access_time 13:01
|
19 de junio de 2013
|
|
Muertes en San Felipe

Pericias forenses confirman que un preso mató a otro y luego se suicidó

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/336/338/000336338-201306sanfelipe_2907109.jpg

Se basaron en las marcas que dejaron las lesiones en los cadáveres y en la temperatura corporal de cada uno cuando fueron encontrados.

Tras el hallazgo el lunes de dos reclusos sin vida en una misma celda de San?Felipe, los pesquisas comenzaron a investigar qué sucedió entre los dos. La hipótesis más fuerte señaló que Luis Sebastián Rosales (26) asesinó a su compañero de causa y también de celda, Arnaldo Andrés Bastía (25), y luego se quitó la vida ahorcándose de una ventana, tal como publicó El Sol en su edición de ayer. La versión debía acreditarse con pruebas y ayer las pericias preliminares forenses confirmaron que eso ocurrió de acuerdo con las lesiones que presentaron los cadáveres. 

El macabro hallazgo fue el lunes por la mañana en el interior de la celda número 6, del módulo 5 en el sector B del complejo penitenciario San Felipe. Los internos estaban detenidos desde el fin de semana por el asalto y abuso sexual de una mujer de 69 años en Junín. 

Rosales se encontraba atado con una tela –retazo de una sábana– en su cuello y colgando desde la ventana. Su compañero, Bastía, se encontraba tirado al pie del otro cadáver, con otro pedazo de tela – la manga larga de una remera– colocada debajo de la cabeza. Por el escenario, ese día los pesquisas explicaron a este diario que la hipótesis más fuerte señalaba que el mayor mató a su cómplice y luego se suicidó. Después de los trabajos del Cuerpo Médico Forense y de Policía Científica, los investigadores avalaron esta teoría porque el cuerpo de Rosales presentaba heridas asimétricas. "El surco en el cuello era asimétrico –irregular– y eso es característico en los suicidas. Además, la marca era ascendente porque estaba colgado", afirmaron las fuentes judiciales. Agregaron, también, que ese cuerpo cuando fue inspeccionado todavía "estaba tibio" por lo que indicaría que murió después que su
compañero.

En tanto, el surco que quedó marcado en el cuerpo de Bastía "era completo", es decir, estaba cerrado y abarcaba todo el cuello por lo que es coincidente con las heridas ocasionadas por estrangulamiento. En este caso, el cadáver estaba "más frío" debido a que falleció primero a manos de su compañero de celda, detallaron los investigadores. 

Otro de los elementos que hallaron en la escena fueron "unas piedras" que, aparentemente, arrojaron los otros internos como señal de hostigamiento debido a que, en los códigos carcelarios, quienes están detenidos por abusos, sufren estas situaciones de maltrato, explicaron.

Pero por otro lado, explicaron que se las podría haber tirado alguien que veía lo que estaba sucediendo entre los dos internos. Ambos llegaron a la cárcel el sábado acusados de asaltar y abusar, junto a otro cómplice de 18 años, a una mujer de 69 años en una casa de Phillips, Junín.

Pero cuando estaban por ser entrevistados por un equipo interdisciplinario y, antes de un recreo de las 11, los guardiacárcles los encontraron muertos. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.