no se conoce aún. Estos y otro tipo de historias están ocurriendo frecuentemente en Chacras y nadie se hace responsable. Por lo tanto, encargados de seguridad de los boliches solicitan que se agreguen móviles en el horario en que bajan miles de automóviles después del baile.

    Alegando que pasadas las 5 de la madrugada Chacras es tierra de nadie, Claudio Cardozo, encargado del personal de Al Diablo, estipula que, como medida de mayor seguridad y precaución, lo conveniente sería instalar tres móviles policiales en el sector que abarca a siete boliches (Orus, Alquimia, Aloha, Euro, Al Sur, Let's Go y Al Diablo). Se descarta La Guanaca porque en sus inmediaciones suele ubicarse un patrullero toda la noche. Los fines de semana, especialmente los sábados, se colocan un patrullero y una tráfic con dos oficiales cada uno, controlando el ingreso a la franja principal de los locales bailables, mientras que, después de las 5, esos efectivos policiales abandonan su puesto y nadie más hace guardia en la bajada de Chacras.

    "Es inconcebible que en el horario en que suben los chicos a bailar exista control policial y que, cuando vuelven a sus casas, no exista nadie que los prevenga ni los inspeccione", declaró Cardozo. La idea de los bolicheros es que un patrullero se coloque en cada extremo de la ruta que une a los locales, y otro haga rondas por la zona. El jefe de seguridad de Alquimia, José Peña, también coincidió con sus compañeros.

    "Los mayores inconvenientes se dan afuera del boliche y no adentro. A bailar sube gente buena, mala, de todo un poco, y es necesario contener de alguna manera a esa cantidad de personas", indicó Peña, agregando: "Al final, la cara de la noche la terminamos poniendo nosotros (por el personal de seguridad privada), pero tampoco recibimos colaboración de nadie".

    MÁS PROBLEMAS. Los bolicheros no sólo se preocupan por la falta de control policial en la salida de los locales bailables, sino que otras imprudencias también quedan al azar. Son aproximadamente 10.000 jóvenes los que suben a las discotecas de Chacras y varios de ellos manejan con un grado alcohólico a veces incontrolable. Al respecto, los encargados de seguridad manifiestan la necesidad de incrementar el rigor en los controles.

    Otro problema que preocupa a los bolicheros es el robo en las taquillas de los locales. Son los patovicas, que no poseen armas, quienes deben hacerse cargo del cuidado de un importante monto de dinero. También reclaman por una ambulancia en la zona que agilice el accionar en caso de cualquier emergencia. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.