access_time 17:06
|
30 de julio de 2007
|
|
DOS NOVICIAS DETENIDAS POR EL HECHO

Piden justicia a un año de la desaparición de la maestra

Los familiares de Beatriz Argañaraz, la maestra tucumana desaparecida, realizarán mañana una marcha en reclamo de justicia al cumplirse un año del caso por el que dos ex novicias están detenidas por el homicidio de la docente y un hermano de las imputadas aún permanece prófugo

           Las acusadas, Nélida Fernández y Susana Acosta, están cerca de llegar a juicio oral, mientras que se ofrece una recompensa para quien aporte datos que permitan localizar al prófugo Luis Fernández, hermano de la primera de las principales sospechosas. Las actividades por el aniversario de la desaparición de Betty Argañaraz comenzarán a las 10 con una misa en la Catedral de la capital tucumana y continuarán a las 18 con una marcha que partirá desde la plaza Urquiza hacia el colegio Padre Roque Correa, donde enseñaba la docente.


           La manifestación terminará en la plaza Independencia, ubicada frente a la Casa de Gobierno provincial, donde hablarán compañeras de la docente y familiares, según informó a Télam Liliana Argañaraz, hermana de Betty. En tanto, la fiscal del caso, Adriana Giannoni, ya solicitó al juez de Instrucción Alfonso Zotoli que eleve a juicio la causa que se le sigue a las ex novicias Fernández y Acosta por el homicidio agravado con enseñamiento y alevosía de Argañaraz. Si Zotoli, quien aún no se expidió, hace lugar al pedido de la fiscal, el expediente será girado a la Cámara Penal para sortear la sala encargada de llevar adelante el debate oral. Fernández y Acosta, procesadas con prisión preventiva, son ex novicias que estaban ligadas a la misma congregación religiosa –franciscana– en la que prestaba servicios la docente desaparecida.


         Una de las hipótesis de la fiscal Giannoni es que el crimen ocurrió a raíz de una diferencia laboral entre las imputadas y Argañaraz, quien al momento del hecho estaba por ser designada directora del colegio Padre Roque Correa, en el que Acosta era secretaria y con cuya área de pastoral había colaborado Fernández años atrás. Las dos mujeres son las únicas personas detenidas por el caso, ya que hasta el momento Luis Fernández, quien, según las fiscal, habría colaborado con las imputadas en el asesinato y posterior desaparición del cadáver, no pudo ser detenido.


            Ante esa situación y por gestión de la familia Argañaraz, el Ministerio del Interior ofreció 100.000 pesos de recompensa a quien aporte datos sobre el prófugo, de quien se publicaron fotos en la prensa y en los medios gráficos del país. Beatriz Argañaraz vivía en la localidad tucumana de El Manantial y el 31 de julio del 2006, poco después de las 6, salió de su casa para tomar un micro de la línea 103, en el que todos los días iba a su trabajo, pero nunca llegó a destino.


          Algunos testigos aseguran que la docente tomó el colectivo pero se bajó en la esquina de Lamadrid y Alem, en la capital provincial, donde habría subido a un auto blanco, pero se desconoce si era un remís o un vehículo particular. Tras la la denuncia por la desaparición de Betty, se recorrieron hospitales y las casas de los conocidos,donde se suponía que podría haber estado, pero no la encontraron. El año pasado, la policía tuvo que intervenir por restos óseos encontrados en diferentes sitios, pero en ninguno caso había vinculaciones.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.