access_time 08:10
|
28 de enero de 2020
|
|

Pese a las multas

Advierten que cada vez hay más remises "truchos"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/155422639058300470582.jpg

En los últimos años han crecido las retenciones y sanciones, no obstante las dificultades para detectarlos. Sin embargo, el sector de taxis asegura que no se toman medidas significativas.

El accidente en Luján de Cuyo en el que viajaban nueve personas en un remís trucho y terminó con dos niños y el conductor fallecidos trajo a colación, una vez más, el problema del transporte clandestino de pasajeros, que en la provincia casi iguala a la actividad legal.

Durante el 2019, fueron más de 250 los vehículos clandestinos para transporte de pasajeros que se retuvieron, incluyendo autos que, además, funcionaban como transporte escolar, turístico y otras modalidades sin acreditación. La cifra es similar a la del 2018 (246) y viene en aumento desde los últimos años, según los datos del Ente de la Movilidad Provincial (Emop), ya que en el 2015 se secuestraron y multaron 9 remises truchos, contra los 101 del 2016 y 192 del 2017.

"Materia pendiente"

A pesar de las cifras del Emop, el sector de taxis aseguró que no hay voluntad política para solucionar el problema de la clandestinidad. “Esto nos viene preocupando desde hace una década, con todos los gobiernos. El servicio ilegal viene creciendo, denunciamos y reclamamos, pero las remiseras truchas proliferan”, criticó Pedro Guerra, presidente de la Asociación de Propietarios de Taxis de Mendoza (Aprotam).

“Esto es materia pendiente del Gobierno porque muchas personas los utilizan por una motivación económica, pero se están arriesgando con un conductor que no tiene licencia profesional, seguro ni registro de que el vehículo esté en condiciones”, destacó Guerra, en ocasión del accidente que se produjo en Luján.

Aprotam señaló que, a pesar de los secuestros del año pasado, siguen calculando la flota de remises clandestinos en unos 1.500 vehículos, lo que casi iguala a los 2.000 autos que funcionan como taxis en la provincia.

Camuflarse

Tanto en el Emop como en Aprotam reconocen que la tarea de detectar un remís clandestino presenta varias dificultades, ya que se debe notar la actividad, que muchas veces se camufla como si fuese el traslado de una familia que viaja junta o un grupo de amigos.

“Con Uber empeoró la situación de los taxis por la entrada de competencia desleal, pero también porque facilitaron las cosas para los truchos: es muy fácil, si lo paran a uno, mostrar el celular y asegurar que está trabajando con la aplicación”, señaló Guerra.

Sin embargo, una conductora de un remís trucho que trabaja para una remisera que coordina los viajes por WhatsApp explicó que “es cuestión de estar alertas”.

“Yo no hago eso de Uber, pero nunca me han parado. Hay cuestiones que son típicas: que el pasajero se siente al lado, el tipo de auto... Creo que, además, siendo mujer, llamo menos la atención”, apuntó la conductora.

En el caso de esta remisería, el “coordinador” toma el pedido de viaje, destino y avisa cuánto costará. Luego le asigna el traslado a alguno de los conductores, quien deberá darle parte del dinero ya pautado. Sin embargo, existen también varios perfiles de remises truchos en la red social Facebook, que se manejan en grupos para buscar pasajeros.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.