access_time 23:10
|
1 de diciembre de 2009
|
|
EL ASESINATO SUCEDIÓ EN NOVIEMBRE DEL 2007

Perpetua para dos pintores por el crimen de la odontóloga

Dos pintores fueron condenados ayer a la pena de prisión perpetua por el crimen de la odontóloga Mariela Frydman, asesinada a puñaladas en su departamento del barrio porteño de Núñez en noviembre del 2007.

    Dos pintores fueron condenados ayer a la pena de prisión perpetua por el crimen de la odontóloga Mariela Frydman, asesinada a puñaladas en su departamento del barrio porteño de Núñez en noviembre del 2007. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de Capital Federal consideró a Carlos Duarte (37) y Maximino Barrios Merelles (26) coautores del delito de robo en concurso real con homicidio calificado criminis causa, es decir, matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad.

     Los jueces Rafael Oliden, Fátima Ruiz López y Adrián Pérez Lance condenaron por el mismo delito y a la misma pena solicitada en sus alegatos del 19 de noviembre por el fiscal de juicio Horacio González Warcalde y los abogados querellantes de la familia Frydman, Néstor Ponce y Liliana Machiavelo. Con el fallo condenatorio, los familiares de la víctima mostraron alivio tras la angustia que generaron las dos horas y media que se atrasó la lectura del veredicto.

    Los Frydman no quisieron hablar con la prensa pero uno de sus abogados, Ponce, aseguró estar “conforme con la sentencia”. “No había otra alternativa. El plexo probatorio era amplio. Los imputados dieron una coartada que fue derribada en el juicio y quedó claro que ellos entraron a robar al departamento de Frydman y que la asesinaron salvajemente cuando la chica entró a su casa y los descubrió”, señaló el letrado.

    Duarte y Barrios Merelles sólo atinaron a mirar hacia abajo cuando escucharon el fallo y tampoco hubo reacción alguna de la gran cantidad de familiares y amigos de los imputados que concurrió a la lectura. Tanto el fiscal González Warcalde como los abogados querellantes dieron por acreditado en sus alegatos que Duarte y Barrios Merelles, aprovechando que realizaban trabajos en el edificio, entraron a robar al departamento de Frydman (34) y esta llegó de imprevisto, los sorprendió y fue brutalmente golpeada y luego asesinada para que no los delatara.

    Para las partes acusadoras, la clave del caso fue un informe de la compañía telefónica que acreditó que dos días después del crimen, el celular Motorola V-3 robado a la odontóloga fue activado con el chip de la línea de celular de Barrios Merelles. En su descargo ante el TOC5, el albañil dijo que lo había encontrado tirado en el palier del noveno piso y se lo llevó para regalárselo a su mamá, pero los jueces no le creyeron.

    Duarte y su ayudante Barrios Merelles fueron los encargados de pintar el balcón del 9ºA, donde vivía la víctima, los días previos al asesinato. Según la acusación, los imputados descubrieron que el ventanal del balcón no cerraba porque tenía una falla en el pestillo, estudiaron movimientos y horarios de Frydman y el 26 de noviembre del 2007 se descolgaron desde la terraza y entraron a robar.

    Sin embargo, ese lunes, la odontóloga cambió de rutina y, como debía atender en su consultorio de La Lucila a su primer paciente recién a las 16, tuvo una hora libre después de su sesión de terapia y decidió ir a su departamento a cambiarse. Allí llegó alrededor de las 14.30 y cuando entró a su cuarto se encontró con los pintores, trató de escapar, luchó con ellos y la mataron.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.