¡Empezó el otoño!

access_time 07:17
|
14 de marzo de 2018
|
Juicio por femicidio en la Sexta Cámara del Crimen

Perpetua para un femicida: "Vos te vas al cajón y yo al penal"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/152098732162400618073.jpg
Carlos Martín Maravilla Bruna (39) durante el juicio en su contra.

Se trata de Carlos Martín Maravilla, quien mató con un revólver a su mujer a fines del 2016 en el barrio Democracia de Las Heras. Una hija fue una de las claves para sentenciarlo. Dijo que su padre era maltratador.

“Vos te vas al cajón y yo al penal”, le gritó Carlos Martín Maravilla Bruna a su mujer antes de asesinarla en la humilde casa que compartían en Las Heras el 11 de noviembre del 2016. Este hombre nacido el 19 mayo de 1978 y con pasado carcelario apretó el gatillo de un revólver contra Mariana Noemí Suárez (34) a menos de 10 centímetros de distancia y huyó de la escena, en el barrio Democracia.

El lunes por tarde terminó el juicio oral en contra del femicida en la Sexta Cámara del Crimen y recibió la pena máxima, prisión perpetua. El debate se había iniciado a mediados de febrero y Maravilla declaró que se le había escapado el tiro, que no tuvo intención de matar a su pareja.

Su defensa insistió con la declaración de una de sus hijas, que fue testigo presencial del hecho de sangre, para sostener esa teoría. En un principio, la fiscalía, representada por Claudia Ríos –también instruyó la causa–, entendía que no era necesario exponer a la criatura en Cámara Gesell para no generarle un mal mayor al tener que recordar lo sucedido.

Lo que creía la defensa que iba a beneficiar a Maravilla con una calificación de homicidio culposo terminó por complicarlo: la criatura finalmente habló y detalló que su padre era un hombre violento, golpeador. Que maltrataba físicamente a su madre y también a sus hermanos (la víctima tenía 8 hijos de entre 12 meses y 16 años).

Ver también: El acusado de femicidio que busca zafar de la perpetua

La pequeña testigo, que por aquellos días tenía 8 años, relató que Maravilla le pegaba a su mamá y que, varias veces, utilizaba zapatos de trabajos, tipo borceguí, los que tienen punta de metal. “Le pegaba entre las piernas y en la cabeza”, señaló la pequeña, palabras más palabras menos. Y también rememoró la frase que le dijo el hombre antes de matarla: “Vos te vas al cajón y yo al penal”.

En las últimas jornadas de debate –el viernes y el lunes– declararon más testigos y también se desarrollaron los alegatos de las partes. Por las pruebas incorporadas durante el juicio, se solicitó que Maravilla sea condenado a perpetua por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y femicidio. 

Por su parte, la defensa se mantuvo en la postura de que se trató de un accidente y así lo expresó al tribunal compuesto por Ezequiel Crivelli Marcelo Gutiérrez del Barrio y Jorge Luis del Pópolo cuando fue su turno de alegar.

El tribunal entendió que las pruebas contra Maravilla eran contundentes y lo condenó a perpetua. El caso ocurrió la noche del viernes 11 de noviembre del 2016. Trascendió del juicio y de la instrucción que hubo denuncias contra Maravilla al 102, de maltrato infantil, antes del hecho de sangre. 

También llamados por maltrato a la víctima. Suárez no tenía trabajo formal y se prostituía para mantener a sus hijos. Maravilla sabía de esta situación y la vigilaba de cerca para quedarse luego con el dinero que ella ganaba.

Ver también: La imagen del estupor: así puede terminar un hecho de violencia de género

La noche del femicidio, Maravilla discutió con la mujer y le disparó con un revólver calibre 32 a corta distancia y frente a su hija. Huyó de la escena y estuvo seis días prófugo hasta que cayó mientras se ocultaba en una casa abandonada de El Algarrobal. Cuando enfrentó a los periodistas, después de ser imputado, lo primero que dijo fue que se trató de un accidente. Las pruebas demostraron lo contrario y terminó condenado a perpetua. /Exequiel Ferreyra

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.