access_time 19:25
|
24 de agosto de 2006
|

PEQUEÑA SATISFACCIÓN

El ministro de Salud de la provincial, Armando Calletti, hace tiempo que no estaba en el ojo de la opinión pública. El caso de la chica discapacitada violada le hizo levantar el perfil y enfrentar a lo más rancio del ultraconservadurismo mendocino, nucleado en ONG poderosas.

   El ministro de Salud de la provincial, Armando Calletti, hace tiempo que no estaba en el ojo de la opinión pública. El caso de la chica discapacitada violada le hizo levantar el perfil y enfrentar a lo más rancio del ultraconservadurismo mendocino, nucleado en ONG poderosas. Lo concreto es que el ministro ayer se debe haber sentido bien, luego de tantos nervios.

    Fue al aeropuerto para ir a Buenos Aires, y allí varias personas que lo reconocieron se le acercaron para felicitarlo por cómo ha actuado en este caso, poniéndose del lado de la Justicia y sin dejarse presionar por los antiabortistas. Así, el ministro partió tranquilo, también pensando en el apoyo de su par nacional, Ginés González García, quien elogió el martes el accionar de la Corte mendocina y del Ministerio de Salud que comanda Calletti por cómo se manejó el caso.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.